El modelo tripartito sobre la alta capacidad: un nuevo modo de conceptualizar el desarrollo del talento entre los más capaces (1/2)

Evidence-Based Clinical and Psychoeducational Practice

Hace unas fechas que el profesor Steven Pfeiffer de la Universidad de Florida escribía en este blog dentro de la sección My friends' corner a propósito de que tener alta capacidad y tener alto CI no son la misma cosa. Si no has leído esa entrada te la recomiendo. Puedes acceder desde aquí.

Ahora comparte con nosotros, me anima a difundirlo entre mis lectores y estudiantes este texto en el que, de forma clara y breve, explica su modelo sobre el modo de afrontar el concepto de giftedness o altas capacidades. Lo voy a dividir en dos partes.

Es una estupenda síntesis de parte del contenido de su último libro Serving the Gifted que te recomiendo vivamente (hay versión en papel y en formato kindle).

A continuación os ofrezco la traducción que realizo del mismo, de la que, naturalmente, solo yo soy responsable.

Nota preliminar. Cada vez que en el texto original aparece gifted o giftedness será traducido, excepto cuando lo considere imprescindible por el contexto (en este caso lo entrecomillaré y pondré en cursiva), por los términos: alta capacidad, más capaces, etc., para evitar utilizar el término superdotación o superdotado que es técnicamente poco adecuado, como ya expliqué muchas veces en este blog. Es sabido que en nuestro país se habla de superdotación como sinónimo de alta capacidad, en ocasiones como algo distinto pero relacionado. Las connotaciones del término superdotado en castellano no son las mismas que el termino gifted en inglés. Por su parte, no existe en inglés el término supergifted que sería la traducción equivalente a superdotado, ya que gifted significa dotado, como se sabe. Puede consultarse, por ejemplo este enlace.

El modelo tripartito de la alta capacidad: un nuevo modo de conceptualizar el desarrollo del talento entre los más capaces


Steven Pfeiffer, PhD
Florida State University

Desde Confucio en China o Platón en Grecia, los filósofos han escrito sobre los niños "celestiales" o de alta capacidad. Nosotros, en los EE.UU. encontramos las primeras raíces de la atención a los más capaces en la investigación realizada por Lewis Terman en la Universidad de Stanford. El profesor Terman siguió una cohorte de jóvenes estudiantes muy brillantes de las escuelas de California, recogiendo grandes volúmenes de datos sobre estos alumnos de alta capacidad a lo largo de 50 años. El objetivo de su proyecto era encontrar qué rasgos caracterizan a los niños de alto cociente intelectual y para ver qué clase de adultos podrían llegar a ser. Terman concluyó que los niños de alto cociente intelectual (140 o más) eran más saludables, estaban mejor adaptados y tenían rendimientos más altos que los niños no seleccionados. Esta investigación pionera e influyente, sentó las bases -en Estados Unidos y en todo el mundo - respecto a como los educadores de los alumnos más dotados y el público en general todavía conceptualizan la alta capacidad.

Un estudiante de la Universidad Estatal de Florida y yo recientemente llevamos a cabo un estudio a nivel nacional para explorar cómo las políticas y prácticas de los Estados en los EE.UU. definían la alta capacidad, identificaban a los alumnos más dotados y daban cabida a los alumnos con talento pertenecientes a grupos minoritarios. Entre nuestros hallazgos hemos descubierto que la gran mayoría de los 50 estados utilizan un punto de corte entre el 3%-5% para la determinación de la alta capacidad y que, aunque la mayoría de los estados avalan múltiples criterios para definir la alta capacidad, continúan dándole un valor muy importante, si no es el énfasis casi total, a la puntuación de CI en la identificación de la misma -¡un hallazgo que el profesor Terman estaría contento de ver!- Una constatación, sin embargo, que a mi no me hizo muy feliz, como explicaré enseguida en este artículo.

Mitos en el campo de la alta capacidad

Existen algunos mitos en el campo de las altas capacidades que siguen influyendo en la forma en la que la definimos y conceptualizamos. Estos mitos se remontan a los primeros trabajos de Terman y continúan teniendo un cierto impacto, no siempre favorable, sobre cómo vamos a educar a nuestros estudiantes más brillantes y con más talento. Voy a mencionar brevemente tres de estos mitos prevalecientes, ninguno de los cuales están apoyados por la evidencia científica.

El primer mito es que la "superdotación" es algo real. El segundo mito es que la "superdotación" es lo mismo que alto cociente intelectual. Y el tercer mito es que una vez que un joven es identificado como "superdotado", lo será para siempre. El lector interesado puede obtener más información sobre estos y otros mitos sobre en el campo de la alta capacidad en mi libro Serving the Gifted.

El mito de que la "superdotación" es algo real es muy popular entre los profesionales y el público en general. Sin embargo, la realidad es que la "superdotación" no es real, es un término inventado, una construcción social. No es nada más que una forma útil de clasificar a un grupo especial de niños.

El segundo mito, que la "superdotación" es lo mismo que tener un alto cociente intelectual
, es otra creencia popular, tanto en la sociedad occidental como en muchas culturas orientales. Durante mi año sabático en sudeste asiático, me encontré con que muchos educadores bien formados en Hong Kong y otras sociedades asiáticas tecnológicamente avanzadas, todavía cosificaban el cociente intelectual. Este segundo mito se perpetúa, en parte, por la creencia equivocada de que el cociente intelectual también es algo real, no una construcción hipotética. Y que un estudiante con una puntuación de, digamos, 130 en un test de inteligencia es de alguna manera real y significativamente diferente y muy superior a un estudiante con una puntuación de CI de 128 ó 129. ¡Nada más lejos de la verdad!

El tercer mito, una vez identificado como "superdotado", lo serás para siempre, es un "pariente cercano" de los otros dos mitos. Es la razón por la cual muchos de los alumnos que son identificados a través del CI en los primeros grados, no necesitan demostrar en grados superiores que siguen siendo "superdotados". Muchos profesionales, el público, e incluso los medios de comunicación más populares, creen que la aptitud y la capacidad están predeterminados, establecidos en el nacimiento y que no cambian. La gran constatación de la evidencia científica, sin embargo, indica que la inteligencia no es un estado del ser ni es fija o sin desviaciones. Se puede cambiar, incluso notablemente, en el transcurso de la vida de una persona. El CI comparte con el rendimiento una parte sustancial de su varianza, pero ni siquiera la mayor parte. Esto nos lleva a la tesis central de este artículo, una introducción a un nuevo modo de conceptualizar la alta capacidad.

Javier Tourón

Conceptualizaciones de la alta capacidad

Hay muchas maneras diferentes de conceptualizar la alta capacidad. Hay concepciones educativas, políticas, filosóficas y conceptualizaciones de corte psicométrico. El modelo de alto cociente intelectual, tan popular, es una conceptualización psicométrica. El lector estará probablemente familiarizado con el modelo de las inteligencias múltiples de Howard Gardner y, tal vez incluso, con la concepción de los tres anillos de Joseph Renzulli, que junto con el modelo psicométrico de alto cociente intelectual, son dos formas populares de ver la alta capacidad. Los distintos modelos difieren en aspectos importantes. Por ejemplo, se diferencian en si sostienen que la "superdotación" debería referirse a las pruebas de potencial, de rendimiento futuro extraordinario, o se refieren a pruebas de capacidad excepcional o de logro presente.

Existe un creciente consenso entre las autoridades en el campo de las altas capacidades en que éstas se ven mejor como específicas, no generales, relativas a un dominio particular. Estoy de acuerdo con este punto de vista, al menos si tenemos en cuenta a los estudiantes con altas capacidades por encima de la edad de 9-10 años de edad. En preescolar y los primeros grados, se puede considerar, con razón, que la alta capacidad -o más bien la predicción del futuro talento académico-, todavía no es específico de un determinado dominio o ámbito académico, sino más bien indicativo de la capacidad intelectual general.

Modelo Tripartito sobre la alta capacidad

Esto conduce a un modelo conceptual para la alta capacidad académica que he llamado el modelo tripartito de la alta capacidad. Una explicación detallada de este modelo aparece en mi nuevo libro. Mi modelo sugiere que existen, al menos, tres maneras diferentes, pero complementarias, de ver a los estudiantes que tienen un potencial o una alta capacidad poco común, avanzada o excepcional. El modelo ofrece tres maneras diferentes de identificar a estudiantes dotados y tres maneras diferentes de educarlos. Recordemos lo que dije antes, que la "superdotación" es una construcción social, no algo real. Los tres puntos de vista o lentes diferentes a través de las cuales uno puede ver la alta capacidad, aplicando mi modelo tripartito, son simplemente tres formas diferentes, alternativas a tener en cuenta para la visualización, la identificación, la agrupación y la educación de los estudiantes de la capacidad poco común o alta. Los tres puntos de vista diferentes de mi modelo tripartito son:
  • Ver la alta capacidad a través de la lente de la alta inteligencia
  • Ver la alta capacidad a través de la lente del alto rendimiento
  • Ver la alta capacidad a través de la lente del potencial para rendir de modo excelente
A ellas dedicaré la próxima entrada. ¡No te la pierdas!

¿Sabes cuál es el panorama de la enseñanza online?

Javier Tourón, Blended Learning

No es un secreto que me gustan los infográficos, suelo utilizarlos con frecuencia en las redes sociales, particularmente en mi Scoop.it! Y es que es difícil decir tanto en tan poco espacio y combinar de manera tan acertada las ideas, los datos, las relaciones, etc.

Hoy la entrada es tan breve que se basa solo en uno de esos infográficos en el que se recoge el panorama de los proveedores de servicios ligados a la enseñanza online. Está dividido en tres grandes áreas.
  • Sistemas de Gestión 
  • Contenidos e instrucción, y 
  • Desarrollo Profesional
Entrega y Sistemas de Gestión abarca varias áreas: Sistemas de gestión del aprendizaje, Sistemas de Información al estudiante, Web Conferencing y otros aspectos.

El contenido y la instrucción, por su parte, incluyen algunas empresas que ofrecen contenido sin enseñanza y otros que proporcionan ambos. En la parte inferior derecha, están incluidas las Organizaciones de Gestión de la Educación; estas empresas ofrecen muchos de los servicios en torno a toda la rueda, aunque algunos programas en línea pueden optar por contratar sólo uno o dos de sus servicios.

En la sección de Desarrollo Profesional destacan los proveedores clave que ofrecen desarrollo profesional en apoyo de la enseñanza en línea y el liderazgo.

Me parece excelente este panorama. Me preocupa que todos los datos que ofrece, no se si por sesgo o realidad, están centrados en servicios que se promueven "al otro lado del charco". O, dicho de otra manera, nuestro país no aparece por ninguna parte. Tampoco es que lo esperase, pero no deja de preocuparme. La brecha digital es una realidad. Aquí seguimos discutiendo sobre si serán galgos o podencos. ¡Ay qué país!

The-K-12-Online-Learning-Provider-Landscape-Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

¿Puede la tecnología mejorar la educación?

Tecnología en el aula

La pregunta no es impertinente, al contrario es muy pertinente. Algunos sistemas educativos tienen problemas de rendimiento, el nuestro no es una excepción. La diferencia entre nuestro contexto y otros no está en las malas cifras, las nuestras lo son, puedes ver los últimos posts, entre otros, en este blog sobre PISA aquí, aquí o aquí. La diferencia está en que, amén de otras muchas razones que no quiero destacar ahora, en otros países las alarmas no paran de sonar y las voces críticas, los investigadores, los expertos en educación, los medios de comunicación, no dejan de preguntarse qué hacer para cambiar la situación, dónde poner el remedio, etc. En nuestro país, los datos son objeto de atención unos pocos días y... a seguir con lo de siempre.

A mi juicio, la tecnología puede ser el más asequible, barato y mejor modo de remediar muchos de nuestros males. Daré una sola razón: permite difundir hasta el infinito, con un esfuerzo único, cualquier buena herramienta de contenidos, cualquier LMS, CMS, software adaptativo, etc. Un único esfuerzo, muchos destinatarios. Esta es una de las grandes posibilidades de la tecnología digital que, con los dispositivos móviles actuales y futuros, ya hace realidad la posibilidad del aprendizaje ubicuo, lo de aprender cualquier cosa, en cualquier momento, en cualquier lugar. Anything, anytime, anywhere.

Os dejo con un interesante infográfico, a mí me lo parece, sobre esta problemática centrado, en esta ocasión, no en la tecnología en general sino en la aportación de Apple en particular que, más allá de marcas, no cabe duda de que es una compañía que ha promovido cambios y posibilidades significativas al mundo educativo, como lo hizo en  su día con el de la música, etc. Aunque el gráfico de refiere en particular a la situación del sistema educativo norteamericano, es bien extrapolable a nuestro contexto.

Nota. Si el gráfico no se visualiza correctamente poner encima el ratón y pinchar el enlace a Visual.ly que aparece.

Can Tech Save Education?

Las 10 tendencias de Susan Patrick sobre el futuro de la Educación


My friends' corner

Hoy quiero presentaros a Susan Patrick, quien amablemente nos ofrece una interesante visión sobre el futuro-presente de la educación en My friends' corner.

Susan es la presidente y CEO (Chief Executive Officer) de la International Association for K-12 Online Learning (iNACOL), una asociación internacional sin animo de lucro que representa los intereses de los agentes implicados en la enseñanza online a nivel mundial.

La presente entrada, que amablemente nos ofrece, apareció en el blog de iNACOL bajo el título 10 Trends Driving the Future of Education, el pasado 13 de noviembre. Las reflexiones que realiza, dada su experiencia y campo de trabajo en el ámbito de la enseñanza online, me parecen de lo más sugerente y, desde luego, completamente en línea con los planteamientos que venimos haciendo en este blog y en nuestra página sobre la enseñanza inversa. Susan participará como conferenciante en el próximo simposio internacional sobre aprendizaje móvil que celebraremos en Córdoba los días 21-23 de marzo de 2014.

Las diez tendencias que conducirán el futuro de la educación transformándola en un aprendizaje centrado en el alumno, son a su juicio las siguientes:

1. Un cambio hacia una educación basada en competencias, desplazando a una educación basada en "pasar tiempo sentado ante el pupitre"; la educación en competencias es fundamental para permitir estrategias de aprendizaje personalizadas, lo que requiere que los estudiantes demuestren dominio (a través de "mostrar lo que saben") antes de avanzar a la siguiente lección o nivel.

2. La personalización de las estrategias de aprendizaje se centra en la adaptación a las fortalezas de cada estudiante, necesidades e intereses - incluyendo la opinión del estudiante y la elección de qué, cómo, cuándo y dónde se aprende - para proporcionar flexibilidad y apoyos para garantizar el dominio de los estándares más altos posibles.

3. Mapas Personalizados de Aprendizaje que ofrezcan portfolios ilustrativos de las competencias académicas, sociales y emocionales del  estudiante a lo largo de su trayectoria de aprendizaje hasta su graduación. Esto ofrecerá una evidencia significativa de su adquisición de destrezas y conocimientos, dando una visión exacta de lo que el estudiante puede hacer.

4. El aprendizaje mixto (blended) y las herramientas online están ayudando a los profesores a implantar itinerarios de aprendizaje personalizado para una instrucción individualizada y apoyo e intervenciones inmediatas (cada minuto, día) guiados por datos, de modo que permitan una instrucción diferenciada.

5. Un sistema "GPS del aprendizaje" que ofrezca un feedback instantáneo sobre el "tiempo hasta el destino" del aprendizaje; rutas; puntos de interés; y orientaciones para que los estudiantes puedan recibir indicaciones inmediatas de "fuera de ruta" hacia los objetivos establecidos. Profesores, estudiantes, padres y administradores dispondrán de tableros de control que les permitirán conocer con precisión cómo se está progresando hacia los objetivos marcados.

6. Implantar un aprendizaje que se lleve a cabo en cualquier momento y lugar es posible a través de los dispositivos móviles que combinan las mejores experiencias de aprendizaje (tradicional, online, blended) con los servicios y recursos para los estudiantes de manera permanente (24/7).

7. Otorgar créditos a los estudiantes cuando muestran haber adquirido competencias, que terminará por poner a prueba la clasificación tradicional A-F (que en efecto nos permite juzgar el aprendizaje como si "el Emperador está desnudo" - a medida que los estudiantes avanzan (incluso con As, Bs y Cs) con grandes lagunas en su conocimiento (90%, 80% 70%), lección tras lección a lo largo de una asignatura. Esta es la tiranía del "tiempo sentado ante el pupitre" que permite brechas de conocimiento en el tiempo cada vez mayores.

8. Establecer puentes entre el aprendizaje formal e informal centrándose en que todos los alumnos demuestren el logro de estándares con alto nivel de rigor.

9. Plataformas de aprendizaje adaptativas y con contenido, de modo que se ponga en manos de los profesores la posibilidad de ofrecer feedback instantáneo, que integren evaluación formativa que apoye la diferenciación para cada aprendiz y el acceso a herramientas y otros recursos que permitan expandir el currículo, de acuerdo con las necesidades e intereses particulares de cada alumno.

10. Conectar los recursos de la comunidad entre sí y con los servicios disponibles en torno a la escuela, como proveedora de servicios, de modo que permita adecuarse a las necesidades individuales de cada estudiante.

Una última observación...

¿Qué deberían preguntarse los líderes educativos cuando se dispusiesen a diseñar nuevos modelos blended personalizados?
  • ¿Cómo se ha diseñado nuestro programa para favorecer el aprendizaje personalizado?
  • ¿Cómo se posibilita que el alumno participe en el diseño y establecimiento de objetivos?
  • ¿Cómo se incrementa la transparencia del sistema?
  • ¿Cómo transforma el programa el diseño de instrucción para estar centrado en el alumno?
  • ¿Cuántas formas de evidencia se requieren para que un alumno muestre con éxito su dominio de las competencias establecidas?
Creo que, en último término, el potencial del aprendizaje mixto (blended) y en línea reside en su capacidad de transformar el sistema educativo, de modo que se posibilite un aprendizaje centrado en el alumno a través de un enfoque orientado a la adquisición de competencias.

Figura tomada de iNACOL


Para decirlo con claridad...

LA VISION de iNACOL SOBRE El FUTURO DE LOS MODELOS DE APRENDIZAJE SE CENTRA EN LA NECESIDAD DE INCREMENTAR LAS OPORTUNIDADES, EL ACCESO Y LA EQUIDAD para que todos los estudiantes se involucren activamente en modelos de educación de competencias de la más alta calidad, centrados en ellos mismos, que ofrezcan un aprendizaje personalizado para cada uno de los estudiantes, de modo que el éxito sea la única opción.

Dos años, ¡200.000 gracias!

200 mil gracias

Buenos días. ¡Hoy es domingo 19 de Enero de 2014! Además de desearos un feliz día quiero compartir con vosotros lo que sigue.

Era el 19 de Enero de 2012 cuando comenzaba esta aventura, nueva e incierta por el medio y las herramientas.

Cuando uno da clase, yo llevo 38 años en ello, los alumnos están allí y cuando hablas te haces la ilusión, a veces acertada, de que te escuchan. Cuando publicas un libro quizá un día te encuentras con un amigo por la calle que te dice: ¡hombre Javier, ya he leído tu nuevo libro! y tú le dices: ¡ah, has sido tú! Bueno, bromas aparte, alguien, muchos o pocos, lee lo que escribes; cuando publicas en una revista científica, también.

Pero ¿qué pasa cuando escribes en un blog para todos y para nadie? ¿te encontrarán? ¿les interesará? ¿les resultará de utilidad, razón última por la que lo haces? y ¿cuántos te leerán? ¿entrarán una vez y no volverán?

Más aún, ¿cómo se hace? ¿cómo se transmite al gran público lo que solo has transmitido en los circuitos profesionales de investigación? Ni idea. Recuerdo que recibí un poco de adiestramiento técnico y consejos de comunicación de mi hijo Javier, experto en la materia y que fue quien me animó a esta aventura e hizo las veces de Community Manager. También me han sido de mucha ayuda mis hijas Andrea, que tiene un blog de estilo que es una belleza y Marta, especialista en altas capacidades, quienes me hacen constantes sugerencias, pero a los que no responsabilizo en absoluto del resultado que es solo cosa mía.

Creo que entendí enseguida la importancia del medio y lo insuficiente de difundir los hallazgos de la investigación solo en las aulas y en las revistas científicas o congresos, cuando el saber práctico (que mucho de esto tiene la investigación pedagógica), interesa a muchas más personas que las que leen las revistas o van a los congresos. Los que no están son, precisamente, los destinatarios más importantes y numerosos.

Bueno, pues dicho y hecho. Mantener un blog con 100 entradas al año, de cierto contenido, exige sacrificio, negarlo sería una falsa modestia. Muchos me habéis seguido en este tiempo haciendo que, el pequeño sacrificio, se tornase en obligación libremente asumida, en compromiso gozoso de acudir a la cita cada lunes y cada viernes, salvo excepciones ocasionales. Y es que, al final, hemos creado una pequeña familia virtual. No veo vuestras caras cuando escribo, pero lo hago sabiendo que ahí fuera se encuentra una comunidad de personas que me sigue y que lo que escribo les resulta útil. Y eso anima mucho, llegando a crear un compromiso tácito de acudir a la cita puntualmente a las 7 a.m. dos veces por semana (esto último no tiene mérito: como sabéis, se programa).

Pues esta entrada es para daros las gracias por haberme seguido hasta aquí. Un agradecimiento que no se puede trasladar a cifras, pero éstas algo indican, por lo que os las ofrezco a continuación (actualizadas al sábado 18 a las 21.10), comparándolas con las de hace un año.




Me reitero en lo dicho, aunque solo tengo dos años, seguiré estudiando, investigando y leyendo para ofreceros contenidos que os resulten de interés y, sobre todo, que os faciliten la extraordinaria tarea que tenemos entre manos: potenciar el óptimo desarrollo de cada educando, con particular atención a los más vulnerables a la mediocridad, la ignorancia o la desidia, entre los que -sin ninguna duda- se encuentran nuestros alumnos más capaces.

Mañana, como cada lunes a las 7 a.m., si queréis, tenéis una cita con este blog. Yo estaré aquí para hablaros de algo de mucho interés.

Un afectuoso saludo a todos...

Las aulas del sigo XXI: ¿sabes cómo deberían ser?

Tecnología y Educación
He estado leyendo recientemente un post en EdTechReview (Spreading Awareness on Education Technology), uno de los blogs más interesantes que conozco sobre tecnología aplicada a
la educación y no me he resistido a solicitarles permiso para traducirlo y adaptarlo para ofrecerlo en este blog. Amablemente me han autorizado a hacerlo, lo que les agradezco mucho. Naturalmente yo soy el único responsable de la traducción y resultado final. La fuente del original puede accederse desde aquí. Las imágenes que he incluido no pertenecen al original, han sido tomadas de otras fuentes que se indican al pie de cada una.

A medida que la educación avanza con la ayuda de la tecnología, es cada vez más claro que las necesidades de las clases actuales son muy diferentes que las necesidades las clases convencionales.

Un aula que haya evolucionado al siglo XXI ha de ser un entorno productivo, en el que los estudiantes puedan desarrollar las habilidades que necesitarán en sus futuros lugares de trabajo y en la que los profesores sean facilitadores de su aprendizaje. El enfoque propio de un aula del siglo XXI estará centrado en que los estudiantes puedan experimentar un ambiente similar al que se encontrarán como trabajadores de hoy en día; en el desarrollo de habilidades de pensamiento de orden superior, de comunicación efectiva y de colaboración, haciéndolos adeptos al uso de la tecnología y desarrollando las demás capacidades que les serán necesarias en sus lugares de trabajo.

Fuente original desde aquí










Las prácticas educativas de las aulas tradicionales ya no son eficaces y los maestros deben desarrollar nuevas estrategias de enseñanza, que son radicalmente diferentes de las utilizadas en las aulas tradicionales. El aula de hoy en día debe estar más centrada en los estudiantes, mientras que los profesores deben tomar el papel de facilitadores y guías en lugar de ser meros proveedores de conocimientos.

Deben asegurarse de que se involucran a sus estudiantes en el aprendizaje y les proporcionan una instrucción efectiva, usando una variedad de métodos, siguiendo diferentes enfoques pedagógicos ayudados con la tecnología. Deberían ser participantes activos en su propio aprendizaje, buscando un desarrollo profesional que mejore su rendimiento y el aprendizaje de sus alumnos.

Las 10 principales características de un aula del siglo XXI


Paidocéntrica

En estas aulas, los estudiantes tienen un papel activo en su aprendizaje y sus profesores sirven como meros guías. Éstos son más facilitadores del aprendizaje que personas que exponen conocimientos. Ayudan a los estudiantes a pensar críticamente y a aprender haciendo, actuando como un recurso que facilita a sus alumnos a descubrir y dominar nuevos conceptos. Un entorno de clase centrado en los estudiantes pone los intereses de éstos primero, centrándose en las necesidades, habilidades y estilos de aprendizaje de cada uno.

Uso de dispositivos digitales

Las computadoras u otros dispositivos digitales están fácilmente disponibles en las aulas modernas, ya que son herramientas esenciales para los estudiantes del siglo XXI y reemplazan muchos de los procedimientos de papel y lápiz. La tecnología no sólo da a los estudiantes los medios para llevar a cabo investigación en línea y dominar las habilidades de la tecnología que necesitan, sino que también da a los maestros la oportunidad de mejorar sus lecciones. La capacidad de operar con destreza una computadora es una habilidad crítica del siglo XXI. Los ordenadores y otros dispositivos digitales, son de gran ayuda en la enseñanza y el aprendizaje y los hacen más atractivos y eficaces.

Aprendizaje activo

En las aulas modernas, los estudiantes participan activamente en lo que aprenden, trabajando en grupos o en equipos y proyectos completos y otras actividades interesantes que les ayudan a descubrir nuevas habilidades. Los estudiantes pueden aprender de forma activa al hablar y escuchar, escribir, leer y reflexionar. Cuando los estudiantes son animados a adquirir un interés activo en el aprendizaje, son más propensos a retener el conocimiento que han acumulado.

Aprendizaje adaptativo

Cualquier clase siempre tendrá estudiantes con diferentes tipos de habilidades y capacidades, lo que a menudo hace que sea difícil para los profesores asegurarse de que todos entienden los conceptos que han de aprender. El enfoque moderno del aprendizaje adaptativo da a los estudiantes la libertad de aprender a su propio ritmo y en la forma en la que se sientan más cómodos. Hay varios tipos de software disponible para el aprendizaje adaptativo que los profesores pueden utilizar para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes.

Entorno acogedor

Las aulas modernas no deben ser agobiantes o estar abarrotadas. Deben tener el material básico necesario para la enseñanza, como pizarras interactivas y proyectores LCD. También se puede adoptar un enfoque BYOD (Bring-Your-Own-Device), por lo que los estudiantes pueden traer sus ordenadores portátiles o tabletas a las aulas para facilitar un aprendizaje más personalizado. La enseñanza con material tecnológico es más eficaz, estimula la participación del estudiante, facilita el trabajo de los profesores y facilita a los estudiantes a centrarse en su propio aprendizaje.

Fuente original de la imagen aquí

Los estudiantes entienden y siguen las reglas y procedimientos

El ambiente de aprendizaje está cuidadosamente planificado y bien organizado. Las reglas de clase, los procedimientos y las comunicaciones de las próximas actividades se publican en lugares convenientes para ayudar a los estudiantes a permanecer en la onda. Se alienta a los estudiantes constantemente para recordarles sus objetivos y responsabilidades. Siguen rutinas de clase y entienden lo que se espera que logren cada día y cómo se supone que deben hacerlo.

Respeto mutuo

Los profesores y los estudiantes siempre deben tenerse respeto mutuo. Como ahora el papel de los profesores ya no va a ser el de "el sabio en el escenario", los estudiantes no deben olvidar cuál es el valor de sus profesores, ya que siempre recibirán orientación y guía de ellos. Además, los profesores deben alentar a los estudiantes a hablar con confianza y valorar sus opiniones. En un ambiente bien disciplinado, los estudiantes deben también cooperar y respetar a sus compañeros de clase.

Los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje

Como los estudiantes son animados a participar activamente en su propio aprendizaje, se convierten en responsables del mismo. Se auto-dirigen, no sólo se animan unos a otros, sino que también trabajan con su profesor para lograr los objetivos académicos y de comportamiento que ellos mismos han ayudado a establecer. Los maestros deben emplear una variedad de estrategias para promover la toma de decisiones responsables y crear estudiantes autosuficientes.

Evaluaciones basadas en el rendimiento

Las evaluaciones regulares basadas en el rendimiento se llevan a cabo por los profesores a través de diversos métodos, que no se limitan a exámenes o tests. Pueden realizarse mediante cuestionarios y otras formas de comprobación. Los profesores pueden utilizar los proyectos, así como otros productos y trabajos como procesos de evaluación que les ayuden a determinar los logros y las necesidades de los estudiantes. Las evaluaciones se adaptan a las capacidades y necesidades de éstos.


Aprendizaje colaborativo

El aprendizaje a través de la colaboración es una de las formas más eficaces de aprendizaje. La enseñanza y el aprendizaje en el aislamiento son muy restrictivas y obstaculizan el progreso. El trabajo en grupos aumenta el alcance del aprendizaje y desarrolla el pensamiento crítico. Actividades de colaboración, con este fin, incluyen la escritura colaborativa, proyectos en grupo, resolución conjunta de problemas, debates y mucho más. El aprendizaje colaborativo redefine la relación tradicional estudiante-profesor en el aula.

La tecnología juega un papel importante en el desarrollo de todas estas características para las aulas modernas. Estas aulas mejoran las experiencias de aprendizaje y preparan a los estudiantes para la educación superior y la actividad laboral.

¿Pueden los profesores mejorar el aprendizaje utilizando la tecnología?

Mejorar el aprendizaje usando la tecnología
Ya lo vimos en el post sobre el entusiasmo de los profesores por la tecnología, y en los cuatro posts sobre el futuro del aprendizaje (1, 2, 3, 4) y seguiremos abundando en ello en la siguiente entrada sobre cómo deben ser las aulas del siglo XXI, en las 10 tendencias que guían el futuro del aprendizaje, o en otra posterior que se preguntará si la tecnología puede mejorar la educación. Son entradas de diverso calado y procedencia, pero con un hilo conductor común: el cambio de las instituciones educativas para adaptarse a las nuevas necesidades del aprendizaje que la sociedad necesita. O, si se quiere decir de otro modo, sobre cómo aprovechar el potencial de la tecnología para implantar diseños de instrucción y dinámicas de trabajo que promuevan un aprendizaje de alto nivel, que permitan devolverle al alumno el protagonismo que solo él tiene en su propio aprendizaje, al tiempo que se le alfabetice en el uso de los recursos tecnológicos que serán el decorado de su trabajo presente u futuro.

Hoy, utilizando un gráfico realizado por OnLineUniversities, lo repito de nuevo: esto no tiene vuelta atrás, la tecnología ha venido para quedarse y para impregnar nuestro trabajo de nuevos modos y posibilidades. Las escuelas y las Universidades tienen que adaptarse ya que uno de los requisitos de un sistema educativo es su funcionalidad, como señalara el profesor de la Orden. Ésta, como se sabe, hace referencia a que los sistemas deben responder a las necesidades y demandas sociales. Además de ser eficaces y, desde luego, eficientes.

No se trata esta vez, me parece, de seguir una moda (aunque de moda están los dispositivos digitales), es algo más profundo: se trata de considerar la naturaleza del aprendizaje y de las funciones cognitivas (superiores) que podemos impulsar utilizando la tecnología y que, difícilmente, se pueden impulsar lanzando un discurso por vía oral (sin quitarle a esto su enorme importancia, si el discurso es bueno, ¡claro!). Sin olvidar en ningún momento que lo decisivo siempre son los objetivos que propongamos y el diseño de instrucción que elaboremos para facilitar su logro.

La tecnología hoy es una, mañana será otra. Lo que importa es, a mi modesto entender, que sea cual fuere, permita que los alumnos aprendan por sí mismos. "Learning by doing", "con las manos en la masa". A algunos les sonará aquello del aprendizaje inductivo basado en la acción que fue uno de los motores del proyecto Sócrates, que se puso en marcha en el, entonces, Departamento de Pedagogía Fundamental de la Universidad de Navarra, dirigido por el profesor Altarejos... Y es que las ideas educativas más relevantes son permanentes, lo que ha ocurrido es que la escuela graduada las hizo progresivamente más difíciles de llevar a la práctica. Hoy la tecnología nos permite, al menos sobre el papel, rescatar lo que todos deseamos: tratar a cada educando como lo que es, único e irrepetible: también en la instrucción y el aprendizaje, potenciando el desarrollo de su talento.

Ya lo dijo John Dewey hace un tiempo: "si enseñamos a los alumnos de hoy como lo hicimos con los de ayer, les robaremos el mañana". Bueno, dicho queda; ahora planteémonos qué cambios debemos incorporar a nuestro trabajo para no quedarnos atrás, o para perjudicar a nuestros alumnos lo menos posible, que viene a ser lo mismo.


El futuro del aprendizaje (4/4)

El futuro del aprendizaje

Este vídeo, cuarto de la serie sobre el futuro del aprendizaje, analiza lo que significa aprender en un mundo interconectado, en el que la escuela es solo una pieza de un enorme ecosistema.

No usamos la tecnología porque sea lo moderno, lo hacemos porque es necesario para las demandas de la sociedad educativa y laboral presente y futura. No es sensato luchar contra ella, ni contra las disposiciones que los alumnos tienen para utilizarla. Sí es acertado, me parece, infiltrarla de usos educativos que estimulen las visiones globales, la reflexión conceptual, las grandes competencias y operaciones cognitivas que nosotros mismos intentamos poner en juego cuando estudiamos y avanzamos en la elaboración de nuestras propias ideas, o en el establecimiento de relaciones entre las de otros; cuando deducimos, inducimos, planificamos o promovemos una idea original o creativa.

Todo esto es posible y no solo posible, sino que se facilita enormemente, con el uso de determinadas tecnologías.  No se facilita solo escuchando a un profesor en una tarima, porque ningún sistema de recepción de información es suficiente para que hagamos nuestro o atribuyamos significado al conocimiento transmitido. Lo que significa para mí un concepto (inserto en una nube inmensa de otros conceptos y experiencias vitales) cuando lo explico en clase, dista mucho de lo que significa para mis alumnos, incluso de lo que ellos entienden. Cuando les pido que trabajen con ese concepto y, después de estudiarlo, hagan algo significativo con él, entonces quizá nuestros significados comiencen a acercarse. Esto es tan viejo como "el aprendizaje basado en la acción".

En cualquier caso, nos guste o no, el mundo, el aprendizaje, la educación, son un mundo, un aprendizaje y una educación que están interconectados. No perdamos tiempo ni energía con las preguntas incorrectas, preguntémonos mejor: ¿de qué modo puedo usar la tecnología para lograr de manera más eficaz y eficiente los grandes objetivos que todos buscamos que logren nuestros alumnos?

Contempla los dos videos siguientes y ya me dirás si es así o no.

Está producido por Digital Media Research Hub que está a su vez apoyado por John D. and Catherine T. MacArthur Foundation’s Digital Media and Learning Initiative.





Os dejo este otro vídeo extraordinario de Sugata Mitra en el que desarrolla unas ideas muy interesantes sobre el tema que estamos tratando. Se titula "Construyendo una escuela en la nube".

El futuro del aprendizaje (3/4)

Comunicación Digital

Este vídeo es impresionante en su contenido y realización. Está producido por Digital Media Research Hub que está a su vez apoyado por John D. and Catherine T. MacArthur Foundation’s

DML es una institución que se ocupa de la comunicación digital y la investigación sobre el aprendizaje, cuyo objetivo es avanzar en la investigación al servicio de un ecosistema más equitativo, participativo y eficaz de aprendizaje, insertado en la era digital y en red.

El tema del vídeo es la escuela global en un mundo en red... todo un argumento que puede sonarnos a ciencia ficción, pero no lo es.