La complicidad entre profesor y alumno: el flipped learning


Hace unos meses, pocos, me pidieron de aula Planeta que respondiera a una serie de preguntas relacionadas con el enseñanza inversa y la problemática que esta presenta para su implantación. Esta entrevista salió publicada el pasado 23 de septiembre en su blog y ahora la reproduzco aquí, pues la experiencia nos dice que no todas las "tribus" que siguen unas u otras fuentes digitales son las mismas. Hay un error en la afiliación que figura en la entrevista, pues como sabéis ahora estoy en la Universidad Internacional de La Rioja, detalle que corregirán en cuanto sea posible.

La temática que aquí trato es particularmente relevante para la formación de los futuros maestros y profesores, por lo que es de máxima importancia para las instituciones educativas que se ocupan tanto de la formación inicial como continua, tal como ya señalé en un reciente post que puedes ver aquí.

¿Por qué una web y un libro sobre la metodología de la flipped classroom?

La sociedad ha cambiado, la tecnología ha evolucionado y la escuela no puede seguir indiferente al entorno social que la rodea y al que debe servir, siguiendo el principio de funcionalidad de todo sistema educativo. Hay que educar personas, desde luego, pero que desarrollen y adquieran las competencias que en cada momento les permitan responder al desarrollo social y a las necesidades laborales. Por eso en The Flipped Classroom intentamos ofrecer una perspectiva avanzada y distinta de la escuela y de los roles del profesor y del alumno y, naturalmente, del papel de la tecnología en el cambio que la escuela tiene que sufrir para responder a las demandas actuales. En la página colaboran muchos profesores que cuentan, para animar a otros y mostrar que es posible, cómo invierten sus clases y cómo las convierten en verdaderos espacios de aprendizaje.

¿Qué ventajas ofrece el flipped learning?

La enseñanza inversa es muy interesante porque cambia radicalmente los roles del profesor y del alumno. Los primeros ya no son la única fuente de conocimientos ni expositores de contenidos, sino que se convierten en guías, estímulo, motivadores de sus alumnos. Y los alumnos ya no son sujetos pacientes que escuchan, hora tras hora, explicaciones interminables que entienden a duras penas; ahora son los protagonistas de su propio aprendizaje. Descubren -con nuestra ayuda- que el aprendizaje es una conquista personal en la que nadie puede suplantarlos. Así, la clase se convierte en un espacio de discusión, debate, creación, reflexión, etc. Profesor y alumnos son cómplices en una aventura conjunta.

¿Se necesitan unas condiciones especiales en el aula para poner en práctica la flipped classroom?

Afortunadamente, no. Puede incluso invertirse una clase sin tecnología digital, no obstante con dispositivos digitales es posible promover destrezas en los alumnos que son muy importantes en su formación. Además de saber cosas, ahora hay que saber determinar qué información necesitamos para resolver problemas, cómo buscarla seleccionarla y evaluarla, etc. Los alumnos son también constructores de su conocimiento. Siempre ha debido ser así, pero hemos mirado hacia otro lado pensando que lo que hacíamos era lo correcto, se había hecho siempre así, luego ¿por qué cambiar?

www.theflippedclassroom.es ¿Cómo aporta la tecnología a la implantación de la flipped classroom?

Hay muchos modelos de implantación tecnológica, pero se puede invertir una clase con el modelo BYOD que son las siglas en inglés de “trae tu propio dispositivo”. Un simple teléfono con acceso a datos es suficiente, un portátil o una tablet es mejor, desde luego. Pero lo importante es el diseño pedagógico, no la tecnología. Esto es un debate largo pero muchos profesores dicen: “apagad los teléfonos que vamos a empezar la clase”, otros decimos: “encended los teléfonos y empezad a tuitear la clase”. Son dos modos de verlo, yo prefiero el segundo, lo he experimentado y funciona, se lo aseguro.

¿Qué otras metodologías destacaría en el ámbito educativo?

Todas las que devuelvan al alumno el protagonismo de su propio aprendizaje, que nunca se le debió hurtar, y que conduzcan a la gran meta: la personalización del aprendizaje. En mi blog Talento y Educación hablo de esto extensamente. Por ello, toda metodología que obligue al alumno a tomar las riendas y al profesor a ayudarle va en el camino correcto: JITT (Just in Time Teaching), ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), CBL (Challenge Based Learning o Aprendizaje Basado en Retos), etc.

¿Cómo animaría a un profesor a aplicar la flipped classroom u otra metodología innovadora en clase?

Primero preguntarse dos cosas: “¿Qué tienen que saber mis alumnos y qué saben ya?” y “¿Estoy teniendo en cuenta sus diferencias de capacidad, interés, motivación, velocidad de aprendizaje?”. Cuando tenga las respuestas a esto que se pregunte: “¿Cómo puedo hacer que cada alumno llegue al máximo que su potencial le permita?”. Si se pregunta estas cosas honestamente llegará de inmediato a la respuesta: “Tengo que cambiar la metodología expositiva por otra en la que el alumno sea el actor principal”. Y, ¿como lo hago?, ¿qué hacen otros?, ¿dónde busco información? Haz tú mismo lo que te gustaría que hiciesen tus alumnos y no digas, como ellos: “no se, no puedo, no se dónde, es que no tengo tiempo, es que no se me da bien ”. Puede empezar por leer un poco, cosas sencillas. Hay mucha literatura asequible sin entrar en excesivos tecnicismos. La web de The Flipped Classroom es un punto de arranque, mi blog y tantos otros sobre educación dan muchas pistas…

¿Considera que el profesorado está preparado para dar este paso y lanzarse a la innovación metodológica?

Unos sí lo están, y ya hacen progresos realmente meritorios y ponen en práctica diseños excelentes. Cada año en el encuentro que solemos organizar sobre aprendizaje móvil, el Simposio Internacional sobre Mobile Learning, nos sorprendemos con el nivel de algunos centros educativos y con la asistencia de centenares de profesores que quieren saber más y hacerlo mejor. 

¿Existen posibilidades para que un docente interesado en estos temas se forme adecuadamente?

Hay instituciones como el INTEF, del Ministerio de Educación, que ofrecen cursos. Nosotros mismos estamos preparando un curso sobre flipped classroom para esa plataforma que se ofrecerá en septiembre. Se observa un gran dinamismo en los profesores y centros pero, como siempre ocurre, hay mucho por hacer. También es cierto que nunca ha habido tantas oportunidades para formarse, también a nivel universitario, como ahora. Si se quiere se puede, lo que ocurre es que los responsables deben aquí hacer de “profesores” como describía antes y los “profesores” deben ser alumnos, como los descritos también. Es decir, se deben crear las condiciones, pero querer es esencial. Lo que es inaceptable es que pretendamos seguir enseñando, como alguien dijo, contenidos del siglo XIX con profesores del siglo XX a alumnos del siglo XXI. Hay que rescatar la educación del valle de la muerte como señalaba el conocido Ken Robinson en su charla TED 

¿Qué papel juegan las TIC en estas nuevas metodologías y, en general, en el ámbito educativo?

Como ya he señalado, son esenciales. Pero me gustaría destacar que la tecnología no es solo la tecnología digital. También las sillas, las mesas forman parte de la tecnología, junto con los horarios o la pizarra. Ahora bien, la tecnología digital, que es a la que debemos referirnos ahora, es imprescindible no por que sea moderna sino porque nos permite promover competencias que con sistemas analógicos es imposible promover. Es interesante ver a este respecto lo que escribí sobre el aprendizaje profundo. Pero las tecnologías también son indispensables para promover una auténtica enseñanza adaptativa y una personalización del aprendizaje. Las nuevas técnicas de análisis del aprendizaje (learning analytics) y el big data ofrecen caminos prometedores.

¿Cómo ve el futuro de la educación?

Incierto. Y será siempre así hasta que la política se quede fuera de las aulas. Un país que hace de la educación moneda de cambio o que utiliza el sistema para adoctrinar, en el sentido que sea, está en el camino incorrecto, a mi modesto entender. Es preciso respetar la libertad de elección de las familias, la valoración adecuada de los profesores, tantas veces la clave olvidada del sistema. Es imprescindible, entiendo, determinar qué deben saber y saber hacer (en sentido amplio) los alumnos en cada edad y nivel educativo y luego permitirles que avancen a su ritmo y nivel de competencia demostrado. Una escuela basada en la edad y no en la capacidad es una escuela que, cuando menos, perderá la posibilidad de desarrollar el talento de cada escolar, siendo siempre los que ocupan posiciones extremas los que mas sufren este enfoque.

¿Pasa el éxito educativo por la personalización del aprendizaje? ¿Se puede conseguir en el sistema educativo actual?

 Desde luego, la educación solo es de personas, no de grupos. La ley actual y todas las anteriores formulan algo que es obvio, que el sistema educativo ha de promover el óptimo desarrollo de cada persona. ¿Se puede hacer con un profesor sobre la tarima y unos alumnos tomando apuntes o pasando páginas de un libro? Desde luego que no. Hay plataformas que trabajan en la línea de ofrecer itinerarios de aprendizaje personalizados a los alumnos (Knewton, DreamBox, Learn Zillion, Fishtree o Khan Academy). Estamos ante un panorama muy alentador. Basta un poco de acierto en las decisiones y mucho de buena voluntad.

RtI una respuesta para atender a los más capaces también

www.learnnc.org

Quizá esta denominación no os sea muy familiar, las siglas RtI significan en inglés Response to Intervention, algo así como Respuesta a la Intervención, un enfoque que puede y debe ser utilizado en el aula en sus elementos fundamentales para permitir el progreso de cada escolar, de los más capaces, de los que aprenden más rápido y con más profundidad, también. Podéis ver la posición de la NAGC en este position paper.

He dicho de CADA escolar, porque esto es clave. Aunque muchas veces se orienta a los alumnos que experimentan problemas o dificultades con el aprendizaje, éstas son para mí también las que presentan los alumnos más capaces que no reciben la atención necesaria a sus necesidades cognitivas y afectivas. ¿O es que dificultad se entiende solo como 'no ser capaz de...' o de 'no llegar a...'? ¿Y la enorme frustración que sufren los alumnos que se ven obligados al horror de un mismo currículo a la misma velocidad para todos? ¿De los estudiantes que deben esperar a que otros entiendan lo que ellos ya saben hace tiempo? ¿O que sufren incluso el acoso de sus compañeros, o profesores, que no les dejan intervenir o manifestar sus fortalezas y competencias en la clase? ¿Esto no son dificultades? ¿Cómo se llaman entonces? Y es que no es posible aceptar ni un minuto más la falacia del "one size fits all", porque es la mentira más enorme del sistema educativo.

Por eso, lo que sigue entendedlo en sentido amplio. Dificultad es cualquier obstáculo personal, escolar o ambiental que frena o impide el correcto desarrollo de cualquier alumno a la velocidad y con el nivel de exigencia, profundidad, complejidad y reto adecuada a su capacidad potencial.

Traduzco las partes más relevantes del siguiente infográfico, en particular las relativas a la evaluación que es, para mí, el aspecto central y la clave de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Respuesta a la Intervención (RTI) no es una "cosa" en sí, sino más bien un marco o modelo que utiliza estrategias de enseñanza, tales como el screening universal y permanente de análisis de datos para informar las intervenciones de instrucción. El propósito de RTI es proporcionar a todos los estudiantes las mejores oportunidades para tener éxito en la escuela, identificar a los estudiantes con problemas en el aprendizaje o de comportamiento, y asegurarse de que reciban una instrucción apropiada y otros apoyos. El "qué" es de vital importancia, pero el "cómo" puede ser un desafío.

Un programa eficaz de RTI

  • Proporciona un continuo de intervenciones escalonadas con el aumento de los niveles de intensidad y duración.
  • Las decisiones se basan en los datos derivados de la monitorización frecuente del rendimiento de los estudiantes.
  • Los componentes implementados comúnmente incluyen la comprobación del progreso y la instrucción diferenciada.

Nivel I - Nivel universal (80 a 90% de los estudiantes)

  • Instrucción de alta calidad basada en la investigación.
  • Currículo riguroso, pertinente y guiado por estándares.

Nivel II - Nivel focalizado (5-15% de los estudiantes)

  • Apoyos individualizados para los estudiantes de bajo rendimiento (y para los de alto rendimiento añadiría yo).
  • Currículo basado en estándares e instrucción suplementaria.
  • Corrección de habilidades no logradas o de conceptos específicos.
  • Intervenciones individualizadas que son diferenciadas, apoyadas y dirigidas a cada estudiante.

Nivel ΙΙΙ - Nivel Intensivo (1-5% de los estudiantes)

  • Apoyos individualizados, intensivos, para los estudiantes con bajo (y alto, añado) rendimiento significativo.
  • Intervenciones específicas intensivas sobre habilidades concretas.
  • Instrucción uno-a-uno, o en pequeños grupos, fuera del aula tradicional.

La evaluación
Una característica principal del modelo RtI es el uso de datos para impulsar los distintos niveles del proceso de aprendizaje a cada estudiante, el aula, la escuela y la toma de decisiones. Para apoyar un desarrollo fluido del RTI, debe estar disponible información fiable y permanente que permita:

  • Identificar las necesidades académicas y de comportamiento de los estudiantes individuales.
  • Informar el proceso de resolución de problemas.
  • Diseñar y modificar la instrucción para satisfacer las necesidades del estudiante.
  • Evaluar la efectividad de la instrucción en los diferentes niveles del sistema (por ejemplo, el aula, la escuela).

Este enfoque utiliza un sistema escalonado de las evaluaciones que aumentan en frecuencia e intensidad a medida que aparecen necesidades más importantes. Los cuatro tipos de evaluaciones que se implementan comúnmente en un Modelo de Rtl incluyen:

Screening universal

Se evalúa el rendimiento de todos los estudiantes de forma sistemática para identificar a los que:

  • Progresan adecuadamente.
  • Están en riesgo de fracaso si no se proporciona asistencia adicional (también por alta capacidad, añado).
  • En alto riesgo de fracaso si no se proporcionan apoyos especializados (también por alta capacidad, añado).

Comprobación continua del progreso

  • Evaluación frecuente del progreso del estudiante.
  • Identificación de las tendencias de crecimiento.
  • Ajuste del apoyo didáctico a los estudiantes.

Evaluación diagnóstica

  • Evaluación en profundidad y dinámica.
  • Proporcionar evaluación fiable sobre habilidades específicas.
  • Planificación de la Instrucción y las intervenciones más eficaces.

Evaluación de los Resultados

  • Pruebas de grupo aplicadas al final del año.
  • Medición de resultados basados ​​en los estándares que existan, objetivos, etc..
  • Feedback sobre la eficacia general del programa de instrucción.
Como se puede ver por lo anterior, no hay razón para no aplicar este enfoque con los alumnos con riesgo de no lograr el desarrollo de su potencial, siendo dentro de esta expresión los primeros aquéllos que tienen más capacidad. Podemos decir que el riesgo del fracaso o la necesidad de la intervención específica se debe alienar con las necesidades específicas personales (NEP, concepto que se está abriendo paso y promete ser fructífero).

Aquí tenéis un material, padre y profesores para establecer un diálogo fructífero sobre el desarrollo de la capacidad y el talento, de todos y cada uno.


Response to Intervention: Success for Every Student Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

¿Están los profesores preparados para la evolución de la educación?

theinspiredclassroom.com


Esta es una pregunta interesante que admite respuestas diversas, quizá la más adecuada sería, sobre todo para un gallego, ¡depende! ¿De qué? De muchos factores, desde luego, pero el principal me parece que es el uso que se haga de la tecnología, de no perder de vista que su uso es instrumental. La tecnología revolucionará la educación si antes nos planteamos qué hacer con ella, o que evolución educativa queremos promover; luego habrá que preguntarse si los profesores están preparados... los profesores de los futuros profesores también.

Por eso lo que importa es, a mi juicio, preguntarse: ¿cuál es la naturaleza del aprendizaje que debemos promover en el alumno hoy?, ¿con qué competencias debe armar su formación intelectual? ¿Es igual el aprendizaje y competencias que se necesitan hoy que las que eran necesarias ayer?

Hoy en día nos enfrentamos con un reto de primer orden que es conseguir que los entornos de aprendizaje, las escuelas, universidades, y cualquier otro centro, incluyendo los entornos de aprendizaje no formal, se percaten de cuál es el aprendizaje que es funcional para la sociedad actual y futura, cuál es el rol del profesor y del alumno en este proceso, qué modelo de escuela tenemos en mente. ¿Basada en la edad? ¿En la capacidad? ¿Es un modelo de reproducción del conocimiento? ¿O pensamos en una escuela, y una Universidad, que auténticamente promueva el talento de cada persona singular?

Estas preguntas, que se pueden prolongar hasta el infinito, son cruciales en las Facultades de Educación, donde se forman los futuros maestros, los que tendrán que promover una educación y aprendizaje adaptados al siglo XXI. La cuestión es: ¿estamos preparados para hacerlo?, ¿sabemos equipar a los futuros maestros con las destrezas que los hagan verdaderos profesores del siglo XXI? ¿que sepan utilizar las herramientas digitales para promover un auténtico aprendizaje profundo y personalizado? Si enseñamos a los futuros maestros como nos enseñaron a nosotros, fracasaremos. O como dijo en una ocasión John Dewey, "si enseñamos a los alumnos de hoy, como enseñamos a los de ayer, les estaremos robando el mañana".

Una vez más es preciso señalar que no se trata de utilizar la tecnología porque es moderno, porque hace aparentar que la escuela está "in", se trata de utilizar la tecnología para promover un aprendizaje distinto del que se promueve cuando se transmite oralmente un contenido en una situación en la que el profesor es el sujeto agente y el alumno el sujeto paciente. Hoy es preciso que el aprendizaje se base en la acción, en la reflexión personal, en el saber moverse en contextos difusos en los que el conocimiento ya no está acotado en un libro de texto (si no en miles de libros y otras fuentes), donde el currículo ya no es cerrado, donde el alumno adquiere un protagonismo que le hace ser el centro de la escena. Algo, por otra parte, que responde a la naturaleza del aprendizaje como algo radicalmente personal, como siempre lo ha sido, pero que el sistema didáctico ha sustraído "hábilmente" al alumno.

Sí, necesitamos profesores que formen a los futuros profesores para que sepan mucho de sus campos de conocimiento (faltaría más), pero también para que sepan cómo enseñar, animar, estimular, promover el afán de saber de sus alumnos, que sepan enseñarles a hacer un uso inteligente de la tecnología que, no lo olvidemos, cambiará rápidamente, por lo que el reto no está en adiestrarse en el uso de tal o cual herramienta (que también) si no, sobre todo, en reflexionar sobre el aprendizaje y el desarrollo personal de nuestros alumnos. Ya no somos "the sage on the stage" but "the guide on the side", lo que supone que los profesores de hoy, en un contexto difuso y abierto, necesitan una extraordinaria preparación, que vas más allá de dictar unas lecciones. presencialmente u online, incluso por bien que se haga. Aquí está buena parte de la construcción social.

En algunas Facultades de Educación, como en la de la Universidad Internacional de La Rioja esto nos lo estamos tomando muy en serio, tanto en el estudio como en la investigación actual y la que estamos poniendo en marcha. También en la Escuela de Formación del Profesorado en competencias digitales que ampliará su ya extensa oferta formativa muy pronto.

¡Y es que el cambio y la evolución están en marcha! ¿Te apuntas? Si no lo haces te quedarás atrás. Algunos trenes pasan solo una vez.

Os dejo un vídeo que contiene algunas reflexiones que parecen pertinentes para completar esta entrada.

¿Te dice algo el diseño de instrucción?

blog.originlearning.com

Ya hablamos del diseño de instrucción varias veces en el blog porque es importante para plantear y promover un adecuado aprendizaje. Y hay mucho escrito al respecto. Algunas entradas anteriores que que pueden ilustrar son:

Universal Design for Learning: un enfoque para el desarrollo del talento
El diseño de instrucción de Gagné 
6 leyes del aprendizaje que funcionan
Variation is Everywhere: ¿actuamos en consecuencia? 

Y si queréis echar un vistazo a la taxonomía de Bloom y a sus mil representaciones, podéis ver esta entrada: La taxonomía de Bloom, Pinterest, el iPad y la Web 2.0.

Hoy os muestro un infográfico en el que se tratan algunos otros modelos de instrucción que no por conocidos dejan de tener su interés.
 
Modelos de diseño de instrucción

Un modelo de diseño instruccional se utiliza para definir las actividades que guiarán el desarrollo de proyectos de e-learning (u otros). Te permite comunicar el propósito y la razón de una estrategia; es un marco que da, a vista de pájaro, todos los componentes principales que deben ser incluidos en el curso. La infografía  presenta los modelos más utilizados que los diseñadores de e-learning reconocen y utilizan para estructurar y planificar su formación.


El modelo ADDIE

  • Análisis - ¿Por qué es necesaria la formación? Los diseñadores de instrucción responden a esta pregunta después de recoger de forma exhaustiva la información y perfiles de los alumnos destinatarios, y la comprensión de las necesidades y expectativas de la organización. El análisis conduce el diseño y el proceso de desarrollo.
  • Diseño - En esta fase, los diseñadores seleccionan la estrategia de instrucción a seguir, escriben los objetivos, eligen los medios adecuados y métodos de entrega de los materiales.
  • Desarrollo - se utilizan expectativas acordadas en la fase de diseño para desarrollar los materiales del curso.
  • Implementación - El curso se hace público a los alumnos y se supervisa su impacto.
  • Evaluación - ¿El curso proporciona los resultados esperados? los diseñadores colaboran con el cliente y evalúan el impacto del curso basado en la retroalimentación alumno, encuestas y análisis.
Una vez completada la evaluación, los resultados se convierten en mejoras viables. El proceso se repite.

Se puede ver un excelente infográfico sobre este modelo en la página Theflippedclassroom siguiendo este enlace.

Princios de Instrucción de Merrill

Propuesto por David Merril en 2002, integra de manera holística cinco principios de aprendizaje, a saber:
  • Centrado en tareas
  • Activación
  • Demostración
  • Aplicación
  • Integración
Los principios promueven el aprendizaje de la manera siguiente:

El aprendizaje comienza con los problemas del mundo real. Los alumnos deben ser capaces de relacionarse con los problemas y las tareas que pueden manejar.

Un curso debe activar la base de conocimiento existente del alumno; por lo tanto, ayuda a conectar los conocimientos previos con lo nuevos.

Un curso debe demostrar el conocimiento (tanto visual como a través de la narración) de manera que aproveche las diferentes regiones del cerebro, por lo tanto, aumentando la retención.

Facilita que los alumnos apliquen nueva información por su cuenta. Les permite practicar y aprender de sus errores. Que vean cómo funciona su nuevo material en situaciones concretas.

El curso debe ofrecer posibilidades para la integración de los conocimientos en el mundo del alumno a través del debate, la reflexión y presentación de nuevos conocimientos.

Los nueve eventos de la instrucción de Gagné

Este modelo ya es conocido y lo podéis ver en alguna de las entradas citadas más arriba, o en esta otra, donde explico las distintas etapas, de modo que evito hacerlo de nuevo ahora para no alargar sin necesidad esta entrada.

La taxonomía de Bloom

En 1956, Benjamin Bloom creó un sistema de clasificación de los verbos mensurables para describir y organizar los diferentes niveles de aprendizaje cognitivo. En 2001, las seis dimensiones fueron modificadas por Anderson y Krathwohl y se conocen como la Taxonomía revisada, que incluí en una entrada que titulé Bloom y el inglés. El gráfico de esa entrada original de Mia McMeekin fue traducido un tiempo después por Raúl Santiago e incluida en la página theflippedclassroom.es  y la puedes ver aquí.

La taxonomía anima a los alumnos a superar los niveles inferiores de aprendizaje (de conocimiento y recuerdo) hacia el dominio de la comprensión más profunda, la reflexión y aplicación del conocimiento para desarrollar el proceso individual de cada alumno en la solución de problemas. Es una gran procedimiento para el establecimiento de objetivos de aprendizaje que involucren a los alumnos con el contenido y para favorecer la adquisición de nuevos conocimientos y conceptos.

Instructional Design Models Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

¿Qué dicen los profesores sobre el Flipped Classroom?

Flipped Learning

No hay, a mi juicio, nada más pernicioso que el voluntarismo pedagógico y la innovación sin contraste y es fácil entender por qué. Nuestra acción va dirigida a personas y, por tanto, debe estar basada en las mejores evidencias de investigación disponibles. Es cierto que no es fácil disponer de ellas, particularmente de evidencias experimentales, con adecuados grupos de control, con entornos que puedan ser estandarizados, pero no lo es menos que la acción educativa debe apoyarse en el mejor conocimiento disponible. Cierto que la educación es extraordinariamente contextual y los que nos dedicamos a la investigación experimental apenas logramos controlar unas pocas variables. Pero mejor un estudio quasi-experimental que una ocurrencia no basada en evidencias de investigación. Admito que difícilmente llegamos a establecer leyes en la investigación pedagógica, quizá sí cuasi-leyes, o relaciones probabilísticas entre variables en determinadas condiciones. De acuerdo, pero ¿qué sería de la acción pedagógica aplicada sin la investigación experimental o de otro tipo? ¿Sin el conocimiento demostrado?

Cuestiones epistemológicas aparte, que no son del caso, es cada vez más frecuente que se ofrezcan por instituciones, asociaciones o grupos diversos, informes o surveys sobre resultados de la aplicación de metodologías, materiales, estrategias de aprendizaje, etc.  No son investigaciones sensu stricto, pero son las opiniones cualificadas de actores educativos que están "experimentando" una determinada metodología o llevando a cabo cierta innovación, por ejemplo. De este modo, si no generalización, se puede dar una cierta analogación de resultados que tiene indudable valor. Tal es el caso del estudio recientemente publicado por Faculty Focus, que recoge los resultados de una encuesta realizada a profesores seguidores de la plataforma mencionada. Contestaron 1024 y sobre ellos se dan los porcentajes que se señalan más abajo sobre su experiencia con la enseñanza inversa.

Imagen tomada del survey realizado por Faculty Focus en 2015Subo el informe a Calaméo para que pueda leerlo entero el que le interese, pero incluyo a continuación las principales conclusiones para los que tengan menos tiempo o interés:

  • El 69,5% de los profesores han intentado invertir alguna actividad, clase o curso y se plantean hacerlo de nuevo.
  • El 5,49% de los que lo han hecho no se plantean repetir la experiencia.
  • La tercera parte (31,8%) de los que han invertido de algún modo la enseñanza lo hicieron el año anterior.
  • La mayor parte de los profesores que han invertido su enseñanza lo han encontrado positivo, tanto para ellos (70,3%) como para sus alumnos (64,8%).
  • Las principales razones para invertir sus clases incluyen un deseo de aumentar la participación de los estudiantes (79,3%) y mejorar el aprendizaje de los mismos (75,8%).
  • En términos de los beneficios reales, casi las tres cuartas partes veían mayor compromiso de estudiantes (74,9%), mientras que más de la mitad vio evidencia de la mejora del aprendizaje (54,66%).
  • Más del 80% señaló que los estudiantes eran más colaborativos y el 76,61% dijo que hacían más preguntas, mientras que casi la mitad (48,75%) también observó cierta resistencia estudiantil.
  • La barrera más frecuentemente para el profesorado que quiere probar la inversión es el tiempo limitado del que dispone.
  • Casi el 70% dijo que era un reto.  Muy significativo (38,1%) o un reto importante (31,61%).
  • De los encuestados que no están interesados en el aprendizaje inverso, el 38,9% dijo que no saben lo suficiente sobre él y el 27,4% consideró que era una moda pasajera.
Y tú, ¿cómo lo ves?¿ hay razones para animarse a explorar un enfoque pedagógico que pone al alumno en el primer plano de su aprendizaje? Algunos estamos convencidos de que sí las hay, y muchas. Poner al alumno en el centro de la escena no es una expresión bonita, es una necesidad para que tome las riendas de su aprendizaje y desarrolle competencias que, como espectador, difícilmente logrará. Es el único modo de que pueda desarrollar todo su potencial, su talento. Precisamente por eso me interesa y lo promuevo, porque es estrictamente paidocéntrico, personalizado, por lo que es camino para el despliegue del potencial. Y, precisamente por ello, no creo que se trate de una moda pasajera, como tantas, al menos en sus principios inspiradores de fondo que son los que más nos importan. La tecnología naturalmente que cambiará -todos los días lo hace-, pero como dije tantas veces, la tecnología es el sobre, la pedagogía la carta y la persona no pasará de moda.

Completísima información sobre este enfoque la puedes encontrar en el libro electrónico (está en todos los formatos habituales) que hemos escrito The Flipped Classroom y en la página web del mismo nombre, que es la referencia sobre este enfoque en español. Puedes acceder desde aquí: TheFlippedclassroom.es

La fisonomía de la educación moderna: el papel de la tecnología

imagen tomada de http://imrodmartin.com/technology/teaching-technology-in-educationLa pregunta es: ¿cómo está la tecnología cambiando la fisonomía de la educación?

Una respuesta es:

"En los últimos años, la educación moderna ha pasado por algunos cambios importantes. Los maestros han adoptado en gran medida tecnologías interactivas y los estudiantes utilizan cada vez más dispositivos inteligentes para acceder a los recursos de aprendizaje.

Estas tendencias son provocados principalmente por el desarrollo de tecnologías web y el creciente uso de dispositivos móviles en particular. La posibilidad de acceder a Internet, casi en cualquier momento y lugar es, por supuesto, el principal impulsor de la innovación en el sector de la educación. 

A diferencia de las generaciones mayores, los adolescentes modernos crecieron utilizando la tecnología y apenas pueden imaginar su vida sin teléfonos inteligentes y tabletas, que se están convirtiendo en recursos de aprendizaje insustituibles. A menudo se refieren a ellos como nativos digitales, estas generaciones siguen explorando el potencial de las nuevas tecnologías y fácilmente las utilizan con fines educativos.

El desarrollo tecnológico acelerado, por lo tanto, nos permitió acceder a espacios antes inimaginables, cambiando así nuestra perspectiva en la mayoría de los aspectos de nuestra vida cotidiana. En el mundo en el que está constantemente disponible la información, las formas en las que aprender y enseñar están obligadas a cambiar. Como era de esperar, la mayoría de las escuelas y universidades de todo el mundo están introduciendo políticas respecto a la implementación de tecnología, mientras que los estudiantes continúan explorando por su cuenta.

En consecuencia, estamos siendo testigos de nuevos paradigmas en el sistema educativo moderno, con más y más recursos que se ponen a disposición de los alumnos en las aulas. Sin embargo, también hay numerosas aplicaciones de auto-estudio, herramientas y recursos de aprendizaje en línea que permiten a las personas de diferentes edades estudiar cuando y lo que quieran.

La siguiente infografía esboza algunas de las figuras clave relacionadas con el uso de la tecnología en la educación moderna, centrándose especialmente en el aprendizaje de idiomas. Como un campo altamente interactivo, el aprendizaje de idiomas se benefició en gran medida del desarrollo de herramientas que permiten la comunicación en tiempo real. En la actualidad, el aprendizaje de lenguas extranjeras es uno de los campos más populares de la innovación educativa, especialmente en términos de aplicaciones de auto-estudio. Con miles de descargas y casi el mismo número de usuarios activos, las aplicaciones de aprendizaje de idiomas están cambiando las formas en las que nos acercamos al aprendizaje".

Pero hay otras muchas disciplinas que se están viendo afectadas por la tecnología y la disponibilidad de recursos online. Baste recordar plataformas como Khan Academy, LearnZillion, Nearpod y tantas otras, algunas ya tratadas en este blog en otras entradas.

Sí, el panorama está cambiando y las posibilidades de desarrollo personal también. Los que no lo vean a tiempo se quedarán atrás.

Algunos datos de infográfico, que se basa en las fuentes que se citan al final de mismo señalan que (se refiere a alumnos norteamericanos entre 13 y 17 años):

El uso de la tecnología por los jóvenes
  • El 92% están online diariamente
  • El 24% están online casi de manera constante
  • El 73% tienen acceso a un teléfono inteligente
  • El 87% tienen un ordenador de sobremesa
  • El 58% tienen una tableta
Actitudes hacia la tecnología
  • El 81% de los estudiantes entienden que el tener la posibilidad de utilizar tablets en la clase les ayuda a aprender de la mejor manera
  • La mayoría creen que utilizar tablets en clase produce mejores resultados
  • El 89% afirman que utilizar tablets hace el aprendizaje más divertido
  • Al 71%, 67% y 56% de los alumnos de enseñanza primaria secundaria y bachillerato les gustaría utilizar tablets en clase con más frecuencia

La verdad es que algo está cambiando y aunque estos datos se refieren a alumnos norteamericanos, la situación en España no creo sea muy diferente y el progreso en las escuelas es evidente tal como comprobamos cada año en los simposios que organizamos (@santiagoraul) sobre mobile learning.

Reshaping Modern Education with Technology Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

¿Cuáles son los beneficios del eLearning?

imagen  tomada de http://www.blogigo.com/learnonline0


Ya pocos dudan de que la enseñanza y el aprendizaje en línea cobrarán cada vez más importancia en la educación y formación de las personas. En un mundo digitalizado y global, ¿qué sentido tiene confinar a las personas a un entorno físico/temporal de aprendizaje? No estoy sugiriendo que el aprendizaje o la enseñanza presencial no tengan su lugar e importancia, lo que estoy diciendo es que en modo alguno, a mi modesto entender, toda enseñanza o aprendizaje han de producirse necesariamente de forma presencial.

Tampoco creo que el acceso a los medios de formación online sea una especie de recurso compasivo para los que, por razones de edad, trabajo o familia, no pueden acceder a un campus presencial. La enseñanza online es para todos y cada vez lo será más por diversas razones entre las que no son menores la ubicuidad, la movilidad, la accesibilidad, el coste, entre otras. Todo ello, claro, si el diseño de los cursos online es el adecuado, no si se convierten en un volver a repetir el esquema de la enseñanza presencial (actor/espectador) pero a distancia. Tanto a distancia como de manera presencial, un buen diseño de instrucción es la clave.

Ya he escrito otras veces que los libros de texto, las asignaturas, los currículos cerrados..., pronto serán una pieza de museo que se estudiará en los libros sobre historia de la educación; cada vez hablaremos más de educación orientada a competencias, al desarrollo de habilidades, al propio ritmo, etc. A ninguno se nos escapa el valor que estos enfoques tienen para el desarrollo del talento de los aprendices (escolares o universitarios); sean de la edad y nivel educativo que sean, todos podrán desarrollar su talento de manera óptima porque su aprendizaje no estará confinado a un libro, ni a la competencia de su profesor, sí a su interés, capacidad, motivación y ganas de trabajar y aprender. Yo creo que se entiende, ¿no? Pero volvamos al hilo de la entrada.

Para los que dudan de las posibilidades de estos nuevos enfoques les invito a repasar algunos beneficios de la enseñanza online en el contexto global que recogía en una entrada anterior.  La puedes ver aquí.

También me parece que podríais echar un vistazo a las entradas que proceden de un informe de investigación sobre la Universidad Digital titulado "Preparing for the digital University: a review of the history and current state of distance, blended and online learning", del que me hice eco antes del verano. Las podéis leer aquí:
¿Qué dice la investigación sobre la enseñanza online?
¿Qué dice la investigación sobre el blended learning? 
¿Qué dice la investigación sobre la enseñanza a distancia? 

Si eso no os parecen suficientes argumentos os invito a leer esta entrada sobre los mitos del aprendizaje en línea:
7 mitos del aprendizaje online
O esta otra sobre la comparación entre la enseñanza en línea y la presencial:
Una comparación entre la enseñanza online y la presencial

Ahora vamos con una infografía sobre los grandes beneficios del eLearning.

Unos datos:
  • ¿Sabías que el 40% de las personas tienen acceso a Internet en todo el mundo hoy en día? En 1995, eran menos del 1%. La cifra se multiplicó por diez en el período 1999-2013 y se incrementará en el futuro. 
  • El 46% de los estudiantes de la universidad están realizando, al menos, un curso en línea. Sin embargo, en 2019, aproximadamente la mitad de todos los cursos de la universidad se basarán en eLearning.
  • En 2011, se estimó que alrededor de 35.6 mil millones de dólares se gastaron en eLearning en todo el mundo.
  • En 2015, se estima que la formación empresarial en línea será un mercado de 107 mil millones de dólares. 
Los grandes beneficios de eLearning 
Ahorro de tiempo. El eLearning ahorra tiempo, ya que se puede acceder en cualquier lugar, en cualquier momento, lo que resulta en un ahorro de costes. El tiempo adicional empleado generalmente en formación cara a cara puede ser re-dirigido inmediatamente en tareas de negocio y operaciones.

Reducción de la huella ecológica. El medio ambiente se beneficia también. El eLearning reduce nuestra huella de carbono mediante la sustitución de materiales impresos físicos y los desplazamientos para recibir formación.

Mayor alcance. El eLearning permite una gran audiencia, geográficamente dispersa, al estar disponible 24/7, mientras que proporciona interesantes oportunidades para personalizar la experiencia de aprendizaje.

Ahorro de costes. El disponer de los contenidos online supone un ahorro de costes de operación. El eLearning elimina los gastos asociados con la formación cara a cara, como los viajes, formadores, alquiler de locales y materiales impresos.

Mejora de la pedagogía.  Estrategias de eLearning como la gamificación mejoran la participación del estudiante y aumentan la retención. La variedad de herramientas de aprendizaje en línea disponibles en la actualidad hace que sea fácil atender a diferentes estilos de aprendizaje.


The Big Benefits of eLearning Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

Cuatro estrategias de evaluación para un entorno flipped


Hoy quiero ofreceros unas reflexiones que me parecen interesantes procedentes de un artículo publicado en Faculty Focus sobre las estrategias de evaluación en entornos de aprendizaje inverso o flipped learning escrito originalmente por Robert Talbert.

Los entornos flipped ofrecen oportunidades únicas para el aprendizaje de los estudiantes, así como algunos retos únicos también. Al desplazar la instrucción directa desde el espacio propio de un grupo de clase a un espacio de aprendizaje individual, de cada estudiante, el tiempo y el espacio se liberan para la clase que se convierte en una comunidad de aprendizaje para explorar los conceptos más difíciles de la asignatura, por ejemplo, o para profundizar en aspectos de la misma, establecer relaciones con otras materias, etc. De la misma manera, dado que los estudiantes son responsables de aprender los conceptos básicos del nuevo material, adquieren experiencia para el empleo de estrategias de autorregulación del aprendizaje, cosa que difícilmente ocurriría  en un ambiente no invertido (unflipped).

Pero debido a que el compromiso inicial de aprender el nuevo material se realiza por parte del alumno de forma independiente, como una preparación para el tiempo de clase, en lugar de ser el foco de la misma, muchas cosas podrían salir mal. Si los estudiantes hacen el trabajo pre-clase asignado, pero no adquieren suficiente fluidez con lo básico, o si simplemente no lo hacen en absoluto, entonces la experiencia en clase podría estar en algún lugar entre el letargo y el mero desastre. ¿Cómo puede un profesor en un entorno de aprendizaje inverso evitar que esto ocurra y tener experiencias de aprendizaje interesantes y productivas para los estudiantes, tanto en los espacios de aprendizaje individual como de grupo?

Una clave para lograr este tipo de ambiente es la evaluación. Dado que el aprendizaje inverso es más descentralizado y personalizado que un curso de diseño tradicional, el reto es tener evaluaciones que proporcionen información fiable que permita actuar sobre el aprendizaje del estudiante en las distintas fases del mismo, con la máxima proximidad posible. Armados con este conocimiento sobre el aprendizaje de los estudiantes, los profesores pueden proporcionar la cantidad justa de apoyo en el momento justo, en cualquier momento.
Cuatro estrategias que pueden ayudar a lograr el éxito en los entornos de aprendizaje inverso

Comenzar con buenos objetivos de aprendizaje. El principio básico del diseño es que debemos comenzar por la determinación de los resultados de aprendizaje que queremos de los estudiantes, a determinar lo que constituye una prueba aceptable de que los estudiantes los han alcanzado y, a continuación, diseñar formas específicas para reunir esas evidencias. Antes de que pueda llevarse a cabo cualquier buena evaluación es necesario establecer buenas metas de aprendizaje. En el diseño de un curso o unidad invertida, la enumeración cuidadosa y clara de los resultados de aprendizaje dará un marco para las actividades y ayudará a los estudiantes a saber lo que necesitan saber y dónde encaja este conocimiento o competencia en el esquema general del curso.

Emplear un enfoque "de frecuencia y pequeños pasos". En un mundo ideal, habría un dispositivo que se conectaría directamente a los cerebros de los estudiantes y daría un flujo continuo de datos de amplio espectro sobre el aprendizaje y su compromiso. No existe tal dispositivo, por lo que la mejor alternativa es promover evaluaciones que sean cortas, frecuentes e informativas y que recojan estos datos para nosotros. Por ejemplo, los sistemas de respuesta en el aula pueden ser utilizados eficazmente para recopilar datos en el momento sobre el aprendizaje del estudiante. Actividades metacognitivas cortas, tales como escritos de un minuto, pueden dar un panorama más amplio. Y no nos olvidemos de que evaluación no significa necesariamente exámenes o calificaciones. A veces la simple observación de los estudiantes hablando sobre alguna tarea o trabajo encomendado ,mientras el profesor los observa, puede proporcionar montañas de "datos" sobre cómo lo están haciendo o cómo están aprendiendo.

Utilizar evaluación "pre-formativa". Además de las categorías habituales de las evaluaciones sumativas y formativa, los entornos de aprendizaje inverso tienen un tercer tipo especial de evaluación al que llamo "pre-formativa." Este tipo de evaluación se refiere a las evaluaciones realizadas mientras los estudiantes están aprendiendo un contenido nuevo de forma independiente, antes de que se haya producido ninguna interacción con el grupo. La evaluación pre-formativa da una idea fiable de lo que los estudiantes han aprendido antes de que se lleven a cabo las actividades que se haya planteado hacer en grupo. Las evaluaciones pre-formativas pueden servir no sólo como oportunidades de recolección de datos, sino también como experiencias de aprendizaje. Por ejemplo, en el modelo de práctica guiada de las actividades previas a la clase (Talbert, 2014), los estudiantes practican estrategias de auto-regulación del aprendizaje en la adquisición de fluidez con nuevo material y, al mismo tiempo, proporcionando los datos al instructor sobre su logro de los objetivos básicos de aprendizaje, en un formato que es ligero, libre de riesgo, y acogedor para los fracasos iniciales.

Actuar sobre los datos que se recopilan y compartirlos. El propósito de la evaluación es recoger información que mejore el aprendizaje del estudiante. Cuando tengas datos de evaluación procedentes de una tarea de lectura, una pregunta de clicker, un escrito de un minuto, u otros procedimientos similares, pregúntate: ¿Qué significan, y cómo puedo prestarles ayuda a los estudiantes a partir de ellos? De esta manera, el instructor asume el papel de "científico de datos residentes" en su clase, convierte los datos en información y comunica esa información a sus clientes (los estudiantes), con miras a su consecución de sus objetivos.

Es útil recordar que la palabra "evaluación" (assessment, en inglés) viene del término latino ad sedere que significa "sentarse al lado." Cuando evaluamos, deberíamos actuar como si  estuviésemos poniendo una silla junto a cada estudiante, poniéndonos a su  nivel, y poniéndonos en su lado para darles información que les ayudará a tener éxito. En un ambiente de aprendizaje inverso, la estructura de la clase pone a los estudiantes en condiciones de aprender de maneras mejoradas, pero es la evaluación la que abre el camino hacia el éxito.

Referencia:
Talbert, R. “The Inverted Calculus Course: Using Guided Practice to Build Self-Regulation.” Web log post Casting Out Nines. Chronicle of Higher Education, 4 March 2014. Web. 20 July 2015. http://bit.ly/1kWlBoT

Un nuevo proyecto en el horizonte

www.unir.net

Hay diversos modos de decirlo en terminología náutica: hacerse a la mar, zarpar, levar anclas si se está fondeado; pero cuando el barco ya está navegando podríamos decir: cambiar de derrota o cambiar de rumbo dentro de la misma.

Yo cambio de rumbo en un sentido, pero sigo en la misma derrota: hacer lo posible por mejorar el sistema educativo de este país y contribuir a la investigación pedagógica, siquiera modestamente. Y es que a partir de este mes de septiembre me incorporo a un proyecto educativo online de vanguardia, que tiene un gran presente y un extraordinario futuro, al que espero poder aportar mi experiencia de todos estos años en la enseñanza universitaria presencial y en la investigación pedagógica.

El modelo educativo de la Universidad Internacional de la Rioja se inspira en elementos que siempre he defendido, como son la personalización del aprendizaje, la adaptación a los ritmos y condiciones del alumno -lo que se traduce en flexibilidad-, el acompañamiento de un tutor de manera permanente, el uso cabal de la tecnología y, por todo ello, el foco en el aprendiz y en el desarrollo de su talento.

Todos estos elementos, de indudable peso y respaldo en la investigación, vienen como anillo al dedo a mis propias convicciones educativas, plasmadas en este blog profusamente en estos años y también en muchos de mis trabajos de investigación

Desde ahora veréis en la cabecera del blog -y en las bios de mis redes sociales- un logo o referencia a la UNIR, universidad a la que desde ahora pertenezco y a la que dedicaré mis mejores esfuerzos, como hice los últimos treinta y seis años en la Universidad de Navarra, que siempre llevaré en el corazón, pues en ella he crecido como universitario y como persona también, y en la que dejo muchos amigos y miles de conocidos.

La Universidad Internacional de la Rioja es un proyecto joven pero con la pujanza de una Universidad seriamente consolidada, su plan estratégico que descansa en seis sólidos pilares de desarrollo, que suscribo plenamente, y su compromiso con los alumnos, expresado en su manifiesto, o los planes de investigación en marcha y en desarrollo, hacen de este proyecto una nave segura en la que navegar en los próximos años.

Mis responsabilidades en la Universidad, como Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo, me llevarán a trabajar codo con codo con los otros vicerrectorados, en particular los de Investigación y Tecnología, y el de Desarrollo Académico, en un trabajo que promete ser apasionante. Como en toda nueva singladura hay siempre una cierta incertidumbre respecto al futuro, pero conociendo la calidad y compromiso de mis nuevos colegas, la incertidumbre se vuelve expectación e ilusión por lograr resultados, a corto y medio plazo, que contribuyan a la construcción social, como consecuencia del desarrollo de las personas en su trabajo bien hecho.