Eficacia del modelo flipped learning classroom. ¿Qué dice la investigación? (9)


Ya dije en el post anterior, al presentar algunos resultados de experiencias realizadas en la universidad, que las evidencias son esenciales para garantizar que las innovaciones realmente merecen la pena.

Pues bien, ya se ha publicado un informe-resumen de la investigación sobre la enseñanza inversa y sus efectos. En esta entrada voy a centrarme en el sumario ejecutivo de dicho informe. Merece, a mi juicio, la máxima atención. Todo el texto que sigue es la traducción que hago de algunas partes de dicho sumario, que podréis descargar en los enlaces que ofrezco más adelante.

Investigación y Resultados

Los datos rigurosos, tanto cualitativos como cuantitativos, sobre el aprendizaje Flipped son limitados, pero hay una gran cantidad de investigación que apoya la eficacia de los elementos clave del modelo con respecto a las estrategias de enseñanza que conducen a que los estudiantes se involucren más en su aprendizaje.

La investigación sobre la Flipped, por lo general, consiste en informes de los profesores sobre el rendimiento de sus estudiantes después de adoptar el modelo, las descripciones de como han invertido las aulas, las tasas de finalización del curso, su repercusión sobre acciones disciplinarias y las encuestas de medición de una serie de resultados, como el maestro, el estudiante y los padres o los cambios de actitud.

En general, los profesores que están invirtiendo sus aulas informan sobre mayores logros de los estudiantes, una mayor participación de los mismos y la mejora de las actitudes hacia el aprendizaje y la escuela. Muchos maestros refieren que su satisfacción en el trabajo ha mejorado y se sienten revitalizados por su mayor interacción con los estudiantes. La investigación inicial sugiere que el modelo de aprendizaje Flipped es prometedor y merece mayor investigación.

Educadores experimentados que participan en la organización sin fines de lucro Flipped Network, junto con Pearson identifican cuatro elementos esenciales del Flipped Learning. Si bien no hay una guía sobre "cómo hacer", asociada con el modelo de aprendizaje Flipped, hay varios temas que han sido identificados como los cuatro pilares de FLIP, acrónimo de: Ambiente flexible, Cultura de aprendizaje, Contenido intencional y educadores profesionales (en inglés: Flexible environment, Learning Culture, Intentional Content and Professional educator).

Ambiente flexible

Las aulas Flipped permiten una gran variedad de modos de aprendizaje; los profesores a menudo reordenan físicamente su espacio de aprendizaje (su clase) para dar cabida a la lección o unidad, lo que puede implicar trabajo en grupo o estudio independiente. Crean ambientes flexibles en los que los estudiantes eligen cuándo y dónde aprenden. Además, los educadores que invierten sus clases son flexibles en sus expectativas respecto al tiempo que los alumnos necesitan para su aprendizaje y a cómo son evaluados.

Cultura de aprendizaje

En el modelo tradicional centrado en el profesor, éste es la fuente principal de información. En el modelo de aprendizaje Flipped, hay un cambio deliberado de un aula centrada en el profesor a un enfoque centrado en el estudiante, donde el tiempo de clase es para explorar temas con mayor profundidad y para la creación de oportunidades de aprendizaje más ricas, a través de diversas pedagogías centradas en el estudiante. Como resultado, los alumnos participan activamente en la formación del conocimiento, a través de las oportunidades de participación y de la posibilidad de evaluar su aprendizaje de una manera que es personalmente significativa.

Contenido intencional

Los profesores Flipped continuamente están pensando en cómo se puede utilizar el modelo de aprendizaje Flipped para ayudar a los estudiantes a adquirir una comprensión conceptual, así como la fluidez de procedimientos. Evalúan lo que necesitan para enseñar y qué materiales deben explorar los estudiantes por su cuenta. Los educadores usan contenido intencional para maximizar el tiempo de clase con el fin de adoptar diversos métodos de enseñanza, como estrategias activas de aprendizaje, la enseñanza entre pares, el aprendizaje basado en problemas, o los métodos de dominio (mastery), según el nivel educativo y la materia.

Educadores profesionales

El papel de los educadores profesionales es aún más importante y a menudo más exigente en un aula invertida que en una tradicional. Durante el tiempo de clase, los maestros observan continuamente a sus alumnos proporcionándoles información relevante en el momento, así como la evaluación de su trabajo. Los educadores profesionales reflexionan sobre su práctica, se relacionan entre sí para mejorar su trabajo, aceptan la crítica constructiva y toleran en su clase un cierto caos controlado. Aunque los educadores profesionales siguen siendo muy importantes, asumen roles menos visibles en el aula invertida.

----------ooo000ooo----------

Si tenéis interés en leer los documentos completos aquí están los enlaces:


Descargar documento




Descargar documento



Descargar documento

¿Es efectivo el modelo de Flipped Classroom? Algunas experiencias en la Universidad (8)


Cualquier innovación educativa que se pretenda implantar en la escuela debe ofrecer evidencias de su bondad, preferiblemente evidencias cuantitativas, de cómo y qué aspectos del proceso o del producto se ven mejorados como consecuencia, razonablemente plausible, de su implantación. La enseñanza invertida, de la que vengo tratando en las últimas semanas es muy reciente, pero ya ofrece resultados bastante nítidos de sus efectos en la implicación y mejora del aprendizaje de los alumnos.

El pasado Marzo Kelly Walsh, en su blog EmergingEdTech, ofrecía una serie de resultados sobre tres experiencias en universidades norteamericanas. El artículo original se titula Gathering Evidence that Flipping the Classroom can Enhance Learning Outcomes.

Ciertamente la capacidad probatoria de una serie de casos es cuestionable desde un punto de vista científico, siempre se podría argumentar que se trata de resultados 'locales', pero el problema de la generalización es complejo en educación, quizá habría que hablar, como sugiriera el profesor García Hoz, de "analogación" en lugar de generalización. Y sí que estamos empezando a tener resultados análogos en los efectos de la aplicación de este modelo de aprendizaje.

Los primeros resultados apuntan a un incremento en las puntuaciones de los tests de rendimiento

El primero de los estudios se refiere a la Universidad estatal de San José (resultados publicados en el Chronicle). El objetivo de la implantación  de este modelo era incrementar el rendimiento de los alumnos en un curso particularmente difícil. Los estudiantes tenían que ver vídeos elaborados por el MIT (Massachusetts Institute of Technology), fuera del tiempo de clase, mientras el  tiempo de la clase era ocupado en discusiones sobre el contenido.

Los primeros resultados apuntan a un incremento en las puntuaciones de los tests de rendimiento. 
El curso versaba sobre Ingeniería electrónica y circuitos que, históricamente, tenía una tasa de éxito tan solo del 40%. Los alumnos trabajaron con materiales desarrollados dentro del proyecto edX, centrado en el desarrollo de MOOCs y que llevan a cabo el MIT, Harvard, Berkeley y la University of Texas en Austin.


La experiencia consistió en establecer dos grupos, uno de ellos de 85 alumnos que veían los vídeos en tiempo fuera de la clase y dedicaban ésta (dos veces por semana) a discusiones y profundización en el contenido del material estudiado; el otro siguió una estrategia convencional.


Los resultados mostraron superioridad en los tests por parte de los alumnos de la flipped class. Obtuvieron una mediana 10-11 puntos superior a la del grupo convencional.


Otro estudio sobre el modelo fue llevado a cabo en un curso de Física en la Universidad de Vanderbilt (Vanderbilt University ‘Center for Teaching’ Web Site). En el mismo se compararon dos secciones, con un gran número de alumnos en cada una, a las que durante 11 semanas se les enseñó a través de métodos de clase interactivos, sin que se mostraran diferencias significativas antes del experimento.


La inversión se produjo en la semana 12, en la que una sección recibió el nuevo material antes de la clase a través de lecturas y exámenes breves, de manera que las clases se podían dedicar a la discusión en pequeños grupos, el uso de clickers y respuestas escritas. A la sección que actuaba como control se les pedía que leyesen los mismos materiales y realizaran las mismas evaluaciones, pero sin énfasis alguno en la realización de ejercicios o actividades durante la clase.


Los resultados fueron los siguientes: al final de la primera semana experimental, los estudiantes realizaron una prueba de opción múltiple obteniéndose una media para el grupo de control de 41 y de 71 para el grupo experimental, lo que supone un tamaño del efecto de 2.5 desviaciones típicas (una diferencia muy notable).

Durante el experimento, la implicación de los estudiantes (medida por observadores entrenados) se incrementó desde un 45 a un 85% en el grupo experimental, pero no cambió en el de control.


Si bien este experimento se realizó durante un espacio de tiempo corto, la magnitud de  las diferencias habla por sí sola sobre el impacto de la enseñanza invertida.


Un tercer estudio refiere a una tesis doctoral sobre el rendimiento de los alumnos y el estrés, realizada por Cara A. Marlowe, MONTANA STATE UNIVERSITY.

Los estudiantes manifestaron tener menor estrés en este tipo de clase comparado con otras tradicionales

En esta investigación se estudió el efecto de la clase invertida y la diferenciación asociada para medir el impacto en el rendimiento estudiantil y en los niveles de estrés de los alumnos. Durante el segundo semestre de su último año, los estudiantes observaron video conferencias fuera de la clase y las tareas fueron realizadas durante la misma.

Los estudiantes manifestaron tener menor estrés en este tipo de clase comparado con otras tradicionales. Por otra parte, el uso de la diferenciación y el estudio independiente tuvo éxito. Las puntuaciones en los tests difirieron significativamente entre un semestre y otro, observándose en la mayoría de los estudiantes un incremento medio de tres puntos por semestre.

Existen ya algunas publicaciones o libros blancos sobre los resultados de la enseñanza inversa. En el próximo post os hablaré de ellos.

¿Qué hace falta para 'flippar la clase'? (7)


En este post voy a traducir un artículo de Dan Spencer, Deb Wolf y Aaron Sams, titulado: Are you ready to flip?, escrito en inglés y publicado en The Daily Riff a mediados de Junio.

Comienza teniendo el resultado final en mente
. Un buen profesor siempre sabe hacia dónde se dirige, esto es más importante todavía cuando se trata de la enseñanza inversa y aprendizaje para el dominio.

Pregúntate  exactamente qué es lo que quieres que sus estudiantes conozcan y sean capaces de hacer. ¿Cuáles son los objetivos esenciales para tus alumnos? ¿Qué significa dominar un determinado objetivo? Puede que algunas de estas preguntas ya las hayas respondido. Sin embargo, es absolutamente necesario empezar por decidir primero cómo es el producto final del aprendizaje que deben lograr tus estudiantes


Después de haber determinado cuál es el nivel de dominio que los alumnos han de lograr y cómo se debe mostrar, se deberían seleccionar o crear recursos de aprendizaje de calidad. Estos serán distintos dependiendo de la clase y del profesor. Es importante que sean accesibles y que estén disponibles en cualquier momento, en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, así los alumnos podrán tener control de su ritmo de aprendizaje y revisarlos siempre que lo necesiten.


Imagen tomada de steedie








En este proceso de creación de recursos es conveniente considerar la posibilidad de que los alumnos puedan elegir. Como todos sabemos, los alumnos son diferentes y aprenden también de forma distinta, por lo que los recursos que les ofrezcamos deben permitir diversos modos de abordar los contenidos y provocar su interés. Idealmente los recursos deberían ser creados por los profesores o, al menos, adaptados de manera que se amolden al ambiente particular de la propia clase. Los recursos que hayan sido creados por otros pueden utilizarse también, pero deben revisarse cuidadosamente para comprobar que se amoldan a los objetivos de aprendizaje previstos.

Si se accede al contenido desde fuera de la clase, el profesor tendrá que decidir si quiere ofrecer oportunidades a los estudiantes durante la clase para que sitúen en contexto el contenido que han aprendido. Muchos profesores se pelean con el tiempo "extra" de clase disponible, al haber eliminado la enseñanza directa y no saben muy bien qué hacer con sus estudiantes. Estas 'actividades' (no hay un término mejor) deben:
  1. Ayudar a reforzar el aprendizaje de los objetivos previstos para los alumnos, 
  2. estar diseñadas de modo que ayuden a los alumnos a poner en el contexto apropiado el conocimiento que han adquirido, 
  3. ser atractivas para los estudiantes y lo suficientemente flexibles como para permitirles procesar y producir de una manera que sea significativa para ellos. Este trabajo de clase podría incluir:
  • contenido creado por los propios estudiantes 
  • resolución de problemas independiente 
  • actividades basadas en preguntas 
  • actividades de aprendizaje basadas en problemas (PBL) 
Algunos profesores nos han preguntado por qué son necesarios los vídeos, si ellos ya tienen suficientes materiales de clase con los que los alumnos pueden aprender. Nuestra respuesta es que no cualquier contenido es adecuado para ser enseñado a través de una lección en vídeo. Si dispones de algún material con el que los alumnos pueden trabajar sin que requiera instrucción directa a través de vídeo, entonces no lo hagas. Nosotros nunca utilizamos una herramienta (en este caso un vídeo) por el mero hecho de utilizarla, sino que la utilizamos en la medida en que es la mejor posible para la tarea que queremos realizar.
Si tienes algunos de los siguientes objetivos o prioridades para tu clase, quizá la enseñanza invertida sea una buena opción:
  • Preguntas que fomenten la interacción 
  • Explorar el contenido y nuevas ideas sobre el mismo 
  • Que los alumnos sean creadores de contenido 
  • Que los alumnos tengan voz propia y posibilidad de elección 
  • Que se puedan llevar a cabo estrategias de diferenciación 
  • Colaborar con otros profesionales que tengan los mismos objetivos.
Imagen tomada del blog de Catlin Tucker. La flipped classroom más allá de los vídeos

'Flippando' la clase en 6 pasos (6)


Parece bastante claro que los estudiantes de hoy son muy diferentes de cómo lo éramos nosotros. Muchos crecimos en la era de la clase magistral, la práctica y la evaluación. Los estudiantes actuales están inmersos en la tecnología y el acceso a la información les es natural (lo que no significa que siempre sepan lo que buscan o cómo hacerlo), en particular para sus intereses inmediatos.

Imagen tomada de TeachThought

Es buena idea aprovechar esas destrezas y familiaridad para "infiltrarla" de acciones que faciliten su aprendizaje y desarrollo de estrategias que tengan calado respecto a la adquisición de un conocimiento profundo. Desde luego, una cosa es saber manejar las funcionalidades de un dispositivo o programa y otra bien distinta saber para qué hacerlo.

Ningún adulto, ningún profesor, debería sentirse acomplejado por no dominar la tecnología con la fluidez con la que ellos saben hacerlo, "lo importante no es el sobre, es la carta". El concepto de nativo digital me temo que es más profundo que el de diestro manejando la tecnología.

Echadle un vistazo a la imagen que acompaña este texto y que acabo de rescatar de un blog en el que se ha publicado hace unos pocos días. La última frase viene a reproducir esta idea: "la tecnología es una herramienta, no un resultado de aprendizaje".

Pero yendo a lo nuestro, para dar la vuelta a la clase deben considerarse seis pasos importantes, que resumo ahora, inspirado en una entrada realizada recientemente en el blog TeachThought por Josh Corbat, sin entrar en tecnicismos del cómo hacerlo. Solo se trata de dar una visión general de lo que implica invertir la clase.

Paso 1. Decidir qué tipo de tecnología vamos a utilizar


Dar la vuelta a la clase es más que elaborar unos vídeos, aunque lo implique, incluso extensivamente. Debemos huir de la idea de producir vídeos propios de un estudio de cine o televisión profesional. Los vídeos tienen que ser útiles para transmitir el contenido de nuestra materia. Pretender ganar un concurso de cortometrajes con ellos parece, en la mayor parte de los casos, poco realista. Esa es una tarea para profesionales de narrativa audiovisual y de imagen. Tampoco significa que sean productos de mala calidad que no cumplan su función.

Un vídeo debe ser una buena explicación de lo que se quiere transmitir, tal como uno lo haría en "vivo y en directo" en tu clase, solo que vas a grabarlo para que tus alumnos puedan acceder a esa explicación tantas veces como sea preciso y cuando les venga mejor, llevando a cabo una tarea específica mientras los visualizan.

Se puede, no obstante, utilizar una tecnología más o menos sofisticada, con más o menos pre y post producción. La clave es que cuanta más elaboración, más difícil resultará todo el proceso. No debemos olvidar que el primer año será de una cantidad de trabajo respetable.

Podemos utilizar una cámara de vídeo sobre un trípode y comenzar a explicar en el encerado mientras nos grabamos, podemos locutar una presentación, hacer un screencast, etc. Una vez hecho, podemos subirlo a nuestro canal de YouTube y ponerlo a disposición de los alumnos. Un ejemplo simple puede verse en este enlace.

Hay modos más elaborados, como utilizar Camtasia o Screenflow para grabar la voz junto con la pantalla del ordenador. Estos programas permiten, además, que nuestra imagen aparezca por un cierto tiempo en la pantalla, lo que lo alumnos agradecen ya que les gusta ver a quien les habla. Esto es suficiente, basta con narrar el material que quizá ya tenemos. Buscando en YouTube se pueden encontrar bajo el término flipped classroom cientos de ejemplos (algunos ciertamente deficientes). Ver unos cuantos de ellos nos servirá para decidir cómo nos gustaría hacerlo y cómo no querríamos que fuesen nuestros vídeos. Sin olvidar que éste no es el punto crítico.

Paso 2. Decidir donde alojar los vídeos para publicarlos y hacerlos accesibles a los alumnos


YouTube es una primera opción, pero también puede ser Vimeo, el propio servidor del centro o de la Comunidad en la que trabajemos. Dependerá de las políticas de acceso en cada caso.
Los expertos recomiendan tener en cuenta, pensando en los alumnos, algunos extremos:
  • Pensar en la facilidad de acceso desde casa para los alumnos 
  • Saber si el servicio que elegimos permite el uso de múltiples dispositivos, particularmente móviles, iPads u otras tabletas, ordenadores, etc. 
  • Decidir si queremos que los vídeos sean públicos o privados (YouTube, por ejemplo permite ambas cosas).

Paso 3. Filmar los vídeos


Tendremos que hacer un esfuerzo para que los vídeos sean cortos (en torno a 5 minutos), esto ayuda a su realización y también a los alumnos cuando los estudian. Exigirá un esfuerzo de síntesis y centrarse en ideas clave (no olvidemos que la enseñanza no se acaba aquí, solo empieza). Un número máximo de 3 vídeos por día parece razonable para que los alumnos 'vean' en casa sin que se sientan sobrecargados.

Quizá nos preguntemos cómo podemos condensar una clase en 15 minutos (es solo una orientación, dependerá mucho de los casos), pero pensemos que se evita toda distracción, atención a problemas de disciplina, etc. Pensemos en un programa de TV, por ejemplo, y analicemos las cosas que se dicen por unidad de tiempo...Es realmente impresionante la optimización del tiempo cuando se va directamente al grano.

Cuando nos filmemos, o lo haga alguien que nos ayude, debemos tratar de ser naturales y no sobreactuar, ni impostar la voz o adoptar poses que no sean adecuadas. Ser nosotros mismos, añadir notas de humor si procede, etc., siempre es garantía de éxito. Pensemos también que el vídeo tiene que atraer la atención de los alumnos, por lo que debemos ser buenos oradores. ¡Cuando hablamos en clase también!

Paso 4. Hacer que los alumnos sean responsables de ver los vídeos


Este es un punto crítico que trataba Katie Gimbar en el post anterior en un par de vídeos. Si no lo has visto te recomiendo que lo hagas. Es importante, como lo es que los alumnos en la clase convencional nos atiendan, o participen, o hagan preguntas sobre lo que no entienden...


Imagen tomada de edtechtips

Hay diversos modos de comprobar si los alumnos hacen 'la tarea'. La primera es que tienen que saber desde el principio que 'la clase' no se puede llevar a cabo si no han hecho el trabajo previo sobre el que se realizará la tarea. Ya no venimos a clase a ver lo que dice el profesor, venimos a preguntar lo que no entendimos, a responder a las preguntas que nos formularon el día anterior, a realizar una tarea en común con nuestros compañeros... Y el profesor va a estar ahí, cerca y atento a lo que hace cada alumno, no en la tarima. El alumno percibirá, enseguida, que ya no puede esconderse en el anonimato del grupo. La flipped classroom es una tarea a 'pecho descubierto' si me permitís la expresión.

Es útil que el profesor indique el trabajo a realizar y enseñe a los alumnos a ver los vídeos, a tomar notas sobre ellos, a elaborar un glosario de los términos principales, etc. Las posibilidades son múltiples, no es ahora el momento de tratarlas.

Lo importante es que nuestros alumnos descubran, desde el primer momento, que hay una parte de la actividad de la que son responsables: nada menos que de su propio aprendizaje. En realidad ésta es la naturaleza de las cosas. Ahora, la disposición de los elementos del proceso de aprendizaje se articulan de modo que facilitará que los alumnos sean aprendices más independientes. ¿Quién no quiere esto de sus alumnos? Este método tiene extraordinarios beneficios ocultos.

Paso 5: Mantener el ritmo


Ya se ha mencionado que comenzar requiere un cierto trabajo, pero los beneficios son tantos que merecerá la pena. Hay que buscar la manera de preparar los vídeos y las tareas a realizar con ellos. Esto dependerá mucho de cuál sea nuestra materia y estilo de trabajo.

Un modo posible sería grabar varias clases seguidas en periodos de fin de semana. Otra opción es grabar nuestras clases tradicionales durante el primer año y preparar todo para el siguiente. Las estrategias dependerán de cada uno. Nos animará ver nuestras propias explicaciones realizadas con precisión y pulcritud narrativa, tener las tareas perfectamente programadas para cada concepto clave y nuestros alumnos siguiendo un proceso que nos sorprenderá. Una cosa es importante: si decidimos empezar no podremos dar marcha atrás.


Paso 6: Comenzar una enseñanza con menos estrés.


Parece, por la experiencia de muchos profesores, que invertir la clase tiene menos estrés, una vez que el proceso está en marcha.

Ahora es posible decirle a un alumno qué debe hacer cuando ha faltado a clase, los profesores con alumnos con dificultades también pueden atenderlos mejor. Los que tienen alumnos que son aprendices rápidos, por su alta capacidad, ya no verán cómo se aburren mientras esperan a los otros compañeros. Los padres estarán agradecidos del tiempo que los profesores dedican a sus hijos individualmente o en pequeños grupos...

Ahora es posible tener a mano el material necesario, no es preciso que estemos presentes.

Pero sobre todo, el acceso a tí como profesor será más fácil, la interacción con CADA alumno y el tiempo dedicado tendrán mayor calidad. Este es el gran beneficio de la clase invertida. MAS tiempo a CADA alumno, centrado en SUS dificultades y necesidades. Al final, de todos modos, el profesor es el principal recurso, no lo olvidemos.

Cuatro vídeos explican el modelo de la flipped classroom (5)


En esta entrada quiero ofreceros cuatro vídeos interesantes sobre diversos aspectos de la Flipped Classroom que se pueden localizar también en YouTube. Si tenéis problemas con el inglés, una opción es activar los subtítulos en esa lengua o bien activar la transcripción de la locución del vídeo y traducirla. De todos modos, como se apoyan en material gráfico bastante claro no tendréis demasiados problemas, toda vez que ésta es la quinta entrada sobre el tema, por lo que vais a escuchar hablar de algo ya conocido, si es que habéis leído las entradas anteriores, claro.

En el primer vídeo una profesora de Química explica qué es la Flipped Classroom e ilustra el proceso en su materia de una manera sencilla y clara.

En los tres siguientes, Katie Gimbar, una profesora de Matemáticas muy activa en este ámbito, os habla del modelo desde su perspectiva y en los dos siguientes sobre qué pasa cuando los estudiantes no ven los vídeos. Es decir, cuando no hacen 'la tarea'.

Espero que os resulten de interés. Seguiremos con este tema en entradas sucesivas.

Ms. Lambalot: Una introducción a la Flipped Classroom



Katie Gimbar: ¿Qué significa la Flipped Classroom para tí?




Katie Gimbar: ¿Y si los alumnos no ven los vídeos? (parte 1)




Katie Gimbar: ¿Y si los alumnos no ven los vídeos? (parte 2)


¿Cómo es una Flipped Classroom? (4)


Para seguir ahondando en el tema que nos viene ocupando en las últimas entradas, hoy quiero presentaros unas ideas sobre cómo es una buena clase invertida. Para ello me apoyo en el artículo publicado por Brian Bennett, Jason Kern, April Gudenrath y Philip McIntosh al respecto.

La idea de la clase invertida comenzó con las lecciones e instrucción directa realizada fuera de la clase a través de video, audio, o ambos y lo que antes se consideraba tarea para casa se realiza ahora en el tiempo de clase. Por lo tanto, el orden de la "lección" y las "tareas" se invierte. Sin embargo se está convirtiendo en mucho más que eso.

La principal razón para invertir las actividades, quizá la única, es ofrecer más tiempo para el aprendizaje durante las clases y ésta es la razón por la que vemos que el procedimiento gana popularidad en todas las áreas de contenido. A parte de esto, una buena 'clase inversa' debería ser como cualquier otra en la que tiene lugar una buena enseñanza y un aprendizaje efectivo.

El invertir la clase no es la única solución para encontrar el "mejor uso" de las horas de clase, pero sí permite diversas formas de instrucción. Y después de todo, cualquier cambio que dé como resultado más aprendizaje durante la clase, ¿no es un movimiento en la dirección correcta?

Actualmente hay mucha discusión sobre la enseñanza invertida y cómo diferenciarla del formato de las clases tradicionales. Mientras algunas lecciones se acomodan mejor a un formato de clase convencional, otras serían más efectivas como enseñanza invertida. El propio ambiente de la clase y la cultura de aprendizaje juegan un papel importante en la determinación de la mejor estrategia pedagógica a seguir. Esta decisión es una parte vital para ofrecer a los estudiantes un ambiente de aprendizaje constructivo.

El cambio de un sistema de clase tradicional a una enseñanza inversa puede ser desalentador, porque no hay modelos eficaces para hacerlo. Por eso nos podemos preguntar, ¿cómo debe ser una buena clase invertida? En nuestra experiencia, señalan los autores, muchas clases invertidas comparten muchas de estas características:
  • Las discusiones están dirigidas por los estudiantes a partir del contenido que han adquirido fuera de la clase, durante ésta se amplía. 
  • Las discusiones suelen alcanzar niveles superiores de pensamiento crítico
  • El trabajo colaborativo es fluido, con los alumnos cambiando entre diversas discusiones simultáneas en función de sus necesidades e intereses. 
  • El contenido se da en un contexto que se refiere, ordinariamente, a situaciones del mundo real
  • Los estudiantes se desafían intelectualmente unos a otros durante la clase respecto al contenido que se discute. 
  • Se dan formas de aprendizaje dirigidas por los estudiantes a modo de tutoría y de colaboración espontánea entre ellos
  • Los estudiantes se hacen con el contenido y emplean sus conocimientos para dirigirse unos a otros sin que medie necesariamente el profesor
  • Los estudiantes hacen preguntas exploratorias y tienen la libertad para ahondar en temas que van más allá del currículo. 
  • Los estudiantes participan activamente en la resolución de problemas y el pensamiento crítico se ejercita en ámbitos fuera del curso. 
  • Los estudiantes se transforman de oyentes pasivos a aprendices activos.
La enseñanza invertida si bien no es para todo el mundo, ofrece el mejor modo que conocemos para optimizar las oportunidades de aprendizaje en la clase. Si un aprendiz concreto o un grupo necesitan una explicación, se puede hacer. Si lo que precisan es una discusión en pequeño grupo, puede llevarse a cabo. ¿Mucha más interacción con el profesor? No hay problema.

Ahora bien, la mejor manera de comprender cómo funciona el método es verlo en acción. Si estás interesado en la Flipped Classroom no estás solo...puedes encontrar apoyo en la red The Flipped Class Network. Aquí hay muchos recursos, se puede conectar con otros profesionales o incluso visitar una clase y ver cómo funciona. Es probable que el flip se produzca pronto en una escuela cerca de tí, si es que no lo ha hecho ya.

----------ooo000ooo----------

¿No es esto lo que pretendemos fomentar en nuestros alumnos? ¿Qué profesor no quiere ante sí un grupo de estudiantes que se interesan por el aprendizaje y por adquirir un conocimiento profundo sobre los temas que abordan? ¿Qué alumno no quiere tomar las riendas de su propio aprendizaje? Acepto que algunos, quizá demasiados, pero si no conseguimos que lo hagan nunca aprenderán. Este es un modelo que tiene muchas virtualidades, que se basa en tecnologías que ellos usan. Quizá merece la pena intentarlo, ¿no crees?

Actualmente ya estamos trabajando en España en ello. El próximo curso empezaremos a hacer algunas experiencias en la Universidad y otros niveles educativos. Si este enfoque os interesa os sugiero visitar la web que ya hemos comenzado. Es incipiente pero queremos que sea la referencia de este enfoque en España. Si quieres colaborar, adelante, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros. En la página se dice cómo hacerlo.

Decía Aristóteles que "para saber lo que queremos hacer, tenemos que hacer lo que queremos saber". Pues este planteamiento va en la línea de la mejor pedagogía: la individualización, la personalización, la diferenciación en la clase. La pedagogía activa, en definitiva, en la que profesor y alumno asumen sus roles respectivos: el profesor ya no será más 'the sage on the stage', para pasar a ser 'the guide on the side', mientras que el alumno dejará de ser un receptor pasivo de información para convertirse en el agente principal de su aprendizaje (¿puede acaso ser de otro modo?). Así lo reconocen Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos de los principales impulsores de este enfoque y autores del popular libro Flip your Classroom, cuya lectura te recomiendo vivamente.

Ahora la cuestión es: ¿encontraremos alumnos dispuestos a asumir el reto de su propio aprendizaje? ¿de acudir a las clases a discutir y profundizar en lo estudiado la noche anterior en lugar de ir a ver qué les contamos? Seguro que sí. Quiero pensar que sí.

La evaluación como mejora de los sistemas educativos (1/4)


Esta entrada no está en este blog sino en el de INED21 que amablemente me invitaron a publicar con ellos. En este enlace está la entrada que ellos publican y de la que soy autor. La razón de indicarlo aquí es que mis seguidores que podáis no serlo de ellos también podáis leerla. De todos modos os sugiero seguir el proyecto INED21, es una fuente de inspiración sobre los temas educativos de fondo. Espero os guste.

De su web rescato esta información sobre su proyecto, que lejos de tópicos y los lugares comunes de siempre, nos ofrece una visión profunda y distinta de la educación y sus implicaciones para el desarrollo social. Dicen de sí mismos lo que sigue:

¿QUÉ HACEMOS?

INED21 nace como un proyecto integral: identificar tendencias y problemas del fenómeno educativo y formativo, ofreciendo soluciones innovadoras. Lo definen las siguientes líneas:
  • Consultoría: informes, monografías y análisis sobre la actualidad educativa y formativa. 
  • Creadores de contenido: Nuevos planteamientos y desarrollos en el mundo de la educación formal e informal.

    ¿QUIÉNES SOMOS?

    El proyecto es ideado y desarrollado por José Luis Coronado, profesor en activo de Filosofía, Víctor González, profesor en activo de Dibujo y Alfonso Marrero, ingeniero en telecomunicaciones.

    También es posible seguirlos en Twitter, @_INED21  O en su facebook.

    Un panel sobre la flipped classroom: una visión de expertos desde dentro (3)


    Quiero comenzar esta entrada agradeciendo a Kelly Walsh, editor y fundador de EmergingEdTech, un importante blog de tecnología y educación, su amabilidad al autorizarme a reproducir aquí, traducida al castellano, la entrada de este panel de expertos que apareció en su blog el pasado 16 de Junio. El vídeo que incluyo no tiene desperdicio. En cursiva el texto traducido del original inglés.

    "El pasado jueves tuve el placer y el privilegio de moderar un panel de discusión online en el que participaron tres profesores universitarios que han adoptado el modelo de la flipped classroom en sus clases. La discusión fue organizada por McGraw-Hill y reunió a la Dra. Danae Quirk-Dorr de la Universidad del estado de Minnesota,  a Jeff Anderson de la Ohio University y a William Hoover de Bunker Hill Community College. Tuvimos una agradable conversación a través de Google Hangouts que fue retransmitida a más de 1600 participantes que se registraron para seguir el evento. Los participantes enviaron docenas de preguntas muy interesantes que pudimos revisar y responder después de discutir cómo estos profesores están utilizando el flip.

    Más abajo están las preguntas que utilizamos para organizar el diálogo, así como un extracto de las respuestas que estos experimentados profesores nos ofrecieron. Este resumen pretende ofrecer una buena visión de 'la inversión' y las mejores prácticas relacionadas, con el objeto de abrir el apetito del lector por saber más. La discusión completa puede seguirse en el vídeo siguiente".



    ¿Qué es la inversión (flip)?


    Si este tema es nuevo para tí, la respuesta de Bill Hoover a nuestra primera pregunta te aportará cierta luz. Dicho brevemente, invertir la clase consiste en hacer que los alumnos 'consuman' contenidos de aprendizaje (por ejemplo, la lección) fuera de la clase, generalmente como trabajo para casa, liberando un tiempo valioso de relación cara a cara con sus profesores realizando las tareas asignadas (trabajos que tradicionalmente suelen ser los deberes) y para reforzar el aprendizaje y profundizar en los materiales adecuados.

    ¿Cuáles son los beneficios de la clase invertida (flipped classroom)?


    Jeff Anderson, de la Universidad de Ohio, dice que "la clase invertida produce una mayor implicación del estudiante". Continua señalando que 'explicar la lección' en el aula tradicional es un enfoque de aprendizaje muy pasivo, pero cuando se desplazan las lecciones a un sistema en línea, el tiempo de clase se puede utilizar para la resolución de problemas, las actividades de colaboración y discusión en grupo. "Veo mucho más compromiso por parte de mis alumnos, ya que escriben más, y hablan más sobre los temas que estamos tratando". Otro beneficio es que se produce un aprendizaje más profundo. Cuando se mueve la exposición de los contenidos a un sistema en línea y fuera de la clase, se libera una gran cantidad de tiempo para abordar los temas con más detalle y profundidad durante el tiempo de clase".

    ¿Qué problemas existen en el aula tradicional que la clase invertida aborda de manera efectiva?


    La Dr. Danae Quirk-Dorr observa que el aula tradicional generalmente no se adapta a cada alumno - todo el mundo tiene que aprender el tema que se expone básicamente al mismo ritmo. Por el contrario, en el aula invertida, los estudiantes tienen la posibilidad de tener un mayor control de los contenidos de las explicaciones y manejar el ritmo - una pausa para tomar notas, o retroceder y aclarar cuando lo necesitan. Esto a su vez libera el tiempo de clase, donde ahora se puede promover un pensamiento de orden superior y aumentar la colaboración y la participación de los estudiantes.

    ¿Qué necesitan saber los profesores para empezar a invertir sus clases? ¿Qué prácticas le recomendaría a otro profesor que acaba de empezar?


    Bill Hoover de Bunker Hill aconseja a los profesores que se aseguren de estar cómodos con las herramientas digitales que utilizan para preparar el contenido para las clases invertidas, para que puedan hacer frente rápidamente a cualquier pregunta y limitar el tiempo dedicado a la tecnología, manteniendo el foco en el material de aprendizaje en sí mismo. Del mismo modo, no hay que exagerar con la tecnología - usa las herramientas con las que te sientas cómodo. También recomienda la creación de una especie de guía de "inicio rápido" de esas herramientas.

    Otra recomendación clave que Hoover sugiere es asignar puntos al trabajo que los estudiantes tienen que hacer fuera del aula. Esto puede asegurar que éstos hagan lo que se espera de ellos (al igual que las tareas graduadas tradicionales). Trabajar para conseguir que las actividades para fuera de la clase son atractivas, es una parte importante para asegurarse de que se realizarán.


    ¿Cómo ayuda la tecnología al modelo de la clase invertida? ¿Qué tecnologías utilizáis?


    Estos tres profesores utilizan herramientas para grabar la lección y realizar screencasting, como Tegrity (para grabar la lección) y Camtasia (para los screencasting) con las que producen sus materiales. Jeff Anderson explica cómo utiliza McGraw-Hill Connect y LearnSmart para ofrecer actividades en línea a los alumnos que deben completar después de ver el contenido, lo que debe ayudarles a reforzar lo que han visto o leído. Esto también garantiza que los estudiantes vendrán a clase con una serie de materiales básicos ya entendidos.

    ¿Cómo responden vuestros alumnos a este nuevo modelo?¿Habéis visto mejora en los resultados de su implicación o rendimiento?


    "Los estudiantes están entusiasmados con este modelo porque reconocen que adapta a su modo de aprender", dice la Dra. Quirk-Dorr. Señala que en realidad son capaces de gestionar su propio consumo de contenidos, por lo que si "desconectan" por un momento, por ejemplo, es fácil volver atrás y repetir lo que se perdieron. Vienen a clase emocionados y preparados para participar en las actividades que se basan en el aprendizaje de la noche anterior. Un resultado interesante que ha experimentado, es un aumento significativo en las puntuaciones de los exámenes estandarizados que realizan sus alumnos.
     

    Puede encontrarse más información acerca del creciente cuerpo de evidencia empírica que demuestra la eficacia del modelo en estos dos artículos: Gathering Evidence that Flipping the Classroom can Enhance Learning Outcomes“ y  “Measured Results Demonstrate Enhanced Learning Outcomes in the Flipped Classroom”.

    ¿En qué medida este modelo os hace más efectivos como profesores?


    El profesor Hoover explica que esta técnica ha ayudado particularmente a los estudiantes de ESL (inglés como segunda lengua), así como estudiantes con dislexia y con otras discapacidades, permitiéndoles abordar los conceptos básicos antes de venir a clase. Si tienen dificultades con algunos de los contenidos, tienen el tiempo y la oportunidad de recibir asesoramiento y asegurarse de que entienden el material oportuno antes de la clase.

    ¿Qué te ha llevado a decidirte a invertir tu asignatura? ¿Cuáles han sido los objetivos para tus estudiantes al hacerlo?


    Anderson dice que fue llevado a probar el modelo, en parte, debido a que muchos de los estudiantes universitarios de hoy son "nativos digitales" y acceden regularmente al contenido on line. Incluso los estudiantes adultos se sienten cada vez más cómodos con el contenido digital, por lo que este enfoque parecía ser algo que resultaría natural a los estudiantes (con un nivel adecuado de introducción y explicación, por supuesto). 

    Quick-Dorr añade que a ella le gusta llevar el método científico a su enseñanza, y prestar mucha atención a los datos. Había descubierto que los estudiantes con estilos de aprendizaje particulares solían obtener resultados inferiores en los exámenes, por lo que pensó que esta situación podía mejorar invirtiendo  las clases. Su experiencia fue que esto es, precisamente, lo que ocurrió - en la clase invertida, los estudiantes de todos los estilos de aprendizaje pueden sobresalir, y la correlación entre los diferentes estilos de aprendizaje y las calificaciones desaparecieron. ¡Este es "un hallazgo muy potente!

    ¿Cómo se utiliza el tiempo de clase ahora? ¿Cómo se llega a los estudiantes a consumir el contenido fuera de clase?


    La Dra. Quick-Dorr proporciona una "hoja de ruta" a sus estudiantes, en forma de un correo electrónico, antes de cada tarea, para que sepan exactamente lo que se espera de ellos, a fin de vengan preparados para la clase. En ella utiliza Clickers y pide a sus estudiantes que voten por los conceptos que requieren una revisión y para dar respuesta a las preguntas para asegurarse de que entienden lo que estudian. Al tener que votar sobre qué temas necesitan ayuda, tienen que autoevaluarse, lo que facilita que asuman la responsabilidad de su propio aprendizaje.

    El video contiene bastante más sobre el uso de las horas de clase, y las técnicas para ayudar a asegurar que los estudiantes estudian el contenido asignado.

    Gracias a April Boland en McGraw-Hill por la coordinación de este diálogo en Google Hangout - ¡fue muy divertido y una gran experiencia de aprendizaje! Aseguraros de ver el video y analizar las ideas
    sobre algunas preguntas más que discutimos, como la forma de preparar a los estudiantes para participar en el aula invertida, para el feedback informativo que estos profesores, de primer nivel, han ofrecido a las excelentes preguntas de los participantes.

    Gracias de nuevo a Kelly Walsh por este interesante contenido. Seguiremos hablando de este modelo en los siguientes posts.

    Qué es y qué no es la Flipped Classroom: aclarando conceptos (2)


    Antes de seguir adelante con el tema de la enseñanza inversa (prefiero el término inglés flipped classroom) que nos viene ocupando, me parece oportuno aclarar brevemente qué es y que no es la flipped classroom, para poder profundizar en otros aspectos más adelante. Me apoyo para ello en algunos posts de sus principales impulsores y otros profesores que vienen utilizando este modelo desde hace unos pocos años. Quiero comenzar con un vídeo que ya usé en un post anterior referido a Khan Academy  y que es útil aquí para repasarlo y ver el hilo conductor que va uniendo las piezas de lo que voy tratando.



    Bueno, pues vamos al tema de esta entrada sobre lo que es y lo que no es este enfoque de la enseñanza y el aprendizaje.

    La flipped classroom NO es:

    • Sinónimo de vídeos online. Es frecuente que cuando se oye hablar de este modelo se piense inmediatamente en los vídeos, propios o ajenos, que los profesores suelen ofrecer a sus alumnos para que aprendan por sí mismos. Sin embargo, lo que resulta más importante es la interacción y las actividades de aprendizaje significativo que ocurren cuando profesores y alumnos están cara a cara.
    • Un procedimiento para reemplazar a los profesores por vídeos.
    • Un curso online.
    • Un modelo para que los estudiantes trabajen a su antojo sin estructura o dirección alguna.
    • Que los alumnos se pasen todo el tiempo de la clase delante de una pantalla.
    • Hacer que los alumnos trabajen solos.
    Imagen tomada de edtechnergy.com

    La flipped classroom SÍ es:

    • Un medio para INCREMENTAR la interacción y el tiempo de contacto personalizado entre profesores y alumnos.
    • Un ámbito en el que los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje.
    • Una clase en la que el profesor no es "el sabio en el escenario" sino la "guía a al lado del alumno".
    • Una combinación de enseñanza directa y aprendizaje constructivista.
    • Un medio por el que los alumnos ausentes, debido a enfermedad u otras actividades que les impiden asistir a clase, pueden seguir el ritmo de desarrollo de las materias.
    • Una clase en la que el contenido está permanentemente archivado para que los alumnos lo utilicen en acciones de repaso, recuperación, etc.
    • Un modelo en la que todos los alumnos están implicados en su propio aprendizaje.
    • Una clase, en suma, en la que los alumnos pueden tener una educación personalizada real.
    Seguiré tratando este enfoque en próximas entradas, pues tienen un enorme interés. De hecho, estamos trabajando ya en un proyecto (del que os daré cuenta pronto) sobre este modelo en la Universidad. Aunque se orienta a organizaciones de enseñanza, los padres pueden beneficiarse de él también, ya que ayuda y estimula a los hijos, particularmente los más capaces, para que vayan sorteando las dificultades que en tantas ocasiones la escuela les plantea.