¿Qué pasa cuando identificamos en un centro educativo?


El pasado lunes nos preguntábamos (yo lo hacía por vosotros) ¿dónde están los que no son identificados? La respuesta es simple: donde los demás. En las escuelas, en los centros educativos si preferís decirlo así.

Quiero mostraros, con unos breves ejemplos, qué pasa cuando medimos con algún test adecuado las capacidades de los escolares. En este caso me referiré a la capacidad Verbal y Matemática (o de razonamiento cuantitativo) medida con el School and College Ability Test (SCAT), que yo validé en Navarra hace unos años sobre una muestra de casi 8000 alumnos.

Con la ayuda de Marta Tourón (martatouron@gmail.com), experta en el diagnóstico y orientación en el ámbito de las altas capacidades, que fue directora académica de CTY España y que colabora conmigo frecuentemente, he recopilado una serie de datos de identificación en algunos centros educativos. Se refieren a evaluaciones más o menos amplias que llevamos a cabo entre 2003 y 2012.

No pretendo que sean sistemáticos, solo ilustrativos de una realidad incuestionable.

Cualquier profesor, director, u orientador de un colegio debería preguntarse: ¿Y si evaluásemos las capacidades de nuestros alumnos en nuestro colegio qué ocurriría? ¿Tendremos también nosotros niños de alta capacidad de cuya existencia no sabemos? ¡Dadlo por hecho!

Este pequeño conjunto de centros no constituyen una muestra representativa de la población escolar, ni juntos ni separados, por lo que no podemos decir qué pasará en un centro específico, ya que depende del tipo de población que reciba, el impacto del estatus socioeconómico y cultural de las familias, el nivel académico y tantas otras variables que influyen. Pero hay algo seguro: en cualquier centro en el que os decidáis a evaluar el potencial de los alumnos os llevaréis una sorpresa. Agradable, claro. Y, al mismo tiempo, pondréis un problema sobre la mesa: ¿y ahora qué hacemos? La respuesta, al menos parcial, de la que hablaremos en su momento, se llama diferenciación curricular. Ya tienes algunas entradas sobre esto en el blog. Te sugiero algunas, por si te las has perdido o no las encuentras:

Hay más, pero no quiero abusar... De todos modos este es un tema del que trataré extensamente en el blog, ya que es la consecuencia inmediata de la identificación. Es decir, identificamos para ayudar en el desarrollo de la capacidad, de otro modo tendría poco sentido.
Alumnos evaluados y alumnos con percentiles iguales o superiores a 95 en capacidad verbal o matemática

Ya veis que los porcentajes de alumnos con una capacidad que los situa en el 5% superior o más allá (Pc>95%) varía de unos centros a otros, como es normal, pero en ningún caso es menor del 7% y llega en algunos centros a superar el 25%. Naturalmente estos porcentajes son empíricos (no teóricos) y no necesariamente representativos de la población general, de la que ya hablamos en otros posts. Pero son muy ilustrativos de lo que ocurre cuando se evalua el potencial de los escolares.

Los centros del cuadro de arriba son todos privados, concertados o no, y pueden seguir modelos lingüísticos diversos: castellano, euskera, cierto énfasis en el inglés, etc. y están en localizaciones geográficas muy diversas. En cualquier caso, no voy a dar datos que pudieran permitir su identificación. A los efectos de lo que aquí tratamos baste saber que son centros educativos quizá como el tuyo. O mejores, o algo peores, es igual. En todos, como en el tuyo, se cumple lo mismo: hay un gran número de alumnos no identificados y, por ello, no convenientemente atendidos.

¿Todavía te preguntas dónde están los que faltan?

Por si alguien pudiera tener la tentación de decir: claro, es que son privados... Aquí  va otra tabla de una evaluación amplia (más de 2300 alumnos) llevada a cabo en algún lugar de este país con alumnos de Primaria de centros públicos y privados. Los resultados son estos:

Alumnos con Pc≥95 en las dimensiones de la prueba de acuerdo al tipo de centro educativo

Verbal
Matemático
Puntuación Total
Público
54 (3,94)
56 (4,09)
62 (4,52)
Privado
78 (8,98)
60 (6,90)
61 (7,02)
Total
132 (5,89)
116 (5,18)
123 (5,49)
(Entre paréntesis los porcentajes respecto al número de alumnos evaluados en cada tipo de centro)

Ahora ya sabemos donde están. En los centros educativos esperando que alguien quiera identificarlos para ayudarlos a desarrollar todo su potencial. ¿No va de eso la educación?

Bueno, recuerdo lo que dice la actual ley general de educación en su artículo 1, apartados b y e:

El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades reconocidos en ella, se inspira en los siguientes principios: (…). b. La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades (…). e. La flexibilidad para adecuar la educación a la diversidad de aptitudes, intereses, expectativas y necesidades del alumnado, así como a los cambios que experimentan el alumnado y la sociedad. Y en su artículo 2 señala, como primer objetivo, que: El sistema educativo español se orientará a la consecución del pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos (…)”.

Claro que, como dice el refranero, "una cosa es predicar y otra dar trigo". 

13 comentarios:

  1. Javier, leo su blog como madre de un niño AACC. Y me pregunto: una vez identificados, ¿quien debe encargarse de diseñar el contenido curricular adaptado al alumno?. En el centro de mi hijo los maestros tienen la voluntad de ayudar, y ellos mismos preparan el material para atender a los niños, pero admiten no estar preparados, y se preguntan si lo estarán haciendo bien. El caso es que la mayoría de las veces se limitan a darle más trabajo al niño, que debe hacer las mismas tareas que sus compañeros más tareas extra.
    ¿Puede en realidad un centro educativo atender debidamente a estos niños, tal y como esta concebido el sistema hoy en día?.
    Es posible que a largo plazo logremos cambiar el tipo de educación y la mentalidad de los educadores, mientras nosotros podemos dar apoyo en casa, ya que como usted dice "el aprendizaje no solo se produce en la escuela". Pero ¿podemos hacer algo los padres para que mejore el contenido y la calidad de lo que aprenden hoy en la escuela?.
    Aveces pienso que la educación de mi hijo solo esta en casa, y el colegio es solo una distracción. Por eso me pregunto como se consigue una buena diferenciación curricular, y quien debe encargarse.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Javier. Soy mamá de una niña de 5 años que ha sido diagnosticada con AACC. La verdad es que todavía estamos asimilando la situación pero por suerte estamos super apoyados por el equipo al que acudimos al detectar en nuestra hija una capacidad por encima de lo normal. Ahora estamos en la fase de que se realice una adaptación curricular en su cole.Quiero agradecerle su trabajo y dedicación porque en este momento a los papás que estamos en mi situación nos agrada y nos ayuda que alguien con su profesionalidad nos informe,nos guie y sobre todo nos tranquilice.MUCHISIMAS GRACIAS.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Javier:

    Felicidades por su blog. Gran trabajo.

    En efecto, profesores, directores y orientadores se comportan como si el alumnado de Altas Capacidades no existiera. Yo, por ejemplo, no he conseguido que se evaluara adecuadamente a ninguno de los alumnos que he detectado, cuyos perfiles cognitivos estaban indudablemente muy por encima de la media. Mientras una ley de educación no despliegue un protocolo obligatorio de detección, diagnóstico y atención pedagógica de alumnos de Altas Capacidades la situación no cambiará. Muchos son los obstáculos, reticencias y prejuicios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que son los profesores los que deben hacer las adaptaciones a los niños, pero para eso necesitan formación. Te recomiendo que veas la entrada del blog que se titula: ¿Qué deben aber los profesores de los más capaces? (http://www.javiertouron.es/2012/04/que-deben-saber-los-profesores-de-los.html).
    Anímales a que se formen o promueve alguna actividad de este tipo en tu centro.

    ResponderEliminar
  5. Rebeca, es un placer poder ayudaros. Para eso precisamene he puesto en marcha el blog. Puede ser muy útil que animéis a los profes de vuestros hijos a leerlo o a formarse en fuentes valiosas y solventes para que así su tarea sea más eficaz.

    ResponderEliminar
  6. Juan, tienes razón en todo lo que dices. Además, la falta de conocimiento lleva a muchos profesores, e incluso orientadores, a no actuar o a hacerlo con prejuicios.
    Desde luego que yo sería partidario de desplegar el protocolo y hacerlo obligatorio para la evaluación de todos los alumnos.
    Junto con sto hay mucha formación que dar a profesores, directores, orientadores, etc.

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches Javier y lectores,
    Sigo con interés su blog porque tenemos dos niñas diagnosticadas, de 7 y 5 años. En nuestro caso la escuela diagnosticó correctamente, según protocolo de educación en Cataluña.
    Nuestra sorpresa fue la respuesta de la escuela, que como bien comenta se preguntó ¿Y ahora qué? Y la respuesta fue Nada, negar el problema y seguir con lo mismo.
    He leído la ley catalana y les obliga a atenderlas, pero no veo con qué herramientas y como se les puede incentivar/obligar. Si ya no hay actitud no se puede esperar nada, no es un tema de recursos económicos solamente.
    En justícia debo decir que el año pasado, a pesar de la dirección de la escuela, la profesora de la pequeña hizo un formidable trabajo, gracias a los profesionales que empujan.
    Ahira sufro de que obligan al temario de P5, sin ir más allá, leyendo Ai, Ei, ... ¿Ésto no afecta a la salud mental de la niña? Frenar el avance del aprendizaje después de eneseñar el caramelo...

    ResponderEliminar
  8. Estrella García Alburquerque17 de diciembre de 2012, 1:33

    El gran caballo de batalla, una vez identificad@s: la adaptación curricular (y cómo ignorar los derechos del alumnado, sus necesidades educativas, las demandas de las familias y la mismísima LOE 2006 impunemente desde hace ...¿siempre o casi siempre?
    En Secundaria: "cada loco con su tema".
    Lamentable.
    Inspección, ¿para qué os quiero?

    ResponderEliminar
  9. Buenos días. Yo tengo el mismo problema: se me niega la evidencia. Mi hijo está diagnosticado de AACC y los profesores me dicen que como el niño no saca buenas notas no es correcto el diagnóstico. Yo creo que es importantísima la educación continuada de profesores, mediante cursos que les acerquen a las necesidades de todos los niños, hacen falta más inspectores y más formadores de formadores.
    Gracias por tu blog Javier, aprendemos un montón.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por vuestros comentarios. Si no os importa a los que lo hacéis anónimo os agracecería que pusiéseis algún nombre, aunque sea ficticio. Es muy desagradable dirigirse a alguien como anónimo, suena rarísimo.
    Tenéis toda la razón en lo que decís. Llevo peleando 20 años con esto. La ignorancia es tan grande que no se va a resolver en un día, pero los padres tenéis que ayudar y animar a los profesores buscando la cooperación no el enfrentamiento, aunque tendréis que exigir vuestros derechos.
    Voy sacar enseguida en el blog algunos recursos para que podáis ayudar a vuestros hijos en casa y mostrarles el camino a los profesores sobre lo que pueden hacer en la clase.
    Ahora estamos comenzando un proyecto del que os daré cuenta pronto que puede ayudarnos. Se trata de tecnología en el aula. Creo que haremos una pequeña revolución. Mientras tanto:
    1. No nos desanimemos
    2. Hay vida fuera de la escuela
    3. Hay otros recursos para el aprendizaje móvil.
    4. Cuanta mayor asociación de padres, más fuerza se podrá hacer.

    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  11. ¿Por qué los padres no paran de decir que tienen hijos "diagnosticados" de altas capacidades? Suena fatal, ¿se trata de alguna enfermedad? A mí no me lo parece. Identificar, detectar, reconocer... Todo eso suena mejor. ¿Existe algo que justifique decir que a alguien le "diagnostiquen" altas capacidades?

    ResponderEliminar
  12. Buenas tardes. Me dijeron hace poco que mi hijo era de AACC. Pero como es un niño de lo más normal (futbolista, sociable... muy de su edad) y no es superdotado, tiene un CI de 126, estoy despistada. Merece la pena impulsarle apuntandole a extraescolares?. O he de seguir educándole como antes? En el colegio por tema económico han eliminado lo del enriquecimiento extracurricular. No sé si darle importancia o no al hecho.

    ResponderEliminar
  13. Perdón, no he dicho mi nombre. Me llamo Arantxa y mi hijo se llama como tú, Javier.

    ResponderEliminar