Promover el talento en Europa: White paper from Austria



Recientemente se ha presentado en Austria un documento amplio sobre el desarrollo del talento en los diversos niveles educativos. Se trata de un libro blanco o White Paper que lleva por título: "Promoting Talent and Excellence" y está elaborado por un grupo de trabajo o Task Force en el que participan el Ministerio de Educación, el de Ciencia e Investigación y el centro austríaco para el apoyo de los alumnos más capaces y con talento.

Son 102 páginas que merecen una atenta lectura por parte de todos los interesados en este tema: padres, profesores, administradores. Es lamentablemente llamativo que en España no tengamos iniciativas de este tipo, aunque tenemos una legislación favorable a la identificación y desarrollo del talento, quizá más desarrollada que la mayoría de los países europeos pero también es, probablemente, donde menos caso se hace de la misma. Basta ver las pírricas cifras de alumnos identificados en todo el país, asunto del que ya he hablado hasta el aburrimiento en este blog (ver por ejemplo el post de este enlace).

Ahora bien, ¿cómo es posible que no dispongamos de un Task Force en España? ¿Cómo es posible que no haya una definición sobre la alta capacidad o un protocolo aceptable sobre la identificación? ¿Cómo es posible que todavía estemos hablando de un CI 130 para decir quién ES y quien NO ES? ¿Es que nadie lee la literatura relevante sobre estos asuntos? En ocasiones uno se encuentra con escritos emanados de algunas administraciones que mejor sería que nunca hubiesen visto la luz (otras veces son excelentes, claro).

Aunque solo sea por recordarlo, no debemos olvidar que la Ley General de Educación de España en su artículo 1, apartados b y e dice que: “El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades reconocidos en ella, se inspira en los siguientes principios: (…). b. La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades (…). e. La flexibilidad para adecuar la educación a la diversidad de aptitudes, intereses, expectativas y necesidades del alumnado, así como a los cambios que experimentan el alumnado y la sociedad. Y en su artículo 2 señala, como primer objetivo, que: “El sistema educativo español se orientará a la consecución del pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos (…)”.

Pero por si esto fuese poco, que no lo es, en el Título II sobre la Equidad en la educación, en el capítulo I referido al "Alumnado con necesidad específica de apoyo educativo", en su artículo 71 apartado 1, referido a los Principios, dice literalmente: "Las Administraciones educativas dispondrán los medios necesarios para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional, así como los objetivos establecidos con carácter general en la presente Ley".

Y en el apartado 3 añade: "Las Administraciones educativas establecerán los procedimientos y recursos precisos para identificar tempranamente las necesidades educativas específicas de los alumnos y alumnas a las que se refiere el apartado anterior. La atención integral al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo se iniciará desde el mismo momento en que dicha necesidad sea identificada y se regirá por los principios de normalización e inclusión".

Y por si esto no fuera suficientemente claro, un poco más adelante, en la sección segunda, artículo 76, se dice que: "Corresponde a las Administraciones educativas adoptar las medidas necesarias para identificar al alumnado con altas capacidades intelectuales y valorar de forma temprana sus necesidades. Asimismo, les corresponde adoptar planes de actuación adecuados a dichas necesidades".

No os aburro más citando otras disposiciones legales como los R.D. 696/1995 o el R.D. 943/2003. Todo un conjunto de normas que deberían hacer posible la atención a los alumnos con necesidades educativas asociadas a la alta capacidad intelectual, pero que no lo hacen porque no hay voluntad de hacerlo. Y no hay voluntad de hacerlo hasta que no se establezcan procesos sistemáticos anuales de identificación de la capacidad potencial de los alumnos para el aprendizaje. Vamos, del mismo modo que se hace para seleccionar ciclistas, futbolistas u otro tipo de niños y jóvenes que necesitarán un refuerzo especial para lograr que su capacidad se proyecte en los diversos campos de la actividad humana. De otro modo no saldremos nunca de la mediocridad, ni dejaremos de pensar que la escuela está para fomentar la igualdad, en lugar de para desarrollar el óptimo de cada persona.

Ya se ve que la legislación es una cosa y la vida otra diferente. Así, podríamos decir que muchas, si no todas las Administraciones, están incumpliendo sistemáticamente su propia legislación. Entre tanto el sistema educativo sigue drenando talento de una forma lamentable.

Me parece que sería urgente que se estableciese, con fundamento in re, un plan de acción como viene pidiendo Europa y algunos países como es el caso ahora de Austria. En este enlace podéis encontrar el documento publicado por el Gobierno austríaco.

Y es que una sociedad que no se toma en serio el desarrollo del talento de sus ciudadanos acabará siendo colonizada, al menos intelectualmente.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, Javier. Lo leeré con atención. Aunque confieso que últimamente estoy floja de ánimo por el desgaste que supone buscar respuestas y alternativas... y encontrar que tú, con tu experiencia, sigues haciéndote ese tipo de preguntas me desanima aún más. He buscado y todavía no he encontrado alguien que me diga "yo he tenido suerte con el cole, con los profes, con la atención recibiada..." Afortunados los niños austriacos!

    ResponderEliminar