El iPad, ¿un aliado para ser mejor profesor?


Me pasa mi amigo y colega Raúl Santiago, Apple Distinguised Educator y profesor de la Universidad de la Rioja, la  referencia de este infográfico que nos viene como anillo al dedo para completar las entradas últimas del blog sobre tecnología movil. Tendréis que tener un poco de paciencia y esperar a que se carge en la ventana de Scribd cuyo marco se vislumbra alrededor de la etiqueta iPad as a Teacher's Pet (dependerá de la velocidad de vuestra conexión). En la parte inferior derecha de este marco hay un icono que permite ampliar el infográfico a pantalla completa para mayor comodidad.

Está elaborado por Tony Vincent (al final a la izquierda están todos sus datos de referencia online) y tiene un gran interés de principio a fin. Además el propio infográfico, como veréis, está lleno de hiperenlaces, de modo que al pasar el ratón por diversas partes del mismo, en particular por los textos que se refieren a aplicaciones, podréis clicar para ir a la información correspondiente, todo un lujo condensado.

El mérito es de su autor que ha sintetizado admirablemente aspectos relativos al uso del iPad y algunas de sus apps de un modo excelente, pero como las redes sociales premiten construir el conocimiento entre todos, me aprovecho de ello, le doy el significado apropiado a nuestro discurso y lo ofrezco a la comunidad que sigue este blog. Aquí reside el gran potencial de las redes para el progreso del conocimiento, eso sí, sin dejar de reconocer la autoría a quien la merece en cada caso.

Las secciones del infográfico son las siguientes:
  • PROYECTA en una pantalla grande (SHOW on a big screen) 
  • DIRIGE la clase (MANAGE the classroom) 
  • EVALUA el trabajo de los alumnos (ASSESS student work) 
  • INTERACTÚA con los alumnos (INTERACT with students) 
  • ACCEDE a tus ficheros (ACCESS your files) 
  • CREA materiales multimedia (MAKE instructional media) 
  • APRENDE cosas nuevas (LEARN new things) 
No parece que haga falta más. La exploración y el descubrimiento es cosa vuestra. Que lo disfrutéis.

Nota. He observado que en dispositivos iOS (iPhone, iPad) el infográfico no se ve correctamente, probablemente por un problema de código que no se como resolver. Desde sistemas operativos OS se ve correctamente. Siempre podréis acceder al mismo a través del enlace que os he facilitado del autor más arriba.
iPad as Teachers Pet

Escuela: capacidad o edad. ¡Ésta es la cuestión!

Ayer me invitaron a dar una conferencia en el Aula de Salud que organizan el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y el Diario de Navarra.

Hablé de lo mío, las Altas Capacidades y el desarrollo del Talento y después tuvimos una animada sesión de preguntas y respuestas. Algunos de los aspectos tratados en la sesión los recoge hoy Carmen Remírez de el Diario de Navarra. Adjunto el recorte del periódico más abajo.

Agradezco al CIMA y al Diario su interés por los temas educativos, en particular por el desarrollo del Talento que es tan crítico para la construcción social: 'Porque el talento que no se cultiva... se pierde'.

Si no puedes leer bien la imagen, podrás descargate el pdf en estos enlaces: 1era PARTE, 2ª PARTE.



Enseñando con tablets: ¿moda u oportunidad?


Este infográfico, elaborado por OnlineUniversities, que reproduzco aquí con el expreso reconocimiento de su autoría, nos resume muy bien la situación de las tecnologías móviles en lo que ya se llama m-learning o aprendizaje móvil.

Al final del infográfico os traduzco los aspectos más interesantes del mismo.

Teaching With Tablets

 Aunque los tablets han aparecido hace pocos años, se han convertido en una herramienta importante que puede cambiar la educación para siempre.
  • Hacen de los libros una realidad viva. En lugar de leer simplemente sobre música o escuchar una conferencia famosa, los estudiantes pueden oír la música o la conferencia sobre la que leen.
  • Ofrecen una experiencia familiar. Los estudiantes han estado utilizando teléfonos inteligentes durante años y las tabletas son el paso natural siguiente.

Los tablets en la clase

Entre las muchas razones por las que los tablets se utilizan en la clase se pueden citar las siguientes:
  • Ofrecen alternativas a los libros de texto tradicionales. Las opciones del manejo de los textos son ilimitadas, ordinariamente menos caras y no sufren el deterioro de los libros impresos. Al mismo tiempo, los usuarios pueden adaptar la lectura a su propio gusto.
  • Se acomodan a las necesidades de los alumnos. Las tabletas son más pequeñas que los portátiles, menos pesados que los libros y disponen de una batería de larga duración.
  • Ofrecen acceso a miles de aplicaciones. Los estudiantes pueden descargarse cualquier aplicación que necesiten; los tablets además son compatibles con la enseñanza online y las plataformas de aprendizaje.
  • Algunos distritos escolares están empezando a apoyar que los estudiantes traigan sus propios dispositivos a la escuela tales como teléfonos inteligentes, portátiles y tabletas para apoyar sus experiencias de aprendizaje.
  • El iPad es, con diferencia, la tableta más utilizada por los alumnos universitarios y preuniversitarios (61%), seguida de Kindle (14%) y otros (ver gráfico). En conjunto el uso de estos dispositivos se ha triplicado entre 2011 y 2012.

Las opiniones de los propietarios

Una encuesta llevada a cabo por Pearson Foundation en Marzo de 2012, revela que:
  • El 46% de los propietarios de tabletas afirman que adquirirán una nueva en los próximos 6 meses.
  • El 90% de los estudiantes universitarios y de bachillerato creen que las tabletas son valiosas tanto desde una perspectiva educativa como personal.
  • El 66% de los estudiantes universiarios entienden que las tabletas les ayudan a estudiar de modo más eficiente.
  • El 64% creen que les ayudan a tener un mejor rendimiento en las clases.
  • El 70% de los universitarios han leído libros electrónicos.
  • El 77% de los estudiantes universitarios entienden que las tabletas mejoran mucho sus experiencias de aprendizaje.

Una mirada a Apple

  • Entre Abril y Junio de 2012, Apple vendió a las escuelas 1 millón de iPads y 500.000 Macs.
  • Apple ha bajado los precios de las tablets hasta los 399$.
  • La aplicación iTunes U se ha descargado 14 millones de veces desde su introducción en Enero de 2012.
  • Desde entonces, 700 escuelas y 125 Universidades se han inscrito para subir cursos a la plataforma.
  • En iTunes U hay disponibles 500.000 ficheros de audio o de vídeo para descargarse (actualmente muchos más).
  • Las descargas de los contenidos de iTunes U habían superado en Febrero de 2013 (este dato no está en el gráfico) los 1000 millones.
Cualquier estadística que hagamos sobre estos temas se quedará vieja en el mismo momento de publicarla, pero los datos disponibles no parecen dejar lugar a muchas dudas: las tecnologías móviles son el presente y permiten producir cambios muy importantes en la enseñanza, tal como he tratado de explicar en entradas precedentes (ver por ejemplo este enlace).

Por una vez no parece una moda más, sí una gran oportunidad para mejorar la formación de profesores y alumnos. Es un tren que no debemos perder.

Tecnología sin cables en la clase: ¿ellos cómo lo ven?


Para seguir dibujando la situación del uso de tecnologías inalámbricas (móviles) en la enseñanza y el aprendizaje, os ofrezco un infográfico elaborado por Securedge Networks que recoge datos relevantes, de diversas fuentes, sobre la visión de profesores y alumnos respecto al uso de estos dispositivos en la clase.


¿Necesitamos realmente estas tecnologías?

  • Tres de cada cuatro profesores señalan que las diversas apps son beneficiosas para el aprendizaje.
  • Tanto profesores como alumnos están de acuerdo en los dispositivos que prefiren. El doble prefieren tablets a ordenadores de sobremesa o portátiles.
  • El 86% de los alumnos dicen que los tablets les ayudan a estudiar de manera más eficiente.

¿Qué opinan los profesores?

  • El 43% utilizan tablets en la clase y el 45% dispositivos electrónicos de lectura.
  • El 73% dicen que sus alumnos utilizan smarphones para completar sus tareas escolares.
  • El 83% opinan que los tablets enriquecen el aprendizaje.
  • El 37% de los profesores afirma que harán la transición de los libros en papel a los libros electrónicos entre 1 y 5 años.

¿Qué dicen los alumnos?

  • Uno de cada dos alumnos querrían tener más lecciones en formato digital.
  • Al 75% de los alumnos les gustaría poder utilizar su propio dispositivo móvil para incrementar el aprendizaje.
  • El 47% de los alumnos querrían un mayor uso de tablets durante sus lecciones.
  • El 75% de los alumnos prefieren utilizar tablets en lugar de libros en papel.
La tendencia es clara y parece imparable, pero no quiero terminar sin señalar, una vez más, que la tecnología es un medio que puede utilizarse eficazmente (o no) para mejorar la enseñanza y el aprendizaje, pero no es un fin en sí misma. Su utilización como mera sustitución de los recursos analógicos sería una reproducción cara de una escuela que tiene que fijarse más en la competencia y el aprendizaje que en la edad y la enseñanza.

Dispositivos móviles en la clase: ¿modernidad o eficiencia?


Como si del movimiento acelerado se tratase, la tecnología móvil (nunca mejor dicho) está alcanzando todos los rincones de la escuela. Para algunos demasiado rápido, para otros demasiado despacio. La pregunta que me hago es: ¿se trata de que es moderno utilizar dispositivos móviles y por ello hay que ir con los tiempos en la escuela? o ¿es que tales dispositivos nos permiten implantar unos principios que la escuela convencional tiene olvidados?

Hay muchas evidencias de cuál es la respuesta correcta a esta pregunta que es, como se comprende, intencionadamente retórica. La realidad pone de manifiesto que la irrupción de la tecnología en la educación es imparable. Quizá las personas mayores que lean esto recordarán los intentos, de años atrás, de las diversas marcas de computadores por llegar a la escuela, los planes ministeriales para que así fuera, etc., pero ¿qué se podía hacer con aquel hardware y aquel software? ¿Recordamos los Amstrad PC1512 que nos parecían grandes artefactos? ¿Alguien se acuerda del MS-DOS y sus 640K para ejecutar el sistema operativo y las aplicaciones? Hablando de la época de los ordenadores sin teclado ni pantalla con la gente joven, creen que les hablamos del Pleistoceno inferior... pero fue ayer. La informática personal es de hace unas pocas décadas. Nunca soñamos con un dispositivo como un iPad o cualquier otra tableta, que son de esta mañana, por seguir con la referencia temporal. Pero están aquí y vienen para quedarse... ¡para siempre!

Pero no porque sea moderno tener iPads u otros dispositivos móviles, sino porque es una tecnología eficiente: es posible recuperar (o hacer real) el aprendizaje al propio ritmo, la evaluación formativa, el feedback, la diversificación curricular, el adaptar el nivel de reto a la competencia de los escolares y tantos otros principios de una escuela que debe poner en primer plano al alumno y no al profesor, el aprendizaje y no la enseñanza.

Algunos de los beneficios del uso de dispositivos móviles en la enseñanza Primaria (en concreto iPads), los reproduzco aquí (adaptado de un post del blog de Securedgenetworks)

  • Ponen a salvo las espaldas de los escolares. Aunque solo fuera por esto, ya merecería la pena, y las pobres espaldas de los infantes no padecerían como lo hacen, cargadas de libros, cuadernos y demás útiles, con comprensible quebradero de cabeza de los pedriatras, los traumatólogos y sobre todo de los padres. Un remedio para la escoliosis.
  • Ahorro de papel. Este es un argumento ecológico no poco importante. Ahorrar papel es salvar la "ingesta de CO2" que los árboles realizan para purificar nuestra atmósfera, además de otros factores como la consolidación del terreno, el freno a la desertización,  la preservación de la flora, la fauna, el paisaje y los hábitats de determinadas tribus. Tampoco está mal.
  • Ahorramos dinero. El uso de un dispositivo como el iPad equipado con libros digitales no solo ahorra papel sino también dinero. Al margen de que un libro digital, bien hecho, permite incorporar contenido multimedia interactivo que nos acerca a la realidad de otro modo. Te recomiendo un vistazo a "Life on Earth" de E.O. Wilson (para verlo en acción es necesario iBooks), como buen ejemplo de lo que digo, o que eches un vistazo a las entradas de este blog sobre iTunes U.
    • Mantenemos y mejoramos la atención del alumno. Los alumnos de hoy en día están acostumbrados a los dispositivos móviles, vídeo juegos y consolas de todo tipo. Les es fácil prestar atención a cualquier dispositivo electrónico, ver cómo funciona, explorar sus utilidades, desentrañar sus entresijos... La capacidad interacativa de los jóvenes y este tipo de dispositivos pueden verse como aliados en el aprendizaje.
    • El aprendizaje se puede adaptar al alumno. Esta es una de las ventajas pedagógicas del máximo interés. No todos los alumnos aprenden de la misma manera, ni a la misma velocidad, ni tienen los mismos intereses. La tecnología permite adaptar los procesos de enseñanza al potencial y estilo de aprendizaje de los alumnos. Nivel de reto, velocidad de progreso, feedback adaptativo, evaluación frecuente, entre otros, son posibles con el software disponible para los dispositivos móviles,  al tiempo que el acceso a la información a través de Internet es ilimitado, no está confinado como en un libro de texto, con lo que curiosidad, motivación e interés se alían para un aprendizaje más profundo y amplio que va más allá de un currículo predeterminado igual para todos los que no son iguales. ¡Paradojas de la escuela actual!
    • Innumerable cantidad de aplicaciones. Ya hemos visto en este blog en muchas ocasiones webs y plataformas de recursos del más diverso tipo, con aplicaciones adecuadas para cualquier necesidad.
    Solamente para iPad existen actualmente más de 90.000 aplicaciones.

    A esto se pueden añadir las plataformas como iTunes U (con cerca de 750.000 cursos), otras más modestas (pero excelentes) como Khan Academy, TED, LearnZillion, Renzulli Learning,  eduapps, etc. Algunas ya han sido revisadas en este blog, otras lo serán pronto.

    Más arriba me preguntaba si el uso de los dispositivos móviles era una cuestión de modernidad o de eficiencia. La investigación demuestra, mayoritariamente, que su uso en la clase mejora el aprendizaje. Este no es lugar para analizar este asunto con detenimiento, pero traduzco a continuación el sumario ejecutivo de un estudio importante llevado a cabo recientemente y que nos sirve de ejemplo del potencial de los recursos móviles en la clase.
    Descargar informe aquí

    El sumario en cuestión dice lo siguiente:

    "Este estudio, uno de los más extensos realizados hasta la fecha en relación con el uso de dispositivos móviles (tablets), revela que con la mayoría de los estudiantes en las escuelas teniendo iPads se produce un mejora muy significativa del aprendizaje, además de otra serie de cambios, todavía en desarrollo, en relación con la pedagogía del proceso de enseñanza.

    En concreto, se ha encontrado que:
    • Una abrumadora mayoría de los profesores utilizan regularmente iPads en su enseñanza.
    • Este uso es particularmente intenso en Matemáticas,  Ciencias e Inglés.
    • Los estudiantes demandan un uso más intensivo del iPad.
    • Los profesores han identificado beneficios significativos para su carga de trabajo y para la reducción de costes.
    • El uso de los iPads se utiliza cada vez con más frecuencia para el trabajo en casa y más allá de las actividades escolares.
    • Los estudiantes están más motivados cuando utilizan el iPad.
    • La calidad del trabajo de los estudiantes y de su progreso es cada vez mayor.
    • Tanto profesores como alumnos perciben que pueden trabajar con más eficacia con los iPads.
    • Los niveles de trabajo colaborativo han mejorado.
    • El uso adecuado de las aplicaciones ayuda al aprendizaje.
    • Todos encuentan que el iPad es fácil de utilizar.
    • Se han producido quejas sobre aspectos técnicos menores, generalmente debidos a errores de los usuarios, pero que se han resuelto con facilidad.
    • Una dirección efectiva del proceso de implantacion ha sido crítica para el éxito de este desarrollo. 
    • Los resultados en Longfield demuestran claramente el valor del iPad como herramienta educativa y el papel que puede jugar en la enseñanza y el aprendizaje.

    Naturalmente hay docenas y docenas de estudios que confirman estos resultados u otros similares. No se trata de ir más allá en este post.

    Una revisión de muchas de ellas se podrá ver en: Tourón, J. y Santiago, R. (2013).  Atención a la diversidad y desarrollo del talento en el aula. El modelo DT-PI y las tecnologías en la implantación de la flexibilidad curricular y el aprendizaje al propio ritmo. Revista Española de Pedagogía (en prensa).

    Eduapps. Muchos recursos al alcance de tu iPad


    Con mucho entusiasmo y ganas de ayudar a la mejora del sistema educativo, un pequeño grupo de personas, con Raúl Santiago a la cabeza, decidieron llevar a cabo una tarea de gran utilidad para los profesores, los padres y los alumnos.

    Se llama eduapps que, como parece sugerir el acrónimo, significa eso: aplicaciones educativas (para la plataforma iPad).

    Uno de los grandes problemas que padres o profesores pueden tener es encontrar el tiempo para seleccionar entre los miles de aplicaciones educativas disponibles para dispositivos móviles, en este caso basados en el sistema operativo iOS (Apple).

    Pero no solo eso, sino la capacidad de evaluarlas y determinar su idoneidad para un propósito dado. Esta plataforma incluye aplicaciones que han sido valoradas por profesores de acuerdo a determinados criterios educativos, a partir de una rúbrica especialmente diseñada para tal propósito. Tarea de gran valor que nos ahorrará muchas horas de trabajo.

    Esto no significa naturalmente que todas las aplicaciones tengan la misma calidad o sean de nuestro gusto, por diversas razones, pero nos permiten explorar rápidamente en un bosque de más de 80000 aplicaciones disponibles y que crecen exponencialmente. Además, las apps están clasificadas por cursos, tal como se ve en la cinta superior de la primera imagen.

    Desde ahí podemos determinar el ámbito de nuestro interés en cuanto al nivel educativo (Primaria, Secundaria, etc.) y luego seleccionar el curso, la asignatura, el bloque de contenido y otros parámetros que se pueden ver en la figura.


    El funcionamiento es intuitivo y no requiere demasiadas explicaciones adicionales. En la figura siguiente he seleccionado dentro de Primaria, el tercer ciclo y la asignatura de Matemáticas y, dentro de esta, el bloque de Números y Operaciones; en la casilla currículo (quizá debería llamarse operaciones cognitivas o estándares) el tipo de operación a trabajar. Automáticamente la selección me devuelve (en la ventana inferior) cuatro aplicaciones posibles para este contenido matemático.


    Ahora nos toca seleccionar y explorar las que nos ofrece. Esto es fácil si son gratuitas, pero no siempre es el caso. De todos modos siempre podemos ir a la página del desarrollador de la aplicación para obtener más información y así decidir si nos interesa.

    Supongamos que optamos por explorar MathBoard (la primera que aparece). Un clic en el nombre nos lleva a la página del store y nos muestra determinados datos cono los que refleja la figura.

    Una vez en el Apple store encontraremos más datos y la posibilidad de ir a la web del desarrollador en la que seguro habrá todavía más información.

    En algunos casos eduapps ofrece comentarios de los usuarios referidos a algunas aplicaciones, lo que nos puede ser de gran ayuda. De hecho, como podréis ver en la parte inferior de la pantalla, de cada aplicación, hay una ventana en la que podemos dejar nuestro comentario. Os animo a hacerlo, pues esta plataforma mejorará con la contribución de todos.

    Solo me queda agradecer y felicitar a los desarrolladores y animaros a explorar. Hay toda una aventura por vivir para que vuestros alumnos o hijos no se aburran. La diferenciación sí es posible, el aprendizaje al propio ritmo también...

    Mamá está bien lo del parque, pero ya va siendo hora de que vayamos a un museo, ¿no crees?
    (Comentario del hijo de Carolina, de 4 años y medio).

    Karen Rogers en My Friends' corner


    Hoy nos visita en el blog Karen B. Rogers, investigadora y profesora norteamericana de gran prestigio en el mundo de la alta capacidad. Su trabajo lo desarrolla, desde 1984, en el Gifted Studies in the Special Education & Gifted Education Department en el College of Applied Professional Studies en la University of St. Thomas en Minneapolis, Minnesota. Es también Professorial Fellow en la University of New South Wales y en la University of Wollongong en Australia.

    Ha sido presidenta del Council for Exceptional Children-Talented and Gifted, presidenta del grupo de interés especial (SIG) de la AERA Research on Giftedness, Creativity, and Talent y ha formado parte del consejo de directores de la NAGC. Autora de 5 libros, incluyendo el ya citado en este blog Re-forming Gifted Education. Ha publicado numerosos artículos e informes de investigación de gran impacto entre los especialistas en este campo. Su visión de la educación de los más capaces, basada en evidencias, es de las más lúcidas que podemos encontar en nuestra área.

    Nos conocimos en el congreso mundial del WCGTC celebrado en Barcelona en 2001 y luego coincidimos en diversas reuniones. Recuerdo que tuvo la amabilidad de asistir a mi conferencia plenaria en el congreso de ECHA en París en 2010. Le agradezco muchísimo que haya encontrado tiempo para responder a una serie de preguntas que le he formulado. Sus respuestas merecen un estudio detallado. Me alegra comprobar que tenemos enfoques similares en la inmensa mayoría de los temas que se tratan en este blog. No podía ser de otro modo, la investigación y la práctica avalan lo que decimos.

    Hay muchas posiciones teóricas sobre la alta capacidad y el talento. ¿Cuáles son los aspectos más relevantes que una teoría debe tener desde el punto de vista educativo? ¿Cuál es tu modelo preferido?

      
    Para mí, el Modelo Diferenciado de Dotación y Talento (MDDT) de Francoys Gagné es el que tiene más sentido desde el punto de vista educativo. En primer lugar porque distingue a aquellas personas que tienen unas capacidades naturales elevadas (10% superior), ya sea en uno o en varios de los dominios de capacidad, como el intelectual, perceptivo/motor, creativo o social. Estas capacidades naturales o "dones" son las que el niño hereda y trae a la escuela para que los educadores puedan trabajar con ellas. El segundo grupo de personas son aquellos que demuestran un rendimiento sobresaliente en algún campo de la actividad humana, tal como el académico, tecnológico, los deportes o las artes. Estas personas con "talento" (10% superior) en productividad creativa en sus campos respectivos son los que esperamos que la escuela habrá desarrollado a partir de sus capacidades. Por lo tanto, Gagné nos propone el objetivo de los programas para niños con dotación y talento: desarrollar los dones y convertirlos en talentos.

    Sin embargo, la parte más importante del modelo de Gagné es la referida a los catalizadores, que pueden actuar a favor o en contra del desarrollo del talento. Estos incluyen las inclinaciones propias y las características de las personas dotadas, así como los aspectos ambientales, tales como los programas para el desarrollo del talento, el apoyo de la comunidad al mismo, los mentores que trabajan con los aprendices más capaces, con el objeto de desarrollar sus talentos específicos, y todas las oportunidades que se pueden presentar para colaborar o competir con otras personas del mismo nivel de talento.

    Ahora bien, un niño con una capacidad natural elevada, que está muy motivado para aprender, que tiene persistencia, que le entusiasma saber puede, a pesar de todo ello, NO desarrollar su talento si la escuela no le ofrece el apoyo y los medios que precisa. Del mismo modo, aunque las escuelas ofrezcan servicios apropiados para el desarrollo de los niños más capaces, si éstos no están motivados para aprender y rendir a alto nivel, no aprovecharán las ventajas de estos apoyos de modo que no verán sus talentos desarrollados por completo.

    Lo que el MDDT nos ofrece es una base teórica sólida para asegurar que las escuelas tengan programas y servicios adecuados, si quieren ver que sus alumnos más capaces se desarrollen de modo óptimo y finalmente contribuyan a la construcción social.

    El modelo también explica por qué no todos los alumnos dotados se desarrollan de modo óptimo: algunos aspectos personales (catalizadores) han podido interponerse en el camino de su desarrollo completo. Y quizá más importante todavía, el MDDT pone claramente de manifiesto que estos niños no pueden desarrollarse por sí mismos si no se les ofrecen los servicios adecuados.

    Por lo que se refiere a estos servicios y programas, este modelo pone claramente de manifiesto que un solo programa no será suficiente, ya que nuestros niños de alta capacidad pueden llegar [a la escuela] con poco, algo o mucho desarrollo de sus capacidades naturales transformadas en alto rendimiento. Necesitamos ofrecer servicios y programas educativos que ayuden a los niños de alta capacidad a descubrir cuáles son sus áreas de talento y alto rendimiento, cómo pueden acomodarse mejor a sus capacidades intelectuales, sociales y su creatividad.

    Del mismo modo necesitaremos ofrecer servicios que ayuden a aquellos que tienen un elevado talento, muy por encima de su curso o edad, a progresar diariamente en las áreas en las que son más competentes. El modelo en sí mismo es complejo, pero aclara muy bien la importancia que tiene el ofrecer medidas de intervención y de qué tipo han de ser si -como sociedad- queremos ver cómo nuestros estudiantes más capaces contribuyen plenamente a la sociedad una vez que abandonan la escuela.

    ¿Cuáles podrían ser las investigaciones más relevantes sobre el tema de la prevalencia de los niños más capaces en la población escolar de cualquier país?


    Esta es una pregunta difícil. Realmente no tenemos "investigación relevante" acerca de la prevalencia, incluso cada país y cada educador tiende a hacer sus propias estimaciones. Gagné sugiere que deberíamos pensar en el 10%, pero esto lo ha sugerido solo cuando otros le han presionado para que diese "una cifra". Renzulli la amplía hasta el 15-20%. En el dominio intelectual, cuando se utilizan tests de CI, se ha sugerido el 2-3%, debido a que esto representa un número de desviaciones típicas por encima de la media.

    Para mí, necesitamos pensar en la prevalencia en conexión con las necesidades educativas. ¿Quiénes son los aprendices en nuestro contexto concreto que necesitan más de lo que el currículo regular les ofrece? En algunas escuelas, incluso en algunos países, si el currículo no tiene suficiente nivel de reto, la estimación de Renzulli puede ser la regla. En escuelas o países en los que el currículo general tiene un buen nivel de reto, el número de alumnos con necesidades especiales podría reducirse al 2-3%.

    En este sentido podemos fijarnos en los rankings de países en las pruebas internacionales para determinar cuales podrían hacer más esfuerzo para lograr un alto rendimiento para todos sus alumnos. En esencia yo argumentaría que la alta capacidad es "local" en el sentido de que buscamos determinar  que alumnos precisan aprendizajes dentro de su grupo cultural, su escuela, incluso su país, que vayan más allá de lo que normalmente se les ofrece en los programas regulares de la escuela.

    ¿Cuál debería ser la política de cualquier país para identificar sistemáticamente a sus estudiantes más capaces y con talento?


    Mucho se ha hablado en los años recientes acerca de las múltiples medidas que se han venido usando en los procesos de identificación. Creo que debemos ir más allá de esto cuando hablamos de establecer una política de identificación para una escuela, un conjunto de escuelas, un estado, provincia o país.

    Primero necesitamos encontrar medidas apropiadas, objetivas y subjetivas, para identificar las capacidades naturales de los niños (sus dones). Las medidas objetivas deberían incluir puntuaciones en tests de capacidad (como test de CI, test grupales de capacidad, tests de razonamiento crítico, tests no verbales de inteligencia), puntuaciones en tests de aptitud (como medidas de aptitudes diferenciales, tests de desarrollo de capacidades cognitivas), o medidas de rendimiento "fuera de nivel" (por ejemplo utilizando un test de Matemáticas o Lectura para 5 años a los 3). Todos estos datos objetivos deben ponderarse con medidas subjetivas, como valoraciones de los profesores sobre las conductas de los alumnos (p. e. las escalas de Renzulli, las escalas de Purdue), nominaciones de los compañeros, autonominaciones/autobiografías/entrevistas e inventarios para padres.

    Como parte de esta política para la identificación de los más capaces será importante ofrecer medidas alternativas (objetivas y subjetivas) para aquéllos alumnos que puedan no haber obtenido buenas puntuaciones en un día determinado o el test que se les aplicó, o que tuvieran dificultades con un profesor particular (lo que pueda haber provocado una mala recomendación del mismo), o que hubiesen podido no recibir buenas valoraciones de sus compañeros.

    Este proceso de identificación nos llevaría a conocer a aquellos niños que necesitan perfeccionar sus destrezas de razonamiento abstracto y conceptual, desarrollar sus talentos para las Matemáticas, las Ciencias o la Lengua, aprender a trabajar de manera independiente, competir en concursos de creatividad y aprender estrategias sociales y de auto-conocimiento a medida que las necesiten. No deberíamos, sin embargo, incluir en una clase avanzada o acelerada de Matemáticas a un niño simplemente por haber tenido una recomendación, como aprendiz, por parte de un profesor y haber tenido una alta puntuación en un test de capacidad. Nuestros servicios para estos niños deberán estar diseñados de manera que puedan ofrecer una enseñanza avanzada a medida que su talento lo requiera, pero no deberían ser situados en una clase avanzada desde el primer día de su identificación.

    Un proceso [de intervención] debería estar disponible para aquellos niños con talento (aquéllos que ya rinden más allá de su curso o año en el que se encuentran en la escuela). Por lo que se refiere a las medidas objetivas podríamos extrapolar el rendimiento del curso o año (muchos tests actuales utilizan un enfoque bayesiano para medir el rendimiento) o utilizar tests de rendimiento fuera de nivel, incluyendo test basados en el currículo desarrollados por la propia escuela que cubrirían los aspectos a dominar en el año escolar siguiente (p. e. a un alumno se le aplica el test final de Matemáticas de 4º cuando está todavía en 3º). Para hacer esto es necesario disponer también de datos subjetivos, incluyendo ejemplos del trabajo realizado por el alumno, datos de las escalas de valoración de los profesores, autonominaciones/autobiografías/entrevistas.

    En la identificación de las capacidades naturales deberíamos disponer también de medidas alternativas, tanto objetivas como subjetivas, para los alumnos que no "cumplen" el criterio establecido de participación en los programas ofrecidos. Necesitamos buscar datos adicionales que faciliten la inclusión de estos alumnos en el programa. Más aún, para participar en los servicios adicionales [que la escuela pueda ofrecer], si la oferta fuera un curso de Matemáticas avanzadas o aceleradas, necesitaríamos tener datos específicos sobre el rendimiento solo en Matemáticas y valoraciones de los profesores sobre el rendimiento en esta materia, así como ejemplos del propio interés del alumno en el área y muestras de su trabajo independiente, como la mejor forma de asegurar su adaptación al programa.

    P. ¿Cómo puede responder a las necesidades educativas diferenciales de los niños más capaces una escuela que se basa en la edad y no en la competencia?


    En esta situación que es bastante común, la intención de la escuela es educar a todos sus alumnos al mismo nivel de conocimientos y capacidad. Esta no es una mala misión, pero los ejemplos que nos ofrece la educación especial para los alumnos que tienen retrasos en el aprendizaje, que tienen ciertas discapacidades, que no pueden concentrarse y atender, que tienen problemas sociales y emocionales o que se encuentan en el espectro autista, nos pueden mostrar realmente lo que se puede hacer con los alumnos de alta capacidad y con talento también.

    El sobre-utilizado término "diferenciación" se puede aplicar aquí. Los profesores deben adquirir formación sobre como colaborar con los especialistas en educación especial para adaptar y acomodar el trabajo de la clase para estos estudiantes de manera que puedan tener éxito con el currículo que se les ofrece. Del mismo modo, los profesores deben recibir capacitación sobre como colaborar con los especialistas en educación de los más capaces para adaptar, compactar y extender el trabajo que suelen llevar a cabo en la clase.

    Hay modos en los que podemos ayudar a los profesores a tener éxito en estas tareas que son arduas, tal como la formación de grupos (p. e. agrupando a los mejores alumnos en Matemáticas dentro de la misma clase, de modo que el profesor pueda diferenciar para ese pequeño grupo) o creando una clase especial para los alumnos más avanzados, dentro del mismo curso, pero trabajando con materiales a un nivel muy superior al propio en esa materia.

    Todo esto requiere una organización escolar que apoye esta filosofía: desarrollar al máximo las capacidades y talentos de los estudiantes, tanto si los niños tienen necesidades especiales como si tienen capacidades elevadas. Sin embargo, los profesores puede que no estén dispuestos a poner el esfuerzo adicional requerido y llevar a cabo el desarrollo del currículo que se precisa, si los directores de su escuela piensan que tal esfuerzo no es necesario.

    ¿Cuál sería tu mensaje sobre lo que realmente es imprescindible hacer en cualquier sistema educativo o escuela?


    Necesitamos ser proactivos en la identificación y apoyo a los alumnos con alta capacidad y talento. Una vez que los hayamos identificado, debemos atender a sus necesidades intelectuales, creativas, sociales y perceptivas, de manera que éstas sean atendidas con los programas adecuados.
    No hay un conjunto único de criterios que hacen a un niño de alta capacidad o con talento, por lo que será importante que las escuelas dispongan de un amplio conjunto de servicios y que utilicen los datos de la identificación para adaptar de manera óptima estos servicios a las necesidades de cada alumno.

    La tarea es compleja, pero el esfuerzo merece la pena ya que se trata de lograr que estos futuros líderes de la construcción social estén lo mejor preparados posible para asumir sus responsabilidades cuando abandonen el sistema educativo.

    Una escuela basada en la competencia con la ayuda de la tecnología

    Esta entrada se basa en un vídeo que se grabó hace unas semanas en Burgos, en la imponente casa del Cordón, durante el acto de presentación de un projecto de tecnología aplicado al desarrollo del talento, en concreto relacionado con Talentia for the World.

    En este acto intervino como presentador y moderador  Roberto Ranz, director de Talentia. En el vídeo se incluyen las intervenciones de Raúl Santiago desde el minuto 00:00 al 18:30, Apple Distinguised Educator y profesor titular de la Universidad de la Rioja, quien explica algunos aspectos del uso iPad en la educación, y la mía -entre los minutos 18:33 y 47:48- sobre los aspectos pedagógicos que articulan un enfoque distinto de la enseñanza y el aprendizaje gracias al uso de la tecnología. Espero, esperamos, que os resulten de interés ya que concentran un buen conjunto de ideas maduradas durante largos años.