'Hay que buscar a los alumnos más capaces y dejar que estudien a la velocidad que necesitan'

Museo do Mar, Vigo.




Entrevista concedida a Diario Atlántico el pasado 19 de marzo de 2012

Javier Tourón es catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la Universidad de Navarra y fue fundador y director durante diez años del Centro para Jóvenes con Talento (CTY España). El viernes ofreció un seminario en Vigo sobre la atención a los alumnos más capaces, invitado por el Centro de Reeducación Graña Saúde. La sesión tuvo lugar en el Museo do Mar.
Javier Tourón en el Museo do Mar. (Foto: VICENTE ALONSO)
 
¿Qué pasa con los alumnos de altas capacidades en el sistema educativo?, ¿se tiene en cuenta su situación?

 La realidad es que no, aunque la legislación dice que sí y que deben ser objeto de atención prioritaria por parte de las administraciones.



¿ESTÁN IDENTIFICADOS?

El 98% están sin identificar, es un déficit brutal. En la población escolar no universitaria de Galicia, con que pensáramos en el 5% de los más capaces serían casi 17.000 alumnos y de esos están solo identificados unos pocos centenares. La parte primera sería identificarlos y después que la escuela fuera más flexible para ellos y que les permitiera moverse por el currículum a más velocidad.



¿SALTAR DE CURSO ES UNA OPCIÓN?

 Legalmente es una opción, puede ser un cambio de curso o más si las circunstancias especiales lo requiriesen. Pero es una de 18 o 20 medidas de flexibilización curricular que están descritas en la literatura científica y no necesariamente es la más adecuada porque para que un niño se salte un curso entero tiene que tener un potencial muy grande en todos los campos y con mucha frecuencia no es así, lo que tienen que hacer es avanzar en una materia pero no en el curso entero. Además, el cambio de curso puede ser pan para hoy hambre para mañana, porque llegará un momento en el que vuelve a ser superior a sus compañeros. Lo mejor es que consigamos una escuela flexible que modifique el currículum para adaptarse a las necesidades de los escolares cuando se presentan.



¿EXISTE EN OTROS PAÍSES?

 Muchos países europeos lo hacen, hay medidas en Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Nueva Zelanda, pero además hay que fijarse en los resultados de los estudios internacionales de rendimiento.

¿LOS ESTUDIOS PISA? En los estudios Pisa verá que el porcentaje de niños españoles o gallegos que están en los niveles superiores de rendimiento son como una tercera parte menos que los niños de Finlandia o Singapur, y por contra el número de niños que entra en los niveles más bajos de rendimiento también en nuestro caso es mucho más alto que en esos países. Es decir, que un sistema educativo que se interesa por el alumno medio, que no existe en ninguna parte, acaba por no servir bien a nadie, ni a los que tienen mucha capacidad ni a los que tienen poca. Uno de los graves problemas del sistema educativo español es que no somos capaces de obtener resultados sobresalientes en un porcentaje de alumnos suficientemente elevado.

Se dice que algunos alumnos de altas capacidades tienen fracaso escolar, ¿en qué porcentaje? No se puede hablar de porcentaje porque no tenemos un catálogo de quienes son. Pueden fracasar muchos a pesar de su capacidad porque no están adecuadamente atendidos y lo que hacen es convertirse en objetores escolares, porque están hartos de una escuela que no atiende a sus necesidades y se desadaptan. Esto les lleva a que obtienen rendimiento sin casi ningún esfuerzo y, precisamente por ello, cuando se tienen que esforzar, como no lo han hecho nunca, no saben hacerlo.

¿CÓMO SE DETECTAN ESTOS CASOS? El sistema educativo tiene que ser proactivo, tenemos que hacer una búsqueda intencionada que nos lleve a evaluar la capacidad de todos los escolares y ahí surgirán los que estén mas arriba, los del medio y los que tengan dificultades de aprendizaje que normalmente se autoidentifican. Los padres y profesores pueden fijarse en rasgos que son bastante definitorios de estos niños, suelen ser lectores precoces, suelen tener un gran interés por algunos campos, tienen una gran persistencia en la tarea y durante mucho tiempo están dedicados a ella sin cambiar de actividad, hacen preguntas sorprendentes y creativas para su edad, tienen un lenguaje muy elaborado cuando son muy pequeños y saben muchas cosas que nadie le ha enseñado de forma especifica porque aprenden en todos los lugares. Pero luego hay recurrir a la evaluación psicológica o psicopedagógica y esto hay que hacerlo de forma sistemática, no solo cuando surge un problema, no hay que esperar sentado en una silla, porque el 5 o el 10 % de la población escolar tiene alta capacidad, y si no ponemos los mecanismos para identificarlos no se les puede prestar una atención individual y con flexibilización curricular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada