Los principios pedagógicos del Talent Search


El SMPY (CTY diríamos hoy) centra su atención en los alumnos que son precoces en las áreas matemática y verbal, si bien se reconocen y aplauden otros esfuerzos llevados a cabo para identificar y potenciar otras áreas de talento.

Las áreas de las que se ocupa el CTY son centrales en la arquitectura de todos los aprendizajes escolares y buenos precursores del potencial académico de los alumnos. Además son fácilmente evaluables.

En segundo lugar es importante reseñar que el SMPY no emplea el término “superdotado” para hacer referencia a los alumnos con los que trabaja. La palabra superdotado (gifted), se afirma, “debería reservarse para aquellas personas que han hecho contribuciones significativas para el avance del conocimiento y la práctica” (CTY, 1995, p. VI). Así, el término gifted debería entenderse más como un punto de llegada que de partida.

Los jóvenes con mayor potencial o capacidad se caracterizan por su precocidad, por mostrar un avance –en ocasiones excepcional- respecto a lo que es propio de su edad. Es, precisamente, esta precocidad la que exige un tratamiento educativo diferenciado (Cf. p. e. Keating,1976; Benbow, 1986; Keating y Stanley, 1972). En suma, que el modelo SMPY ve la superdotación como sinónimo de precocidad (Benbow, 1991), basándose para ello en múltiples investigaciones al respecto (Jackson y Butterfield, 1986; Keating y Schaefer, 1975; Brody y Stanley, 2005; Stanley, 2005).

Hay algunos principios que son importantes en la comprensión del modelo desarrollado por Stanley que, como estamos viendo, es el resultado de la práctica y no de una elaboración teórica previa, lo que no significa, en modo alguno, que no esté perfectamente fundado en principios psicoeducativos bien definidos (ver a este respecto la última contribución de Brody y Stanley, 2005 en el libro de Sternberg y Davidson, Conceptions of giftedness).

Expongo a continuación, algunos de estos postulados tomados, con algunas modificaciones, de Brody (1999) que los resume de la siguiente manera:

  • Existen diferencias individuales en las capacidades y en las necesidades educativas: todas las personas tienen aspectos fuertes y aspectos débiles, y por tanto difieren en sus necesidades educativas.
Imagen. CTY brochure
  • Los estudiantes necesitan acceder a los cursos que estén al nivel y al ritmo adecuado a sus capacidades: esto es particularmente acertado en el caso de los alumnos que pueden perder su interés si se ven forzados continuamente en el colegio a aprender temas que son repetitivos y que no les estimulan intelectualmente.
  • Existe una gran heterogeneidad entre los estudiantes con talento académico: incluso entre los alumnos más capaces, los patrones específicos de capacidades varían mucho. También varían otros aspectos, como sus intereses, sus valores, sus motivaciones, sus metas y aspiraciones, sus rasgos de personalidad y sus estilos de aprendizaje. Por tanto, puesto que las necesidades de los estudiantes con talento académico difieren, la planificación de actividades educativas debe ser totalmente individualizada.
  • No es posible que exista un programa escolar capaz de llegar por completo a todas las necesidades de los estudiantes con talento académico: puesto que las escuelas necesitan educar a una amplia variedad de estudiantes, resulta difícil que sean capaces de llegar a todas las necesidades de los alumnos de alta capacidad. A pesar de que el papel de los centros educativos a la hora de ayudar a los alumnos más capaces es muy importante, se debe tener una visión realista, y reconocer que algunos aspectos pueden ser suplidos o complementados por una gran variedad de experiencias educativas de carácter extra-escolar o extra-curricular.
  • Debe animarse a los que desarrollan los programas escolares a que se adapten a las diferencias individuales de los estudiantes a través de la flexibilidad curricular: en este sentido, las escuelas deberían ser flexibles a la hora de permitir a sus alumnos hacer cursos con alumnos mayores o recibir créditos por cursos realizados fuera del propio colegio.
  • El aprendizaje puede ocurrir en todos los lugares, no debe limitarse al centro educativo: generalmente la planificación educativa incluye sólo los cursos que se hacen dentro de al escuela. Los programas que se realizan fuera de la escuela o en el verano, así como las actividades independientes que los estudiantes hacen en su tiempo libre pueden suplir a los aprendizajes básicos del colegio.
  • Los estudiantes con talento académico necesitan interactuar con sus iguales en talento, lo que se ha denominado “compañeros intelectuales”: puesto que algunos estudiantes con talento académico se sienten diferentes de sus iguales en edad, el hecho de que estén con compañeros intelectuales les permite desarrollarse social y emocionalmente así como compartir intereses comunes.
  • Los estudiantes se benefician mucho de la exposición de modelos y del trabajo con mentores: los modelos a seguir y los mentores, ayudan a los estudiantes a desarrollar metas y aspiraciones. Esto puede suponer una motivación importante en el trabajo escolar, incluso cuando éste, en algún momento, no es especialmente estimulante.
Imagen. 'Imagine',  a CTY magazine
En cualquier caso hay que entender que el modelo del CTY nace para ayudar en el desarrollo intelectual, académico, social y emocional, personal en definitiva, de los alumnos y en este esfuerzo es “preciso corregir una falsa y muy persistente opinión acerca de nuestras innovaciones. Nosotros nunca buscamos competir con los esfuerzos realizados en la escuela para estimular a los alumnos más capaces (...). Nuestro propósito es suplementar y completar la instrucción ofrecida en la escuela, no suplantarla, criticarla o ‘invadirla’” (Stanley, 2005, p. 10).

Al cabo de los años yo he dado un paso más y he postualdo que el Talent Search es también un modelo para la escuela, no solo para las actividades fuera de ella. He tenido ocasión de discutir mi posición con personas del departamento de investigación de CTY quienes se mostraban de acuerdo en mis tesis. Hablaré de ello en su momento.

El modelo CTY está eminentemente vinculado con la acción educativa, pero para poder intervenir es preciso saber quiénes han de ser los receptores de la intervención, quiénes son los alumnos cuya potencialidad no está adecuadamente estimulada. Por ello, lo primero es el descubrimiento del talento, que se lleva a cabo a través de los Talent Search, que se realizan de manera sistemática todos los años.

Además, es preciso llevar a cabo la descripción de los distintos perfiles de capacidades de los alumnos, de sus intereses, de sus puntos fuertes y débiles, de su grado de talento, lo que requerirá planificaciones educativas diversas. Ya he señalado más arriba que el talento varía enormemente, incluso en los grupos altamente seleccionados. Del mismo modo será preciso adaptar la respuesta educativa, dependiendo no de si un alumno tiene o no un talento o capacidad por encima de un nivel dado (¡el absurdo ser o no ser!), sino cuánto está por encima de ese nivel. O lo que es lo mismo, cómo es de excepcional su capacidad.

Pues en el próximo post nos podremos centrar ya en el cómo se lleva a cabo la identificación en este modelo. Más adelante os ofreceré también resultados de su funcionamiento en España.

4 comentarios:

  1. Excelente post. Brilla por lo simple y fácil de entender.
    Solamente una apreciación. Según dice "El aprendizaje puede ocurrir en todos los lugares, no debe limitarse al centro educativo", totalmente de acuerdo siempre que apliquemos "Los estudiantes necesitan acceder a los cursos que estén al nivel y al ritmo adecuado a sus capacidades".

    Insisto en este matiz, dado que los responsables educaivos no hacen nada en el horario lectivo del alumno ACI, y luego con un taller extraescolar de 4 horas cada 15 días, realizando experimentos básicos de física, quieran justificarse.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, tienes toda la razón Miguel.
    Cuando se dice esto es para señalar que ADEMÁS de la escuela (suponiendo que ésta hiciese lo que debe), será preciso utilizar otros recursos de ALTO NIVEL para atender al complejo entramado de fuerzas que son necesarias para desarrollar el talento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, muy interesante, coo siempre. Soy algo novata en esto, como todos los padres que somos informados de ACI. ¿Existe en España alguna organización/escuela/empresa pública o privada semejante a CTY? Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Hasta donde yo se no existe, pero se pueden buscar otras alternativas. De cualquier modo, como ya dije, aunque CTY no existe como tal, su trabajo sustantivo de asesoramiento e investigación lo seguimos realizando. Escríbeme si quieres y hablamos.
    Saludos

    ResponderEliminar