Dispositivos móviles en la clase: ¿modernidad o eficiencia?


Como si del movimiento acelerado se tratase, la tecnología móvil (nunca mejor dicho) está alcanzando todos los rincones de la escuela. Para algunos demasiado rápido, para otros demasiado despacio. La pregunta que me hago es: ¿se trata de que es moderno utilizar dispositivos móviles y por ello hay que ir con los tiempos en la escuela? o ¿es que tales dispositivos nos permiten implantar unos principios que la escuela convencional tiene olvidados?

Hay muchas evidencias de cuál es la respuesta correcta a esta pregunta que es, como se comprende, intencionadamente retórica. La realidad pone de manifiesto que la irrupción de la tecnología en la educación es imparable. Quizá las personas mayores que lean esto recordarán los intentos, de años atrás, de las diversas marcas de computadores por llegar a la escuela, los planes ministeriales para que así fuera, etc., pero ¿qué se podía hacer con aquel hardware y aquel software? ¿Recordamos los Amstrad PC1512 que nos parecían grandes artefactos? ¿Alguien se acuerda del MS-DOS y sus 640K para ejecutar el sistema operativo y las aplicaciones? Hablando de la época de los ordenadores sin teclado ni pantalla con la gente joven, creen que les hablamos del Pleistoceno inferior... pero fue ayer. La informática personal es de hace unas pocas décadas. Nunca soñamos con un dispositivo como un iPad o cualquier otra tableta, que son de esta mañana, por seguir con la referencia temporal. Pero están aquí y vienen para quedarse... ¡para siempre!

Pero no porque sea moderno tener iPads u otros dispositivos móviles, sino porque es una tecnología eficiente: es posible recuperar (o hacer real) el aprendizaje al propio ritmo, la evaluación formativa, el feedback, la diversificación curricular, el adaptar el nivel de reto a la competencia de los escolares y tantos otros principios de una escuela que debe poner en primer plano al alumno y no al profesor, el aprendizaje y no la enseñanza.

Algunos de los beneficios del uso de dispositivos móviles en la enseñanza Primaria (en concreto iPads), los reproduzco aquí (adaptado de un post del blog de Securedgenetworks)

  • Ponen a salvo las espaldas de los escolares. Aunque solo fuera por esto, ya merecería la pena, y las pobres espaldas de los infantes no padecerían como lo hacen, cargadas de libros, cuadernos y demás útiles, con comprensible quebradero de cabeza de los pedriatras, los traumatólogos y sobre todo de los padres. Un remedio para la escoliosis.
  • Ahorro de papel. Este es un argumento ecológico no poco importante. Ahorrar papel es salvar la "ingesta de CO2" que los árboles realizan para purificar nuestra atmósfera, además de otros factores como la consolidación del terreno, el freno a la desertización,  la preservación de la flora, la fauna, el paisaje y los hábitats de determinadas tribus. Tampoco está mal.
  • Ahorramos dinero. El uso de un dispositivo como el iPad equipado con libros digitales no solo ahorra papel sino también dinero. Al margen de que un libro digital, bien hecho, permite incorporar contenido multimedia interactivo que nos acerca a la realidad de otro modo. Te recomiendo un vistazo a "Life on Earth" de E.O. Wilson (para verlo en acción es necesario iBooks), como buen ejemplo de lo que digo, o que eches un vistazo a las entradas de este blog sobre iTunes U.
    • Mantenemos y mejoramos la atención del alumno. Los alumnos de hoy en día están acostumbrados a los dispositivos móviles, vídeo juegos y consolas de todo tipo. Les es fácil prestar atención a cualquier dispositivo electrónico, ver cómo funciona, explorar sus utilidades, desentrañar sus entresijos... La capacidad interacativa de los jóvenes y este tipo de dispositivos pueden verse como aliados en el aprendizaje.
    • El aprendizaje se puede adaptar al alumno. Esta es una de las ventajas pedagógicas del máximo interés. No todos los alumnos aprenden de la misma manera, ni a la misma velocidad, ni tienen los mismos intereses. La tecnología permite adaptar los procesos de enseñanza al potencial y estilo de aprendizaje de los alumnos. Nivel de reto, velocidad de progreso, feedback adaptativo, evaluación frecuente, entre otros, son posibles con el software disponible para los dispositivos móviles,  al tiempo que el acceso a la información a través de Internet es ilimitado, no está confinado como en un libro de texto, con lo que curiosidad, motivación e interés se alían para un aprendizaje más profundo y amplio que va más allá de un currículo predeterminado igual para todos los que no son iguales. ¡Paradojas de la escuela actual!
    • Innumerable cantidad de aplicaciones. Ya hemos visto en este blog en muchas ocasiones webs y plataformas de recursos del más diverso tipo, con aplicaciones adecuadas para cualquier necesidad.
    Solamente para iPad existen actualmente más de 90.000 aplicaciones.

    A esto se pueden añadir las plataformas como iTunes U (con cerca de 750.000 cursos), otras más modestas (pero excelentes) como Khan Academy, TED, LearnZillion, Renzulli Learning,  eduapps, etc. Algunas ya han sido revisadas en este blog, otras lo serán pronto.

    Más arriba me preguntaba si el uso de los dispositivos móviles era una cuestión de modernidad o de eficiencia. La investigación demuestra, mayoritariamente, que su uso en la clase mejora el aprendizaje. Este no es lugar para analizar este asunto con detenimiento, pero traduzco a continuación el sumario ejecutivo de un estudio importante llevado a cabo recientemente y que nos sirve de ejemplo del potencial de los recursos móviles en la clase.
    Descargar informe aquí

    El sumario en cuestión dice lo siguiente:

    "Este estudio, uno de los más extensos realizados hasta la fecha en relación con el uso de dispositivos móviles (tablets), revela que con la mayoría de los estudiantes en las escuelas teniendo iPads se produce un mejora muy significativa del aprendizaje, además de otra serie de cambios, todavía en desarrollo, en relación con la pedagogía del proceso de enseñanza.

    En concreto, se ha encontrado que:
    • Una abrumadora mayoría de los profesores utilizan regularmente iPads en su enseñanza.
    • Este uso es particularmente intenso en Matemáticas,  Ciencias e Inglés.
    • Los estudiantes demandan un uso más intensivo del iPad.
    • Los profesores han identificado beneficios significativos para su carga de trabajo y para la reducción de costes.
    • El uso de los iPads se utiliza cada vez con más frecuencia para el trabajo en casa y más allá de las actividades escolares.
    • Los estudiantes están más motivados cuando utilizan el iPad.
    • La calidad del trabajo de los estudiantes y de su progreso es cada vez mayor.
    • Tanto profesores como alumnos perciben que pueden trabajar con más eficacia con los iPads.
    • Los niveles de trabajo colaborativo han mejorado.
    • El uso adecuado de las aplicaciones ayuda al aprendizaje.
    • Todos encuentan que el iPad es fácil de utilizar.
    • Se han producido quejas sobre aspectos técnicos menores, generalmente debidos a errores de los usuarios, pero que se han resuelto con facilidad.
    • Una dirección efectiva del proceso de implantacion ha sido crítica para el éxito de este desarrollo. 
    • Los resultados en Longfield demuestran claramente el valor del iPad como herramienta educativa y el papel que puede jugar en la enseñanza y el aprendizaje.

    Naturalmente hay docenas y docenas de estudios que confirman estos resultados u otros similares. No se trata de ir más allá en este post.

    Una revisión de muchas de ellas se podrá ver en: Tourón, J. y Santiago, R. (2013).  Atención a la diversidad y desarrollo del talento en el aula. El modelo DT-PI y las tecnologías en la implantación de la flexibilidad curricular y el aprendizaje al propio ritmo. Revista Española de Pedagogía (en prensa).

    6 comentarios:

    1. Estimado profesor: para el 20 cumpleaños a mi hijo estudiante de 2* derecho, le han regalado un iPad y esta pensando devolverlo para comprarse un PC ¿qué opina?

      ResponderEliminar
    2. Ay Javier! como se nota que no estas dentro de los colegios españoles (soy de Vigo) de los que la gran mayoría están sumidos en una inoperancia absoluta. Muchos profesores están peleados con la informática Y sumado a ello dime como se soluciona el gran problema de los alumnos que aprovecharían el teléfono o tableta para chatear o jugar y no para aprender.Este curso cuando pregunte en la primer reunion del cole si podrian estudiar la idea de llevar un e book para ahorrar en libros de texto, me miraron todos como marcianos. Es que los gallegos estan muy atrasados lamentablemente.
      Un saludo

      ResponderEliminar
    3. Yo prefiero sistemas cerrados como el iOS. Esto va en gustos pero creo que técnicamente el sistema del iPad es muy superior a otros y la cantidad de aplicaciones disponibles es ingente.

      Respecto a lo de los coles, ya lo creo que los conozco, y más de lo que supones, pero en el blog se habla de lo que debería ser y no de lo que es.
      De todos modos esto no es informática, es tecnología digital aplicada a la enseñanza y al aprendizaje. No es ya el futuro, es el presente y es un tren que no se puede perder.

      Gracias por los comentarios

      ResponderEliminar
    4. Respecto a lo de los juegos no es problema. Los dispositivos que se utilizan en el entorno escolar tienen un sistema de control de acceso a los contenidos y aplicaciones, así como a internet.
      Este es un punto crítico, desde luego, pero está resuelto.
      Saludos

      ResponderEliminar
    5. Hola Javier!!
      Soy profesor de Ed.Física en la etapa de primaria.
      Estoy de acuerdo en muchos de los puntos que mencionas en el artículo, como la necesidad de introducir los dispositivos móviles en el aula, el ahorro en papel y dinero en libros...pero sinceramente creo que por encima de eso, está la labor y repercusión que estos dispositivos pueden tener en nuestro proceso de enseñanza - aprendizaje.
      Estoy totalmente de acuerdo en el punto de que los dispositivos móviles mantienen o aumentan la atención del alumnado ya que para ellos es algo con lo que interactuan diariamente,y es en este punto donde deberíamos, como profesores, valernos de estas herramientas para mejorar la calidad educativa.
      No obstante, no podemos perder la línea o pilar principal de las clases de E.F que es la actividad , el movimiento...a favor de la utilización de las nuevas tecnologías como fín.
      Por lo tanto, mi opinión es que los dispositivos móviles son una herramienta de trabajo muy interesante para el profesor ( ya que ahorra mucho papaleo y tiempo ) y para el alumno ( que encuentra una herramienta innovadora y motivadora con la que trabajar algunos contenidos de la E.F)
      Al margen de esto me surge una cuestión:
      ¿¿ Podemos decir que el hecho de llevar dispositivos móviles al aula de E.F nos hace trabajar de una manera más eficaz??
      Desde mi punto de vista, todo radica en el objetivo que queramos plantearnos ya que solo con el hecho de llevarlas al aula no podemos decir que trabajamos con las nuevas tecnologías de una manera más eficaz.

      ResponderEliminar
    6. Hola, Javier
      Soy Nieves, también profesora de educación física en Primaria. Creo que la enseñanza siempre se queda rezagada, actuamos con 20 años de retraso a lo que la sociedad nos impone o a como avanza y evoluciona. Me gustaría apostar por todos los beneficios evidentes (ahorro de papel, salud de la espalda, por supuesto, que ya he dicho ser de educación física, etc.)Yo he comenzado a utilizar una tablet en clase con los alumnos, pero yo, no ellos. Reconozco que me da miedo el acceso a internet, que aunque tú consideras ya resuelto, la verdad es que el profesorado no tenemos conocimientos suficientes(muchos, entre los que me incluyo) para solventarlos y creo que es el punto de partida. No se puede aplicar en la escuela lo que no nos hace sentirnos seguros. ¿Para cuando profesionales informáticos en las escuelas? Seguimos dependiendo de la suerte, de que haya alguien con conocimiento que solucione los problemas que entorpecen de forma continua los intentos de acercamiento de la enseñanza a través de las nuevas tecnologías.
      Pero como no quiero dejar este halo de negatividad, para finalizar sólo decir que somos muchos los que queremos dar aunque sean pequeños pasos para acercarnos a la realidad en la que vivimos-
      Un saludo

      ResponderEliminar