La creatividad ¿puede fomentarse?

imagen tomada de drkenhudson.com


Sigo con algunos principios seleccionados del documento de los "20 Principios..." de la American Psychological Association. Esta vez he decidido seleccionar uno particularmente relevante relacionado con la creatividad. Dice así:

La creatividad del estudiante puede fomentarse


La creatividad, definida como la generación de ideas innovadoras y útiles para una situación dada, es una habilidad fundamental para los estudiantes en la economía de la sociedad de la información del siglo XXI. Hoy día, para el éxito académico, la eficacia profesional y la calidad de vida resulta vital ser capaz de identificar problemas, proponer posibles soluciones, evaluar la eficacia de éstas y comunicar a los demás su valor.

Los enfoques creativos en la enseñanza infunden entusiasmo y alegría en el proceso de aprendizaje y propician la participación del estudiante, así como la aplicación de conocimientos al mundo real, en distintos ámbitos y siguiendo modelos determinados.

Es un lugar común pensar que la creatividad es un rasgo fijo, que se tiene o no se tiene. Por el contrario, el estudiante puede desarrollar y cultivar el pensamiento creativo, que es un objetivo importante en el proceso de aprendizaje, tanto para los estudiantes como para los educadores.

RELEVANCIA PARA LOS PROFESORES

Los profesores pueden aplicar diversas estrategias para fomentar el pensamiento creativo entre los
estudiantes:
  • Pueden proponer la aplicación de una amplia gama de enfoques para el estudiante a la hora de realizar tareas y resolver problemas, pues las estrategias enseñadas no siempre son la única manera de responder a una pregunta concreta.
  • Los profesores deberán hacer hincapié en el valor de las diversas perspectivas como material para el debate, insistiendo en la idea de que dichas perspectivas se valoran con claridad y no resultan penalizadas en el aula.
  • Deberán asimismo evitar considerar a los estudiantes muy creativos como un trastorno para el resto. En su lugar, es recomendable canalizar el entusiasmo de dichos estudiantes a través de la resolución de problemas de la vida real o de papeles de liderazgo en determinadas tareas.
Los procesos creativos a menudo se valoran erróneamente y se juzgan puramente espontáneos o producto de la frivolidad. No obstante, son muchos los estudios que demuestran que la creatividad y la innovación son el resultado de un pensamiento disciplinado. En efecto, existen diversas estrategias formativas que pueden fomentar la creatividad:

  • Las actividades variadas que animen al alumno ya desde el mismo enunciado con términos como «crear», «inventar», «descubrir», «imaginar», «prever».
  • El uso de métodos que se centren en las preguntas, en el cuestionamiento de creencias arraigadas, en el planteamiento de alternativas radicales o en el examen crítico de ideas y soluciones dadas a problemas.
  • Ofrecer a los estudiantes la oportunidad de resolver problemas en grupo y comunicar sus ideas creativas a una amplia variedad de públicos (compañeros, profesores, miembros de la comunidad, etcétera).
  • Modelar la creatividad. Los profesores son un poderoso modelo a seguir para los estudiantes y como tal deberán compartir con ellos sus procesos creativos. Por ejemplo, el uso de diversas estrategias para resolver problemas en distintos aspectos de la vida. Pueden darse ejemplos, asimismo, de cómo la creatividad no es necesaria en todas las situaciones, lo que puede ayudar a los estudiantes a desarrollar una mayor seguridad en su capacidad de juicio a la hora de determinar cuándo es apropiado buscar una respuesta correcta y cuándo es preferible plantear enfoques alternativos.

REFERENCIAS

Beghetto, R. A. (2013). Killing ideas softly? The promise and perils of creativity in the classroom. Charlotte, NC: Information Age Press.

Kaufman, J. C., & Beghetto, R. A. (2013). In praise of Clark Kent: Creative metacognition and the importance of teaching kids when (not) to be creative. Roeper Review: A Journal on Gifted Education, 35, 155–165. doi:10.1080/02783193.2013.799413.

Plucker, J., Beghetto, R. A., & Dow, G. (2004). Why isn’t creativity more important to educational psychologists? Potentials, pitfalls, and future directions in creativity research. Educational Psychologist, 39, 83–96. doi.10.1207/s15326985ep3902_1.

Runco, M. A., & Pritzker, S. R. (Eds.). (2011). Encyclopedia of creativity (2nd ed.). Boston, MA: Academic Press.

Sternberg, R. J., Grigorenko, E. L., & Singer, J. L. (Eds.). (2004). Creativity: From potential to realization. Washington, DC: American Psychological Association.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada