PISA es un problema, o los problemas de PISA (1/3)

https://www.flickr.com/photos/golo_undertow/3590904689/in/photolist-6tjjRP-6Mrpvy-5SitNv-xLUqy-y8LpY-32opj-7BKfT-dNvqb5-fpgra-nGnQe8-nEArGc-9pheQk-mT2oFZ-nEznGE-no7bQT-nCxLZE-9pBnDm-ea182S-4Xy5NR-naBjky-6Mndug-mT2Q78-gnT2U-nCxLzS-xLUqv-mT2Dhn-6mp8EY-8ir6D4-49Mvbf-nCxLpw-brtAS4-s1JCSA-nox8KF-f2syYq-7ey4aK-bioxbK-7xyjiU-nsWjTr-fTRuPa-ek3wHw-7VtN6i-6ojgRs-nu8eMq-ntSsFP-naBoL9-yt3BW-dnarVV-cuGky9-9phf1D-oU8xig

El pasado martes, 1 de Abril, se llevó a cabo la presentación mundial de los resultados del informe PISA relativos a la evaluación por ordenador y a la resolución de problemas. No puedo dejar de hacer, siquiera, un somero análisis de lo que los datos revelan.

No está bien la situación de nuestros jóvenes respecto a su competencia en la resolución de problemas, tal como la mide PISA y que puede verse en los vídeos que incluyo en esta entrada. Pero, ¿es que alguien pensaba que la resolución de problemas iba a depararnos resultados mejores que los del informe PISA presentado en Diciembre pasado que puedes ver aquí? ¿Cómo esperamos ver en los resultados de cualquier acción educativa algo que no nos hemos propuesto? ¿Por qué los alumnos deben exhibir resultados de aprendizaje que, quizás, sus profesores no les propusieron como metas de aprendizaje? ¿No es posible que los profesores estuviesen ayudándoles a lograr resultados distintos de los que busca la resolución de problemas en PISA? Cosa distinta es si los resultados no logrados son deseables, asunto sobre el que no me voy a pronunciar por el momento. Y si lo son, ¿qué se hizo para orientar el sistema hacia ellos? No será preciso descubrir, a estas alturas, que la evaluación es la que orienta toda la acción educativa hacia el logro de los resultados que ésta quiere hacer visibles, supongo.

He dicho hasta el hartazgo en este blog, que lo importante es lo que se aprende; también, que no se concibe un sistema educativo que no tiene  fijados los objetivos esperables para el mismo, es decir, los estándares de rendimiento, como definición operativa de lo que los alumnos deben saber y saber hacer en cada materia y edad. Si no hay objetivos terminales definidos, no es razonable acusar a los profesores de no haberlos logrado, puesto que cualquier resultado será bueno, bastará con que sea el que tú hayas previsto. Pero es preciso señalar que sin tales metas el sistema estará a la deriva, al albur de lo que a los profesores se les ocurra. Y hacer depender el rendimiento (el aprendizaje) de los alumnos de los profesores que les caigan en suerte no es justo tampoco. Estoy persuadido de que muchos, la mayoría, lo harán muy bien, otros no tanto, pero no por aviesas intenciones, sino por falta de preparación, medios, capacidad creativa y otras muchas posibles razones.

Así pues, tenemos una tarea previa y anterior a cualquier crítica a los profesores, generalmente la clave olvidada del sistema educativo, o a los alumnos, sus familias, etc. Establezcamos, que lo hagan los expertos, los resultados esperables y deseados para el sistema educativo. Que los especialistas en las diversas materias se reúnan, como se hace en otros países (ver nctm.org, por ejemplo) y, después de un diálogo constructivo con el Ministerio y con quien corresponda, se haga una propuesta abierta y revisable de lo que se desea fomentar en nuestros escolares, de modo que hagamos que el sistema educativo sea además de eficaz y eficiente, funcional, como señala el modelo de De la Orden. A partir de ahí será preciso formar adecuadamente a los profesores y después evaluar seriamente qué ocurre en cada centro educativo, haciendo correcto uso de la evaluación: OPTIMIZAR EL OBJETO EVALUADO.

Las críticas estériles y las quejas ad omnia, el buscar culpables en todo lo que se mueve es inútil y contraproducente ya que cortocircuita a priori cualquier posibilidad de diálogo. Además, el extrapunitivismo es una actitud un tanto adolescente que debe ser superada. ¿Qué tal si nos ponemos manos a la obra y dejamos de quejarnos los unos de los otros? Yo lo haría.

Pues bien, después del exordio anterior que me ha servido de desahogo personal y, antes de entrar en disquisiciones sobre lo ocurrido, me parece que es preciso entrar a fondo en el asunto. Para ello lo primero que sugiero es ver estos tres primeros vídeos que recogen la presentación o rueda de prensa de la Secretaria de Estado y del subdirector de Educación de la OCDE, Andreas Schleiter. El miércoles y el viernes terminaré de ofrecer mis consideraciones sobre un asunto de tanto calado.



En este segundo vídeo, la Secretaria de Estado hace referencia a los resultados del Sistema Educativo español.



Este tercer vídeo recoge las preguntas de la rueda de prensa.



Si habéis tenido paciencia para llegar hasta aquí, los invito a las dos próximas entradas en las que analizaré los resultados, particularmente desde la óptica de los alumnos de mejor rendimiento, la segunda lente con la que mirar a los más capaces según el modelo tripartito de Steven Pfeiffer que ya habrás leído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada