Agosto de nuevo: ¡cerramos por vacaciones!


No, no es que las vacaciones signifiquen no hacer nada, pero sí cambiar de actividad. Han sido once meses de gran intensidad, en los que os he ofrecido casi regularmente dos entradas por semana. Muchas horas de trabajo que he invertido con gusto, pero es preciso aminorar la marcha y quedarse un poco al pairo, término marinero que tiene mucho significado aquí.

Otras ocupaciones que hagan descansar la cabeza deben reemplazar las ordinarias y las atenciones familiares y a las amistades deben cobrar nuevo protagonismo. Alejar las preocupaciones y "desconectar", largar amarras y navegar (literalmente) desligado de lo ordinario, para volver con nuevos bríos al trabajo un poco después, ¡que nunca se sabe lo que un nuevo año puede depararnos y hay que estar en forma!

Esto viene a ser como la recuperación de los ciclistas entre etapas, pero más prolongado, pues la cabeza necesita su tiempo, y la edad también.

Os deseo a todos un feliz y merecido descanso. ¡Nos vemos en Septiembre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada