iTunes U de Apple: de la Sociedad de la Información a la Revolución del Conocimiento

iTunesU para aprender en cualquier lugar y momento


Learn anything, anywhere, anytime

Más allá de marcas e intereses comerciales, que pueden ser perfectamente legítimos por otra parte, quiero llamar la atención sobre un acontecimiento que no se nos puede pasar por alto, porque supone a la información, a mi modesto entender, lo que iTunes supuso para la música.

El lanzamiento de iTunes U como plataforma de difusión de contenidos educativos es una vuelta de tuerca para la educación y el mercado editorial. Ahora, más que nunca, se precisarán herramientas intelectuales y hábitos que permitan seleccionar, organizar y evaluar la información para construir el propio conocimiento. Ya no será posible encarar el futuro sin "aprender a aprender".

De ahí, lo que señalaba en la entrada ¿Sociedad de la información o del conocimiento? Es preciso un enfoque de la educación, en las escuelas y universidades, que fomente sólidos hábitos intelectuales, el pensamiento creativo y la propia construcción del saber. Esto es un reto para los alumnos, sí. Pero también para los profesores, presentes y futuros, y para quienes los formamos, ya que se necesitarán nuevas estrategias, una formación acomodada a la sociedad de la información. No podemos seguir enseñando como en las escuelas monacales y catedralicias, cierto. No quiero quitar un ápice de importancia a la lectio, solo faltaba, pero basar toda la enseñanza y la formación en métodos expositivos no es posible ni razonable. Antaño se decía que no podíamos enseñar como antes de inventarse la imprenta. Quizá ahora debamos decir, haciendo un poco de retórica, que ya no podemos enseñar como antes de que se hubiesen inventado los libros digitales.

Los alumnos tienen que poner un particular esfuerzo por asumir el reto de su propia formación. No es posible aprender por ellos. Cada uno es protagonista de su propio aprendizaje. Siempre lo ha sido, desde luego, pero hoy más si cabe. Naturalmente no vamos a fascinarnos infantilmente con la tecnología, es un medio, pero sí que debemos conocerla y utilizarla al servicio de la educación.

La plataforma ITunes U se convierte en el punto de acceso a la información más grande del mundo, relevante para la educación, con más de 800 universidades participando, de momento, con sus contenidos digitales, entre las que se encuentran algunas de las más grandes y reputadas: Oxford, Cambridge, Yale, Stanford, Duke, etc. Es posible visitar museos, realizar cursos de Química, Algebra o Ecología; encontrar libros digitales multimedia que dejarán boquiabiertos a muchos. Si no, vean el libro del profesor E. O. Wilson que se utilizó como modelo en el evento de presentación de esta plataforma que tuvo lugar en el museo Guggenheim de Nueva York el pasado 19 de Enero.

No es necesario ponderar la importancia que para los escolares o universitarios tiene el disponer de tal cantidad de información a golpe de un click. Ciertamente lo que se abre ante nosotros es un gran bosque en el que habrá que saber seleccionar bien los árboles que nos interesan, como mencionaba más arriba. Pero es un bosque que va más allá de mi modesto libro de texto, de la mejor o peor dotada biblioteca del aula o del centro. Por eso son necesarios nuevos hábitos y actitudes hacia el aprendizaje: tanto de profesores como de alumnos.

Tomando como ejemplo el libro citado, no puedo menos de sorprenderme. El disponer de un acercamiento a la Biología Celular, a la duplicación del ADN o a la división de las células "en vivo y en directo" es más de lo que un libro tradicional puede ofrecer. Aquí es donde debemos ponderar la iniciativa, que elogio y admiro en lo que vale. La tecnología se convierte en un aliado muy potente para acercarnos a la realidad que de otro modo no llegaríamos a percibir tan nítidamente. Aprenderse, más o menos de memoria, que el ácido desoxirribonucléico tiene una estructura de doble hélice es una cosa, poder ver la molécula en una representación espacial y rotarla con el dedo es otra bien distinta... Aprenderse las fases de la división celular está bien: ver un video de cómo esta se produce "a través" del microscopio otra bien diversa. Y por si fuera poco, esto puede hacerse anytime y everywhere.

Ahora lo que tendremos que hacer es reflexionar sobre cómo todas estas facilidades tecnológicas mejoran la adquisición del conocimiento y, por tanto, la formación de nuestros escolares y universitarios. Desde luego lo que se ve más cerca es la deseada diversificación e individualización de los materiales para permitir un aprendizaje al ritmo de las capacidades e intereses de los alumnos.  El desarrollo de las destrezas de todos los estudiantes mejorará. Los más capaces lo agradecerán particularmente, sus familias también; todos nos beneficiaremos de ello.

No veo, como apunta Enrique Dans, un peligro de colonización por parte de Apple, toda vez que son las instituciones las que elaboran y desarrollan sus propios contenidos y los ponen a disposición en sus iTunes U sites,  y no veo ese peligro, sobre todo, porque cada uno puede seleccionar lo que le parezca oportuno para su proyecto didáctico. Me parece, al menos mucho menos peligroso, por así decirlo, que el monopolio que se produce en la producción de libros escritos. Que esto tiene unas implicaciones económicas inmensas para Apple y las grandes editoriales como Pearson, McGraw Hill y Houghton Mifflin Harcourt que copan el 90% de mercado de contenidos, es cierto. Que esto puede ayudarnos a lograr más y mejores aprendizajes sin confundir el fin con los medios, me parece incuestionable.

Guardemos con mimo nuestros libros en papel, pronto serán una reliquia.

2 comentarios:

  1. Javier:
    Tu post me sugiere opiniones encontradas.
    Es cierto que los contenidos digitales ofrecen una información mucho más completa y "atractiva", más ilustrativa y sugerente, pero, a la vez requieren, en mi opinión, para poder generar conocimiento, unos conocimientos previos, una reflexión, una madurez, que el simple "acceso" a esa información no proporciona. Creo que de ahí la tendencia a imprimir para releer despacio, sin pantallas, en lugares y situaciones más propicias, la información encontrada y poder transformarla en conocimiento.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, no me parece que estemos en desacuerdo. Lo uno no va en contra de lo otro. Hoy en día los dispositivos móviles permiten justo eso: leer offline en cualquier lugar, y nada impide imprimir aspectos concretos de nuestro interés si lo preferimos.
    Otra cosa que planteas es muy interesante: cuanto más acabado es es acceso a la información mayor es el conocimiento previo necesario para poder sacar provecho a esa información. Pero también es mayor, potencialmente, la profundidad y riqueza del conocimiento que podamos adquirir.
    Pero en efecto, como bien dices, mayor conocimiento previo. Todo un reto.
    Al final nada sale "gratis".
    Gracias por tu reflexión

    ResponderEliminar