La Alta Capacidad como desarrollo de la pericia

Robert Sternberg

Hace tiempo que tengo ganas de ofreceros esta entrada que tiene, a mi juicio, un enorme interés. Se basa en un artículo publicado por Robert Sternberg en la revista High Ability Studiesen 2001. La traducción preliminar fue realizada por un antiguo alumno de la asignatura sobre altas capacidades que imparto en la Universidad de Navarra desde 1996 y perfilada y adaptada por mí en estos días.

Es innecesario presentar a Robert Sternberg, uno de los psicólogos más prolíficos de nuestros días, que ha escrito profusamente sobre la inteligencia y la alta capacidad.

En este artículo, que no es sencillo, aborda diversos aspectos sobre el desarrollo de la capacidad como pericia (expertise), o si se quiere sobre la adquisición de la pericia como capacidad en desarrollo. Por otra parte, se hacen interesantísimas referencias a lo que podríamos llamar la dimensión situacional de la inteligencia, y a la importancia de reconocer qué miden realmente los tests que empleamos de manera habitual y qué otras dimensiones de las capacidades, no solo analíticas, propias de la escuela, sino también sintéticas y prácticas deben ser tenidas en cuenta en la vida y desarrollo de las personas.

La alta capacidad es vista, como ya nos es familiar por otras entradas de este blog, como un proceso de desarrollo y señala, expresamente, que concebir ésta como algo estático y dado, que permita llevar a considerar a unos de alta capacidad y a otros no, es un total anacronismo. Algo que los responsables educativos, profesores, administradores y padres deberían tener en muy cuenta.

"Los individuos más capaces son aquellos que desarrollan la pericia a un ritmo más rápido, o hasta un nivel más avanzado, o a un nivel cualitativamente distinto de los que no son tan capaces"
Si esto no aclara que la alta capacidad no es un problema de "ser o no ser", sino que el crecimiento de las personas es un proceso de desarrollo; que el talento o la competencia (Gagné), o la pericia (Sternberg), o el alto rendimiento o el potencial (Pfeiffer), o la productividad creativa (Renzulli), o la excelencia en desarrollo (Subotnik, Olszewki-Kubilius y Worrell), todas ellas son visiones de una realidad -la de nuestros niños y jóvenes más capaces- que necesita identificación e intervención... la verdad es que no se cómo explicarlo.

Mi frase de cabecera del blog no es solo una frase bonita es, sobre todo, la expresión de una realidad que puede tomar tintes dramáticos: "El talento que no se cultiva se pierde".

Y sí, hay mucho acuerdo, mucho "common ground" entre los expertos. Los que dicen que los expertos no están de acuerdo, simplemente, ¡no saben lo que dicen!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada