¡El Estado de la Nación: o de cómo tomarse en serio el desarrollo del talento!

National Association for Gifted Children



En algunos países el desarrollo del talento es una relativa prioridad, para algunos organismos una absoluta prioridad. A nadie se le escapa a estas alturas que el capital humano es el recurso más valioso de cualquier país. Pero si es así, ¿cómo es que en algunos países nos lo tomamos a oficio de inventario?

Hay dos datos que retratan enseguida la situación y actitud de un sistema educativo y social respecto al desarrollo del talento de sus escolares o ciudadanos. Uno, ¿existen medidas de identificación proactivas, periódicas y sistemáticas establecidas para detectar el potencial o capacidades de los escolares?, dos, ¿hay planes o indicadores que permitan suponer que la escuela contempla y tiene en cuenta en su desarrollo curricular las diferencias de capacidad de sus escolares?

Si la respuesta a estas dos preguntas es que no, la ecuación está resuelta. Si se responde que sí a la primera y que no a la segunda, es decir que hay detección del potencial pero no medidas de atención diferenciada, la respuesta sería: ¿entonces para qué se identifica? Si la respuesta a la primera es que no, pero que sí se diferencia, la pregunta es, ¿basándose en qué se produce la diferenciación? En un sistema sensato que realmente se preocupa del óptimo desarrollo de sus ciudadanos -imperativo legal dicho sea de paso- no cabe más que responder que sí a las dos preguntas. Todo lo demás son pamplinas... o mejor dicho, todo lo demás es un eficaz modo de desperdiciar la capacidad de quien la tiene y, en un grado u otro, todos la tienen.

Pues si hasta en los países que se toman en serio el desarrollo del talento las cosas no están todo lo bien que deberían estar, ¿qué será de nuestro caso?

Quiero presentar en esta entrada un ejemplo de lo que se hace en los EE.UU. por parte de la National Association for Gifted Children y proponerlo como modelo de lo que deberíamos hacer aquí, a ver si así el sonrojo lleva a alguien a tomar decisiones efectivas sobre el particular.

El último informe disponible es de 2010-11 y se titula (traducido), como se ve en la imagen, "Estado de la Nación en la educación de los más capaces. Una falta de compromiso con el desarrollo del talento".

En su introducción dice: "A pesar de las insistentes peticiones de los líderes en los negocios, la industria y el Gobierno pidiendo un compromiso nacional renovado para el desarrollo de nuestros estudiantes más talentosos, muchos Estados están poniendo poca a ninguna atención o los recursos dedicados a este propósito. En los dos años transcurridos desde el anterior informe, las consecuencias de la desidia hacia nuestros estudiantes más talentosos se han vuelto aún más claro:
  • Los estudiantes de los Estados Unidos continúan a la zaga de otras naciones en una serie de pruebas internacionales de matemáticas, ciencias y lectura. 
  • La brecha entre la minoría de alta capacidad y los estudiantes de bajos ingresos y sus compañeros no minoritarios se está ampliando. 
  • El país sigue dependiendo en gran medida de talentos nacidos en el extranjero, sobre todo en los campos de las Matemáticas y la Ciencias. 
  • Mientras que la evidencia de la negligencia hacia nuestros alumnos más capaces ha aumentado, nuestra determinación colectiva de abordar su atención de manera amplia y significativa ha disminuido".
Continúa el informe preguntándose sobre lo que los datos les dicen, para responder lo siguiente:

Una preocupante falta de rendición de cuentas

"Los Estados no tienen que rendir cuentas al Gobierno Federal respecto al rendimiento académico de los estudiantes de alto rendimiento, lo que ha contribuido a un clima de abandono. Esta falta de rendición de cuentas significa que muchos estados no tienen que reportar datos sobre cómo estos alumnos lo están haciendo en la escuela, ni tienen que reunir información sobre los programas y servicios que pudieran tener diseñados para satisfacer sus necesidades.
  • 14 estados no recogen información acerca de los estudiantes en el estado que son identificados localmente como dotados y talentosos. 
  • 20 estados no controlan los programas del distrito para estudiantes dotados y talentos. 
  • Sólo 17 estados tienen 1 o más miembros de su personal a tiempo completo en el departamento de educación dedicado a la educación de los más capaces; 27 estados tienen personal a tiempo parcial. En 31 estados, el personal tiene responsabilidad sobre otros programas y proyectos no específicos para la educación de los más capaces. 
  • Sólo 10 estados publican un informe anual sobre la educación de alumnos de alta capacidad y con talento; otros 5 publican esta información como parte de un informe más amplio".
En cuanto a la formación de profesores se señala, entre otras cosas, lo siguiente:
  • "Sólo 6 estados requieren que todos los maestros reciban capacitación previa sobre la atención a los alumnos más capaces y con talento. 
  • 24 estados no requieren que los profesores estén acreditados por haber participado en programas especializados para alumnos de alta capacidad y con talento. 
  • Los maestros de educación general en 36 estados no están obligados a tener ningún tipo de formación en la naturaleza y las necesidades de los estudiantes dotados y talentosos. 
  • Solamente 5 estados requieren el desarrollo profesional anual para profesores en programas de talentos especializados, 26 estados no lo requieren, y 12 lo dejan en manos del distrito escolar local."
Ya comprenderéis que no traigo aquí este informe para dar cuenta de lo que se hace en EE.UU, que también tiene su interés (mis alumnos tienen que estudiarlo y saberlo), lo hago con otra intención y para sacar unas pocas conclusiones. Quiero señalar, antes de seguir, que se calcula que en los EE.UU están atendidos en torno la 50% de los alumnos que deberían estarlo. En España el 98% ¡no están ni identificados!

Primero. Hay un informe que alguien, naturalmente partidario de abordar en serio en apoyo a los más capaces, pero independiente, hace y pone a la luz pública.

Segundo. En el informe se dice con toda crudeza y claridad que la situación es preocupante, la atención precaria, que los profesores no están formados, etc.

Tercero. Se basa en documentación y juicios y datos valorados por expertos.

Cuarto. Todos los datos son públicos y, como corresponde a una sociedad democrática con un gran empuje civil, están accesibles a todos los ciudadanos.

Quinto. Se dispone de un mapa en el que se puede ver, Estado por Estado la situación del problema, con datos extraordinariamente importantes. El mapa es el que reproduzco a continuación. Desde este enlace podéis ir al original que permite consultar cualquier Estado de la unión.
A modo de ejemplo y para dar una idea de la información disponible, que es variable según los Estados, reproduzco aquí (parcialmente) el caso de California:

Primero, como se ve a la izquierda, todos los datos de contacto de la sección del Departamento de Educación y de la persona responsable del programa para alumnos más capaces, con su dirección y teléfono.

Disponemos de los datos de la asociación estatal, con los nombres de su presidente y director ejecutivo... Por si algún padre o profesor lo necesita...

Y luego las Estadísticas. Sobre un total de algo más de 6,2 millones de estudiantes (poco menos que toda España) hay identificados más de 512.000 alumnos con alta capacidad (¡un poco más del 8%!).

Y por si fuera poco, vemos que las ayudas para los programas de educación de estos estudiantes importan en los últimos años entre 46,8 y 44,2 millones de dólares...

Luego siguen las políticas específicas (Policies) que aquí omito para no aburrir. Cada uno podrá ir al original y sacar sus consecuencias personales. Yo voy a sacar las mías.

Lo primero que me viene a la cabeza, volviendo la mirada a España, es que me parece estar en un país subdesarrollado educativamente hablando (al menos en lo que al desarrollo del talento se refiere) y lo digo por varias razones:

a) No tenemos procesos de identificación (obsérvese que no digo que no sabemos evaluar o diagnosticar, porque ¡claro que sabemos!) establecidos de manera regular, la identificación o evaluación del potencial de los escolares es algo que se realiza de manera anecdótica y ad casum, con lo que no es posible atender a los niños con más talento o capacidad, o ambos (que no son lo mismo), de la manera que necesitan.

b) No hay siquiera una definición en la que apoyarse, y cuando "pseudo-existe" es para recordarnos lo del CI 130, con lo que la investigación y los estudiosos vamos por un lado y la administración y las escuelas por el suyo, en lugar de trabajar juntos. Es que los investigadores trabajamos para ellos, pero esto no parece importar a nadie.

c) No hay programas establecidos en las escuelas o distritos y, cuando los hay (rara avis), son escasos, incompletos y generalmente extra-escolares, con lo que soportar el tiempo escolar se vuelve una tortura para los más capaces que pueden llegar, ¡oh paradoja!, a fracasar escolarmente.

d) Las escuelas, obsesionadas por la igualdad ignoran la diversidad y no vienen obligadas a establecer programas diferenciados, y si se intentan se tachan de elitistas o segregadores.

No voy a seguir. Simplemente termino diciendo que me encantaría un informe como este en mi país, donde en lugar de estados hubiese Comunidades Autónomas y se ofreciesen datos del mismo tipo y supiésemos cuanto se invierte y se formase a los profesores y... tantas cosas que están en la mente de todos.

Si no se hace no es porque no haya medios es, simplemente, porque no se quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada