El vídeo y la TV: ¿los grandes olvidados en el aprendizaje actual?


El vídeo es, a mi modesto entender, una de las herramientas más poderosas que puede ser utilizada eficazmente en la educación, pues permite representar el mundo tal cual es. Al mismo tiempo, guardar las explicaciones, clases o materiales diversos para ser reproducidos tantas veces como sea necesario, es de extrema utilidad. Pausar, rebobinar, adelantar, etc. lo que estamos viendo en función de las necesidades del que aprende es una cuestión de la máxima importancia. ¡Cuántas palabras se las ha llevado el viento que ahora se quedarán casi para siempre!

Pero quiero referirme hoy al vídeo profesional producido por otros pero que podemos utilizar como núcleo o complemento de nuestra tarea educativa. No olvidemos que el manejo y selección de estas fuentes está directamente conectada con una de las dimensiones de la competencia digital docente.

Es frecuente oír a algunos profesores decir que no se puede personalizar, o diferenciar, para promover un aprendizaje óptimo. Me pregunto si se dan cuenta de que decir esto es negar la esencia misma de la adquisición de competencias, pues este enfoque implica "tiempo variable y aprendizaje fijo",  a diferencia del esquema tradicional que supone "tiempo fijo y aprendizaje variable".

Bueno, pues quiero apelar en esta entrada a una serie de recursos que se convierten, en sí mismos, en extraordinarios materiales educativos para nuestras aulas y para satisfacer las diversas necesidades educativas de nuestros estudiantes.

Mencionaré tres programas de TVE: el programa de divulgación científica Tres 14 que es accesible desde la web y que permite acceder a multitud de programas emitidos completos sobre temas científicos de interés. Puedes acceder desde aquí.

Los grandes documentales de la 2 son una fuente de conocimiento estupenda para el estudio de la naturaleza: zoología, botánica, ecología, etc. Se puede acceder desde aquí.

El último que quiero mencionar es el programa Redes que durante dieciocho años ha tratado cuestiones de mucho interés y de gran variedad de temas, algunos complejos y discutibles, pero útiles para la reflexión y la investigación de los alumnos mayores. Puede accederse desde aquí

Pues mientras estaba pensando en este post me llegó un infográfico que nos viene como anillo al dedo y que incluyo más abajo, referido al impacto del vídeo en la educación. En él se plantea de manera resumida el hecho conocido de que el vídeo es el canal de comunicación preferido de las personas actualmente y se reconoce que es nuestra opción utilizarlo educativamente en nuestra labor docente. Si te interesa saber lo que pasa en las diversas redes en tiempo real puedes verlo aquí.



The-Impact-of-Video-in-Education-Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics


Incluyo, casi para terminar, esta lista de canales de vídeos que ya apareció en una entrada anterior traducida. Ahora pongo a vuestro alcance el documento original.

Puede descargarse aquí.

Claro que hablando de recursos de vídeo quién puede olvidarse de TED. Este infográfico me parece imponente para resumir lo que es TED y cuál es su posible impacto, con 800 millones de visitas, frente a los 190 de Khan o los 40 del MIT.

¡Pues a pesar de todo seguirá habiendo quien diga que eso de personalizar y aportar elementos para profundizar en el aprendizaje diversificado no es posible! ¡O que hay escasez de recursos!

Con lo que va señalado insisto en que no es posible hablar de falta de recursos. Pero tampoco es posible seguir pensando en el libro de texto tradicional como lo hemos conocido hasta ahora.

Y no he mencionado los repositorios de cursos abiertos disponibles en tantas plataformas... lo dejo para otro día.
Why-TED-is-a-Great-Place-to-Learn-Online-Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

El aprendizaje transgénico y la innovación sin medida



El pasado día quince de Marzo, dentro de los diálogos sobre Talento, Educación y Tecnología que comencé el pasado noviembre en la UNIR, intervino el vicerrector de Transferencia y Tecnología Daniel Burgos, quien dictó una interesante conferencia sobre el aprendizaje, el cambio y la innovación en las escuelas.

Tiene, a mi juicio, un enorme interés y no quiero avanzar ninguna conclusión. Simplemente te animo a ver el vídeo de la sesión que se incluye a continuación y a sacar tus propias consecuencias. Solo un dato: los que os preocupáis por el desarrollo del talento y, particularmente los que no queréis oír hablar del asunto, no os perdáis las referencias, entre otros asuntos, a los Recursos Educativos Abiertos (REA o OER en inglés). Nadie puede sostener con rigor, por más tiempo, que no hay manera de personalizar la atención educativa en las aulas y convertir las escuelas en ámbitos de desarrollo del talento, y no en máquinas de destruirlo. Por medios no será.


La sobredosis tecnológica: ¡del uso al abuso!




Hoy una entrada fácil de leer y de ver, ya que muchos estaréis descansando y no seréis de aquellos que dicen que: "el campo es eso que hay que cruzar para ir de una ciudad a otra".

Unos días de descanso para la familia y los amigos y para uno mismo. La cuestión es que la tecnología mal utilizada puede convertirse en una especie de virus invasor de nuestro "sistema inmunitario", y acabar por robarnos nuestra intimidad y nuestra vida privada. Esto no es muy diferente de ir a pasar un día en la naturaleza, a disfrutar de la soledad y el entorno, llevándose el transistor para seguir la liga, o el programa de debate que no podemos dejar de escuchar, ni en el campo, el monte o el mar, ¿recordáis? Sería trágico que los medios se convirtieran en fines. Y no es que yo sea sospechoso de estar en contra de la tecnología. De lo que estoy en contra es de que la tecnología ocupe el espacio que no le corresponde, y esto está siendo un problema que nos debe preocupar, particularmente con la gente joven.

Os ofrezco dos infográficos originales que se entienden muy bien y que son fáciles de interpretar. La tecnología, como es evidente, ocupa un espacio grande y necesario en nuestras vidas.

Pero parece oportuno distinguir entre las posibilidades y facilidades que ofrece para la vida diaria y el uso que hacemos de las mismas, que en lugar de servirnos para relacionarnos personalmente nos sirve para aislarnos, en muchos casos, o peor aún, para agredirnos (ciberbullying).

El primero de los infográficos se refiere a la dieta digital de los jóvenes americanos y el uso que hacen de las redes sociales y de dispositivos diversos. El segundo aborda el problema de la adicción a las redes sociales y ofrece algunos consejos interesantes.

Espero que os resulten de utilidad en vuestra tarea de educadores, como padres o como profesores.


The Digital Diet of the American Teen Infographic




Source: Fix.com Blog

Flipped Learning en 3D. Un nuevo horizonte de posibilidades





Se habla desde hace pocos meses del cambio de paradigma (expresión quizá demasiado pretenciosa) en el modelo Flipped Learning. Ahora se llama 3.0 debido a tres razones que exponía recientemente Jon Bergman en el blog de la Flipped Learning Global Initiative,  y que comparto (algunos añadidos son míos):

  • El Flipped Learning no es estático. Como enfoque pedagógico y educativo es dinámico y evoluciona con la misma dinámica de la educación, que tampoco es estática, como no lo somos las personas.

  • El Flipped Learning está evolucionando debido a tres fuerzas subyacentes:
      • La investigación
      • La innovación en la clase
      • La nueva tecnología

  • El Flipped Learning ha emergido como un movimiento global. Esto es más que evidente, no tienes más que ver esta gráfica que añado de un trabajo de Robert Talbert sobre la investigación en Flipped Learning en lo últimos años. Puedes ver también esta plataforma, o esta otra.

Tomada de Robert Talbert en este artículo



  • Hay una nueva conciencia emergente sobre el Flipped Learning. En efecto, puedes echar un vistazo en Google a lo que devuelve la búsqueda "flipped classroom en España" (en el último año): 22.300 resultados, en el mundo 332.000. Ya dije en alguna entrevista que este movimiento está para quedarse, que no es una moda.

  • Hay una serie de posibilidades que se expanden rápidamente. Lo vemos a diario, cada vez es más obvio que los profesores necesitan una formación específica, en competencia digital y pedagógico-didáctica, para afrontar los nuevos retos del aprendizaje. Esto lleva consigo retos también para sus formadores, pero también un nuevo conjunto de posibilidades profesionales para unos y otros. El que no esté preparado perderá el tren.

En realidad Flipped Learning es más que un enfoque o un modelo, es una meta-estrategia que alberga, o puede albergar otras muchas, pero que se caracteriza, sobre todo, por ser un concepto "paraguas" bajo el que se cobijan múltiples enfoques que, desde sus diversas perspectivas y particularidades, ponen el énfasis en la acción del alumno como centro del aprendizaje: learning by doing.  Los tres términos superiores de la figura son la clave de toda la arquitectura que soporta una concepción de aprendizaje centrado en el alumno:  flipped, orientado hacia el dominio o maestría (mastery) y, por tanto, personalizado.


En la Escuela de Formación de profesores de UNIR lo tenemos bien comprobado, pues estamos avanzando en el uso de la tecnología de la enseñanza online, desarrollando la parte síncrona de nuestro experto en Flipped Classroom en un entorno virtual 3D, que lleva la relación entre profesor y alumno -y el aprendizaje mismo- a otra dimensión respecto a la enseñanza online más tradicional (¡curioso llamar tradicional a un aspecto de la enseñanza online!). Nuestros estudios muestran que la percepción de los alumnos respecto al grado en el que se incrementan sus competencias didácticas, digitales/tecnológicas, de innovación y mejora, entre otras, es muy alta, al tiempo que su satisfacción con el modelo de aprendizaje es óptima, porque los hacemos protagonistas y propietarios de su aprendizaje. La imagen siguiente recoge los términos más utilizados por nuestros alumnos (profesores también) para calificar su experiencia en el Experto.


Una muestra de lo que hacemos, resumidamente, se recoge en este vídeo (puedes ponerlo en HD) que espero que suscite vuestro interés y curiosidad. Todo un mundo X.0 se abre ante nuestros ojos, y algunos ya lo están experimentando. Esto no es más que el principio.




Por otra parte, estamos realizando diversas investigaciones sobre el modelo flipped learning en distintas áreas curriculares y en la evaluación de las competencias digitales docentes, que muestran la eficacia de un modelo que devuelve al alumno lo que es suyo: el aprendizaje. Estos resultados de investigación, producidos por el grupo sobre Flipped Learning que dirijo en UNIR, se irán publicando en los próximos meses.

8 postulados que te pueden ayudar como profesor


Esta entrada será corta, en contra de lo que suele suceder. Y es así porque he decidido poner en práctica lo que digo con frecuencia: "que cada uno somos protagonistas de nuestro propio aprendizaje"; "nadie puede aprender por tí". Por eso os dejo una tarea planteada para que cada uno reflexione por su cuenta.

Sabéis que en los estudios internacionales de rendimiento se analiza la proporción de la varianza de las puntuaciones que es varianza entre centros y dentro de cada centro. La varianza entre centros (between) suele ser relativamente pequeña comparada con la varianza dentro de cada centro (within).

"Dado que la variación en el rendimiento de los estudiantes entre las escuelas es pequeña en relación con la varianza dentro de las escuelas, es una locura creer que una solución reside en diferentes formas de escuelas", escribe John Hattie en su nuevo informe. Dice que es "irónico" que los gobiernos traten de abordar las "escuelas que fracasan" creando nuevas formas de escuelas, como escuelas charter, escuelas con fines de lucro, escuelas faro, escuelas gratuitas, academias, escuelas públicas y privadas, cualquier otra cosa que una escuela publica".

"Hasta la fecha, hay demasiada discusión que se centra en las diferencias entre escuelas, cuando el mayor problema son las diferencias dentro de las escuelas. La varianza entre las escuelas, basada en los resultados del PISA de 2009 para la lectura en todos los países de la OCDE, es de 36%, y la variación dentro de las escuelas es del 64%. Para Australia, es 18 y 72 por ciento; Canadá, 20 y 80 por ciento; Finlandia, 8 y 92 por ciento; Nueva Zelandia, 16 y 84 por ciento; El Reino Unido, 24 y 76 por ciento; Suecia, 9 y 91 por ciento; y los Estados Unidos, 30 y 70%".

"Hay muchas causas de esta varianza dentro de las escuelas, pero una de las más importantes (y una que tenemos alguna influencia para reducir) es la variabilidad en la efectividad de los maestros. Esto no significa que todos los maestros sean malos. Significa que hay mucha variabilidad entre los profesores en el efecto que tienen sobre el aprendizaje de los estudiantes. Casi todos los maestros, líderes escolares, estudiantes y padres saben de esta variabilidad, aunque con demasiada frecuencia está ausente de las discusiones sobre política, enseñanza y escuelas".

"Tal discusión significa hacer preguntas muy difíciles. Por lo tanto, la política de la distracción se invoca a menudo para evitar preguntar. Sólo podremos encontrar una solución cuando reconozcamos que las diferencias dentro de la escuela son las fundamentales. La evidencia de muchas décadas de investigación sobre lo que realmente mejora el aprendizaje de los estudiantes refleja esto, y apunta a soluciones tales como mejorar la experiencia de maestros y líderes escolares, asegurando que unos y otros trabajan juntos para llegar a un entendimiento común sobre el progreso y las altas expectativas para el impacto de su enseñanza; líderes escolares que se centran en el desarrollo de la experiencia colectiva entre sus profesores; sistemas que tienen sólidas discusiones para decidir el propósito y los resultados deseados de sus escuelas, y los estudiantes que quieren aprender las habilidades que necesitan para convertirse en sus propios profesores".

Me parece que siendo muy cierto lo anterior, se olvida un factor imponente que es el de las diferencias entre los estudiantes, diferencias que los buenos profesores pueden paliar, pero nunca eliminar. Incluso me atrevería a decir que los mejores profesores las incrementarán, pues favorecerá el óptimo de cada escolar, de modo que los más capaces estarán cada vez más lejos de cualquier media (que como decía Eisner, subirá, pero también lo hará la varianza). Otra cosa es que comparemos las diferencias en situaciones de capacidades iguales. En fin, esto para otro día.

Dije que iba a ser corto y poner una tarea. Eso haré. A continuación inserto un vídeo en el que John Hattie establece ocho postulados. La tarea es sencilla: ¿a tí qué te dice cada uno de ellos?, ¿cómo influyen en tu práctica diaria? ¿qué implicaciones pueden tener para la mejora de tu trabajo?

Los ocho postulados son los siguientes:
  1. Mi tarea fundamental es evaluar el efecto de mi enseñanza sobre el aprendizaje y el rendimiento de los estudiantes. 
  2. El éxito y el fracaso del aprendizaje de mis estudiantes tiene que ver con lo que hago o no hago. Soy un agente de cambio. 
  3. Quiero hablar más sobre el aprendizaje que sobre la enseñanza.
  4. La evaluación es sobre mi impacto.
  5. Yo enseño a través del diálogo, no del monólogo.
  6. Me gusta el reto y nunca me rindo cuando se trata de "hacer lo mejor".
  7. Mi papel es desarrollar relaciones positivas en las clases y en la sala de profesores.
  8. Informo todo sobre el lenguaje del aprendizaje



Una vez más... ¿no sería una buena idea para el próximo claustro discutir sobre el contenido de este vídeo y sus implicaciones para vuestro centro?

La educación que se dibuja en el horizonte: el NMC Horizon Report 2017


Recientemente se ha presentado la nueva edición del Horizon Report en el que participa Daniel Burgos, vicerrector de UNIR-Universidad Internacional de la Rioja, experto español que junto con otros 77 de múltiples países analizan el futuro de las tendencias, los retos los desarrollos tecnológicos en el ámbito educativo.

Es un informe que tiene el máximo interés y que recibe la atención de entidades educativas y policymakers de todo el mundo. Se descargan millones de copias del mismo cada año. Está accesible online en inglés en este enlace, y pronto la versión española que preparará, como otros años, la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). La versión de 2016 ya la recogí en el blog en esta entrada.

Todo el informe se resume en tres gráficos que me he apresurado a traducir para vosotros, tanto los que estáis en primera línea, a pie de aula, como aquellos otros que queréis saber cómo va cambiando el panorama educativo, incluso para que seáis agentes de cambio animando a los profesores de vuestros hijos que quizá les cuesta más estar al tanto de la educación que nos viene. ¡Qué decir de los profesores universitarios que solemos estar tan centrados en lo nuestro que nos cuesta alzar la mirada en derredor para ver que nuestra tarea docente debe cambiar!


Para finalizar me limitaré a señalar algunos aspectos destacados de la edición de este año que traduzco del sumario ejecutivo.

1. El avance de los enfoques de aprendizaje progresivo requiere una transformación cultural. Las instituciones deben estructurarse de manera que promuevan el intercambio de ideas frescas, identifiquen modelos exitosos dentro y fuera del campus, y premien la innovación didáctica - con el éxito estudiantil en el centro.

2. Se necesitan habilidades del mundo real para reforzar la empleabilidad y el desarrollo en el lugar de trabajo. Los estudiantes esperan graduarse y obtener un empleo remunerado. Las instituciones tienen la responsabilidad de ofrecer experiencias de aprendizaje más profundas y activas, y capacitación basada en habilidades que integren la tecnología de manera significativa.

3. La colaboración es clave para escalar soluciones eficaces. Comunidades de práctica, grupos de liderazgo multidisciplinares y redes sociales abiertas pueden ayudar a difundir enfoques basados en evidencias. Las instituciones y los educadores pueden progresar más aprendiendo unos de otros.

4. A pesar de la proliferación de la tecnología y los materiales de aprendizaje en línea, el acceso sigue siendo desigual. Persisten las lagunas en todo el mundo que están obstaculizando la terminación de los estudios universitarios de grupos de estudiantes por razones de estatus socioeconómico, raza, etnia y género. Además, el acceso suficiente a Internet sigue siendo desigual.

5. Se necesitan procesos para evaluar habilidades matizadas a nivel personal. Las tecnologías adaptativas y un enfoque centrado en la medición del aprendizaje, están impulsando la toma de decisiones institucionales mientras se personalizan las experiencias de aprendizaje de los estudiantes. Los líderes deben ahora considerar cómo evaluar la adquisición de habilidades vocacionales, competencias, creatividad y pensamiento crítico.

6. Fluidez en el ámbito digital es algo más que entender cómo usar la tecnología. La formación debe ir más allá de adquirir habilidades tecnológicas aisladas, para generar una comprensión profunda de los entornos digitales, permitiendo la adaptación intuitiva a nuevos contextos y la co-creación de contenidos con otros.

7. El aprendizaje en línea, móvil y combinado son conclusiones inevitables. Si las instituciones no tienen ya estrategias sólidas para integrar estos enfoques ahora omnipresentes, entonces simplemente no sobrevivirán. Un paso importante es el seguimiento sobre cómo estos modelos están enriqueciendo activamente los resultados del aprendizaje.

8. Los ecosistemas de aprendizaje deben ser lo suficientemente ágiles como para apoyar las prácticas del futuro. En el uso de herramientas y plataformas como LMS, los educadores tienen el deseo de desentrañar todos los componentes de una experiencia de aprendizaje para remezclar contenido abierto y aplicaciones educativas de manera única y atractiva.

9. La educación superior es una incubadora para desarrollar computadoras más intuitivas. A medida que la inteligencia artificial y las interfaces de usuario naturales tienden a generalizarse, las universidades están diseñando algoritmos de aprendizaje automático y dispositivos hápticos que responden de manera más auténtica a la interacción humana.

10. El aprendizaje permanente es el alma de la educación superior. Las instituciones deben priorizar y reconocer el aprendizaje continuo, tanto formal como informal, tanto para sus profesores como su para su personal y estudiantes.
____________________________

Algunas de estas conclusiones le pueden parecer ciencia ficción a algunos, si ese es el caso os invito a leer este articulo publicado en la revista Nature sobre el uso del ADN como almacén de información. Precisamente es la que inspira la imagen que encabeza este post. Como diría mi abuelo: ¡quién sabe qué cosas veremos!



Del 'Flipped al Learning'


El jueves día 9 acabamos las sesiones de trabajo del primer Experto Universitario sobre Flipped Learning, desarrollado con metodología Flipped y en un entorno 3D. Esto, que se dice en dos líneas, supone una innovación en sí misma y no precisamente menor. Hasta donde sé, es la primera experiencia de este tipo en nuestro país.

El Experto ha sido desarrollado y coordinado admirablemente por Déborah Martín. Hemos contado además con la colaboración de Antonio Calvillo en la coordinación de la sección de experiencias, en la que han participado un número importante de profesores que han venido a comunicar sus experiencias, en el uso de esta metodología, a nuestros alumnos (profesores también). A todos ellos mi reconocimiento y admiración.

Iñaki Fernández, @eneko_fc;  Miguel Angel Miguel, @el_de_gafas; Manel Trenchs i Mola, @maneltrenchs; Fernando Villar, @fdito_gomaz; Antonio Calvillo, @caotico27; Manuel Jesús Fernández, @manueljesusF.

El mismo jueves celebramos una fiesta de despedida de esta primera promoción en nuestro campus virtual 3D, con un jardín adornado para la ocasión, con sorpresas, photocall, bailes, despedidas, música y 'canapés virtuales'. Puedes echar un vistazo a esta etiqueta de Twitter para ver las reacciones de los participantes y el ambiente que se respiraba.

A lo largo del Experto hemos tenido dos mesas redondas en las que los profesores invitados han compartido sus conocimientos a través de la emisión en streaming de las mismas tanto por YouTube como vía Adobe Connect. Aquí incluyo los vídeos de ambas, por si te apetece verlos en algún momento.

La primera se tituló: "Flipped Learning: la visión de los expertos desde el aula". La segunda: "Flipped Learning: retos pedagógicos y tecnológicos".

Ciertamente anima mucho ver tanto talento reunido y tantos profesores que ya están haciendo realidad esa escuela y ese aprendizaje que todos queremos. ¡Este sí que sería un gran pacto educativo: el de la innovación y mejora de lo que ocurre en nuestras aulas!

Esta es la primera mesa redonda.



Esta es la segunda, celebrada el pasado miércoles 8 de Marzo.



Esta es la relación de participantes en las mismas. También a ellos muchas gracias por compartir sus ideas con los centenares de seguidores que tuvimos en directo, y los que podrán ver estas grabaciones. Participaron en la primera mesa los siguientes profesores:
  • Juan Pablo Mora- Profesor Titular de la Universidad de Sevilla área Lingüística, @jpmoragu 
  • Lida González- Profesora de Primaria, @lidiagongal 
  • Déborah Martín- Profesora de UNIR- 1º Experiencia flipped online en entorno 3D, @Pedagogiaparael  
  • Jose Antonio Lucero- Profesor de Secundaria área Historia y Ciencias Sociales, @cunahalicarnaso
  • Juan Pablo Sánchez- Profesor de Secundaria área Matemáticas, @juanpablodelmo
  • Antonio Calvillo- Profesor de Secundaria área de música, @caotico27
La segunda mesa redonda estuvo compuesta por los profesores:
  • Carmen Romero- Profesora en el Máster en formación del profesorado de Secundaria
  • Manoli Fernández- Profesora de Secundaria área de Lengua, @manoliFM
  • Alicia Rubio- Profesora de Primaria y Secundaria área lengua, sociales y valores, @aliciarubioed
  • Manuel Jesús Fernández- Profesor de Secundaria área de Historia, @manueljesusF
  • Déborah Martín- Profesora de UNIR- 1º Experiencia flipped online en entorno 3D, @Pedagogiaparael
  • Javier Tourón- Vicerrector de Innovación y Desarrollo educativo en UNIR, @jtoufi
Suelo decir que los profesores aprendemos siempre, los alumnos depende. En este caso todos hemos aprendido de todos, en un proceso de interacción permanente y mucho trabajo anterior y posterior a las sesiones de trabajo presenciales virtuales en nuestro mundo 3D.

Coincide, además, la finalización de esta primera promoción con la publicación, en los próximos días, de un libro digital (también saldrá en papel) sobre esta temática, del que ya me hice eco en un entrada anterior al hilo del prólogo que escribí para el mismo. Todo un honor.

El libro está coordinado por Antonio Calvillo y Déborah Martín, que se han puesto al frente de un extenso grupo de grandes profesores que relatan con amenidad los más diversos aspectos de la metodología y herramientas digitales que utilizan en sus clases. Un libro que hace amplio uso de la gramática hipertextual, con multitud de enlaces, códigos QR, etc., y que cuenta con ciento veintinueve notas que te dirigen a material adicional. Por eso suelo decir que los libros digitales, cuando hace uso de los hiperenlaces, se convierten en uno y mil libros que te abren a muchos mundos, los que tú quieras recorrer.

Ya ofrecí la portada del libro en la entrada referida antes. La vuelvo a incluir aquí, pero añado el índice. Tanto si eres novato (como dice el subtítulo), como si no, te recomiendo su lectura, porque este enfoque facilita el desarrollo del talento y el tratamiento personalizado en las aulas, la razón principal por la que me he implicado tanto con la tecnología digital (y la no digital) en los últimos años.

ÍNDICE
Prólogo, de Javier Tourón
Introducción
PRIMERA PARTE. TODO SOBRE EL FLIPPED LEARNING
(Antonio J. Calvillo y Déborah Martín R.)
Capítulo 1. ¿Qué es el Flipped Learning?
Capítulo 2. ¿Modelo pedagógico, método o técnica?
Capítulo 3. Flipped Learning vs Flipped Classroom
Capítulo 4. Antecedentes del Flipped Learning
Capítulo 5. Beneficios del Flipped Learning. Datos e investigaciones
Capítulo 6. Plan didáctico global
Capítulo 7. ¿Qué implica dar el primer paso?
SEGUNDA PARTE. CREACIÓN Y/O CURACIÓN DE CONTENIDOS
Introducción
Capítulo 1. Curación de contenidos (Domingo Chica)
Capítulo 2. Edición de vídeo (Lucía Álvarez)
Capítulo 3. Edpuzzle: mucho más que vídeos (Manoli Fernández)
Capítulo 4. Apps para la creación de contenido (Rosa Liarte)
TERCERA PARTE. EL TIEMPO DE CLASE Y LAS METODOLOGÍAS ACTIVAS
Introducción
Capítulo 1. Explicando y razonando se aprende más y mejor (Manuel Jesús Fernández)
Capítulo 2. Aprendizaje Basado en Proyectos y Flipped Learning: una pareja bien avenida (Fernando Trujillo)
Capítulo 3. Flipped Learning y aprendizaje cooperativo. Un camino cooperativo para la inversión en/de tus clases (José Luis Redondo)
Capítulo 4. La gamificación (Javier Espinosa)
Capítulo 5. Los docentes como coaches en el aula (Andrea Giráldez)
Capítulo 6. APPS para el tiempo de clase (Rosa Liarte)
Capítulo 7. Integrando lo anterior: Mendel, Herencia… ¿Cómo aprender genética? (Iñaki Fernández)”
CUARTA PARTE. LA EVALUACIÓN
Capítulo 1. Claves para dar la vuelta a la evaluación en el proceso de enseñanza-aprendizaje (Víctor Martín Navarro)
Capítulo 2. Rúbricas de evaluación (José María Ruiz Palomo)
Capítulo 3. Insignias digitales como sistema de acreditación y evaluación de aprendizaje (José Palazón-Herrera)
Capítulo 4. Portfolio como herramienta educativa (Juan Pablo Sánchez)
Capítulo 5. Uso de formularios para la evaluación de los aprendizajes (Nacho Gallardo)
Capítulo 6. APPS para la observación y la evaluación (Rosa Liarte)
Capítulo 7. El arte de experimentar la docencia con Apps que ofrecen feedback (Manel Trench)
QUINTA PARTE. CREAMOS COMUNIDAD
Introducción
Capítulo 1. Aulas virtuales: Moodle, Schoology, Edmodo (Zoraida Pérez)
Capítulo 2. Tejiendo redes profesionales (Antonio J. Calvillo)
Capítulo 3. Experiencias innovadoras en metodologías Flipped Learning: todas las que están pero no todas las que son (Esther Carrizosa)
Capítulo 4. The Flipped Learning Map (Antonio J. Calvillo)
A modo de conclusión
Referencias bibliográficas
_______________________________
Solo me quedan dos cosas. La primera justificar el título de la entrada: ¿por qué del Flipped al Learning?, pues porque Flipped es lo adjetivo, un 'paraguas', un metaenfoque que modificando la estructura del proceso de enseñanza-aprendizaje, lo convierte en un proceso de aprendizaje -lo sustantivo-, protagonizado tanto por el alumno como por el profesor, de modos diversos, pero complementarios y, sobre todo porque la filosofía Flipped se plasma, se escenifica, en un conjunto de metodologías activas muy diversas que conducen a un aprendizaje mejor. No es el Flipped Learning, como señalaba Jon Bergmann en una reciente reunión de la Flipped Global Initiative, otra táctica docente más, sino una meta-estrategia que soporta, o facilita, el desarrollo de muchas otras metodologías: PBL, CL, ML, etc. Por eso se está hablando ya de Flipped 3.0... Estas ideas habrá que desarrollarlas.

La segunda, es dar las gracias a todos los que os habéis implicado en esta navegación. Quedan muchas millas por recorrer, pero no es poco lo navegado ya. A todos, ¡buena proa y vientos portantes!


Desgranando las estrategias docentes más efectivas. ¿Qué dice la investigación (3/3)


Termino con esta entrada el breve desarrollo de las diez estrategias efectivas en el aprendizaje que he ido desglosando desde el infográfico de esta entrada anterior. Hoy tratamos las tres últimas.

Estrategia 8.  Facilita que los alumnos trabajen juntos de manera productiva

El trabajo en grupo no es nuevo, y se puede ver en cada aula. Sin embargo, el trabajo en grupo productivo es raro. Al trabajar en grupos, los estudiantes tienden a confiar en la persona que parece más dispuesta y capaz respecto a la tarea a realizar. Los psicólogos llaman a este fenómeno "holgazanería" social. Para aumentar la productividad de tus grupos debes ser selectivo sobre las tareas que les asignas, y el rol individual que desempeña cada miembro del mismo. Sólo debes pedir a los grupos que realicen tareas que todos los miembros del mismo puedan realizar con éxito. También debes asegurarte de que cada miembro del grupo sea personalmente responsable de un paso en la tarea a realizar.

Hace un tiempo escribí algo sobre el aprendizaje cooperativo y los más capaces, al hilo de un position paper de la NAGC (puedes leerlo aquí). Este es un tema interesante que requiere preparación y prudencia. No soy muy partidario del trabajo en grupo por sistema, como moda o estrategia ajena a la tarea, y pienso que solo se justifica en la medida que el resultado sea distinto de la suma de las partes (debería ser la intersección de las fortalezas de cada uno), por lo que la naturaleza de la tarea y las fortalezas de cada alumno para llevar a cabo la parte que le corresponda es esencial. De lo contrario muchos se aprovecharán del trabajo de otros, y algunos perderán la oportunidad de ser adecuadamente estimulados.

Estrategia 9. Enseñar estrategias no solo contenido
Anteriormente, destaqué la importancia del mostrar y decir [estrategia 2]. Puedes aumentar la eficacia de tus alumnos en cualquier materia enseñándoles explícitamente cómo usar las estrategias pertinentes. Cuando enseñes a los niños a leer, necesitas enseñarles cómo enfrentarse a palabras desconocidas, así como estrategias que profundizarán su comprensión. Al enseñarles matemáticas, necesitas enseñarles estrategias de resolución de problemas. Desde las actividades asignadas y el estudio hasta la caracterización, hay estrategias que sustentan la ejecución efectiva de muchas tareas que pides a los estudiantes que realicen en la escuela. Y, al igual que con el contenido, es necesario informar a los estudiantes sobre estas estrategias, mostrarles cómo usarlas y darles práctica guiada antes de pedirles que las utilicen de forma independiente.

Este es un punto importante que deja atrás aquellos años en los que se pretendía enseñar estrategias, de estudio por ejemplo, desvinculadas de las materias específicas sobre las que habrían de aplicarse, basándose en la creencia de que los alumnos transferirían ese conocimiento y lo sabrían aplicar en cada situación específica. Esto pronto se comprobó que era poco o nada eficaz y se comenzó a enseñar las estrategias ligadas al contexto y materia de aprendizaje. Puedes echar un vistazo al principio cuatro del documento de la APA que tratamos en otra ocasión.

Estrategia 10. Fomenta la Meta-Cognition

Muchos maestros creen que están animando a los estudiantes a usar la meta-cognición cuando les piden que usen estrategias, como hacer conexiones al leer o auto-verbalizar al resolver problemas. No me malinterpretéis, como dije en el punto anterior, animar a los estudiantes a adoptar estrategias es importante, pero no es meta-cognición. La meta-cognición implica pensar acerca de tus opciones, tus elecciones y tus resultados - y tiene un efecto aún mayor en los resultados de los estudiantes que las estrategias de enseñanza. Al usar la meta-cognición tus estudiantes pueden pensar en qué estrategias podrían utilizar antes de elegir una, y pueden pensar en la eficacia de su elección (después de reflexionar sobre su éxito o la falta de él) antes de continuar con  la misma o cambiar la estrategia elegida.

Puede resultar de interés echar un vistazo al principio 7 del documento mencionado más arriba.

Es mucha la investigación que se realiza sobre el sistema educativo y sobre la eficacia de múltiples factores que afectan al aprendizaje y al desarrollo de los alumnos. Estos conocimientos, lo diré una vez más, basados en evidencias, deberían ser de ordinario conocimiento para los profesores bien formados. En entradas posteriores seguiré ofreciendo algunos resultados de lo que "funciona" y "no funciona" en educación, particularmente en el aprendizaje.


Desgranando las estrategias docentes más efectivas. ¿Qué dice la investigación? (2/3)

Siguiendo con el tema de las dos últimas entradas vamos a ampliar las siguientes estrategias, con el mismo criterio anterior. Pondré en cursiva el texto original traducido y en tipografía normal mis anotaciones y comentarios.

Estrategia 5. Proporciona muchas oportunidades para practicar

Como dice el refrán, la práctica hace la perfección. La práctica ayuda a los estudiantes a retener el conocimiento y las habilidades que han aprendido, mientras que también les permite otra oportunidad para comprobar su comprensión. Si deseas aprovechar el potente poder de la práctica, debes asegurarte de que tus estudiantes están practicando las cosas correctas. Tus estudiantes deben estar practicando lo que aprendieron durante tu "mostrar y decir" [estrategia 2], lo que a su vez debe reflejar la meta de la lección. La práctica no es trabajo ocupacional con poco sentido. Tampoco implica la asignación de tareas independientes que no se han modelado y enseñado previamente. Finalmente, la investigación muestra que los estudiantes hacen mejor su trabajo cuando su maestro les hace practicar las mismas cosas en un período de tiempo espaciado.

Pues poco que añadir. Decía Aristóteles que "para saber lo que queremos hacer, debemos hacer lo que queremos saber". Esto no está muy lejos, excepto en el tiempo claro, del "learning by doing". Me viene a la cabeza ahora aquel mito por el que algunas personas, demasiadas, creen que el talento o la alta capacidad son una cuestión de ser o no ser, olvidándose por completo de lo que nos enseñan las neurociencias y la psicología del desarrollo. Incluso los más capaces necesitan mucha práctica deliberada, resistencia a la frustración, motivación y coraje o determinación para desarrollar sus propias potencialidades. Son todos esos constructos que llamamos soft skills o variables psicosociales, que juegan un gran papel en nuestro desarrollo. No se debe olvidar, sin embargo, que la práctica no es "más de lo mismo", ni "terapia ocupacional", sino tareas con sentido y nivel de complejidad adecuado para llegar a dominar lo que queremos "saber y saber hacer".


Estrategia 6. Proporciona a tus estudiantes retroalimentación (feedback)

El feedback es el desayuno de los campeones, y es el desayuno servido por los profesores extraordinarios alrededor del mundo. En pocas palabras, dar retroalimentación implica hacer que tus estudiantes sepan cómo han desempeñado una tarea en particular, junto con las maneras o modos con los que pueden mejorar. A diferencia de la alabanza, que se centra en el estudiante en lugar de en la tarea, la retroalimentación proporciona a tus estudiantes una comprensión tangible de lo que hicieron bien, de dónde están y de cómo pueden mejorar. En la visión de John Hattie, cualquier maestro que quiera seriamente aumentar los resultados de sus alumnos debería empezar dándoles dosis y dosis de feedback.

Pues te recomiendo, además, revisar el documento de cuya edición española soy responsable, sobre los 20 principios de la Psicología... editado por la APA. Sin ir más lejos el primero de los 20 puntos.

Si quieres ahondar en la importancia del feedback puedes revisar alguna de las entradas del blog donde trato este tema, como esta o esta o esta otra. Se menciona a Hattie, autor del metaanálisis más importante publicado hasta la fecha (hablaremos de esto otro día), en el que se pone de relieve que el feedback tiene una magnitud del efecto sobre el aprendizaje en torno a 0.74, lo que significa que la media de los grupos que reciben feedback está 0.74 unidades de desviación típica por encima de la media de los grupos de control. Dicho de una manera sencilla, el 50% de los alumnos que reciben feedback son superiores en su rendimiento al 77% de los que no lo reciben, lo cual no es un resultado menor precisamente.

Estrategia 7. Se flexible respecto al tiempo de aprendizaje de cada alumno

La idea de dar el tiempo suficiente a cada estudiante para que pueda aprender no es tan revolucionario como suena. Apoya la forma en que enseñamos artes marciales, natación y baile. También es la premisa central detrás del aprendizaje para el dominio o mastery learning, una técnica que tiene el mismo efecto en los resultados de los estudiantes como el estatus socioeconómico y otros aspectos de la vida en el hogar. Cuando adoptas como estrategia el aprendizaje para el dominio, diferencias de una manera diferente. Mantienes tus objetivos de aprendizaje iguales, pero varías el tiempo que das a cada estudiante para que tenga éxito. Dentro de las limitaciones de un currículo tan extenso, esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, todos podemos hacerlo hasta cierto punto.

El enfoque del mastery learning diseñado por Bloom y sus colaboradores merecerá varias entradas en cuanto sea posible. Baste ahora señalar esta cita: "La teoría del mastery learning  se basa en la creencia de que todos los estudiantes pueden aprender cuando se les provee de las condiciones que son apropiadas para su aprendizaje. Las estrategias instructivas asociadas con el mastery learning están diseñadas para trasladar esta creencia a la práctica en las escuelas modernas (Guskey, 1987)". Si es así, cómo no se ha aplicado más. A mi juicio por falta de recursos, en este caso tecnológicos. La buena noticia es que ahora los tenemos.

Te recomiendo que leas, si te parece oportuno, esta entrada en este mismo blog. En particular te sugiero que estudies el vídeo que incluye. Es una lección extraordinaria sobre esta concepción del aprendizaje de Salman Khan, el fundador de Khan Academy.

Tampoco te arrepentirás de estudiar el artículo de Eduardo López que incluí esa misma entrada. Probablemente la referencia mejor que puedes encontrar en castellano sobre el tema: ¡y basada en evidencias!



Desgranando las estrategias docentes más efectivas. ¿Qué dice la investigación? (1/3)

En la entrada anterior presentaba 10 estrategias que la investigación ha revelado que son eficaces en la tarea del profesor. Ahora vamos a desgranar, brevemente, las estrategias mencionadas. Me baso en el trabajo de Shaun Killian quien amablemente me ha autorizado a traducir su texto para compartirlo con vosotros. Para distinguir sus aportaciones de las mías, cuando las haya, pondré la traducción adaptada de su texto en cursiva. Los números en paréntesis, cuando los haya, señalan la magnitud del efecto de la estrategia según los estudios realizados. Puede encontrarse información sobre el tamaño o magnitud del efecto y su significación educativa aquí.

Estrategia 1. Establecer objetivos claros (0.75)
Es crucial que el profesor sea claro sobre lo que quiere que sus estudiantes aprendan durante cada lección. El efecto que dicha claridad tiene sobre los resultados de los estudiantes es un 32% mayor que el efecto de mantener altas expectativas para cada estudiante (y mantener altas expectativas tiene un efecto considerable, 0.43). Si no puedes expresar rápida y fácilmente lo que quieres que tus alumnos sepan y puedan hacer al final de una lección dada, el objetivo de tu lección no estará claro. Los objetivos claros para cada lección te ayudan (y a tus estudiantes) a enfocar cada aspecto de la misma en lo que más importa.

El otro día indicaba, recordando a mi gran amigo David Isaacs, que "un objetivo es la expresión de un resultado deseado, previsto y, al menos en parte, alcanzable. La taxonomía de Bloom y sus múltiples desarrollos son un elemento muy interesante para ayudarte a formular objetivos claros, precisos y de valor educativo. Son la clave del proceso de aprendizaje, son "la función u operación cognitiva que el alumno deberá realizar con el contenido", como me gusta definirlos. Si la función u operación cognitiva es de bajo nivel, el aprendizaje también lo será. Por eso hay que formular objetivos con distinto nivel de reto (cognitivo) para alumnos de más capacidad, y otros de menor exigencia para alumnos de capacidad más modesta. No todos podrán llegar a los mismos niveles, no nos engañemos, pero reducir el nivel de reto y exigencia hasta alcanzar al alumno medio (que no existe), es una mala práctica que hace poco eficaz tu trabajo y perjudica gravemente a tus alumnos más brillantes. Por eso ¡qué importante es la evaluación!


Estrategia 2. Dí a tus estudiantes qué es lo que necesitan saber y muestrales qué deben ser capaces de hacer (need to know & be able to do)

Normalmente debes comenzar tus clases con mostrando y diciendo. En pocas palabras, decir implica compartir información o conocimiento con tus estudiantes, mientras que mostrar implica modelar cómo hacer algo. Una vez que tengas claro lo que quieres que tus estudiantes sepan y sean capaces de hacer al final de la lección, debes decirles lo que necesitan saber y mostrarles cómo realizar las tareas que deseas que puedan hacer. No quieres pasar toda tu lección con los niños escuchándote, así que concentra tu actividad y cuéntales lo que más importa. Para hacer esto, echa otra mirada al objetivo que has planificado para la lección.

Estrategia 3. Utiliza preguntas para comprobar que tus alumnos han aprendido

La investigación sugiere sugiere que los maestros típicamente pasan una gran cantidad de su tiempo de enseñanza haciendo preguntas. Sin embargo, pocos maestros usan las preguntas para verificar la comprensión dentro de una lección. Sin embargo, siempre debes comprobar la comprensión de tus estudiantes antes de pasar a la siguiente parte de su lección o a un nuevo tema. Técnicas tales como el muestreo aleatorio, las tarjetas de respuesta de los estudiantes y el "explícaselo a un compañero" te ayudarán a comprobar la comprensión de tus estudiantes antes de avanzar desde la parte de tu lección  'mostrar y contar' de la estrategia anterior, mientras que puedes usar otras técnicas de interrogación en diferentes etapas de su lección.

Cuando aquí se habla de lección, o de la acción del profesor, entiendo que debe hacerse en un contexto amplio. Me explico. Mientras no encuentre otra expresión mejor en lugar de clase o lección prefiero hablar de "sesión de trabajo", que eso deben ser las clases, sesiones de trabajo en las que se llevan cabo acciones muy diversas, casi siempre a cargo de los alumnos, con la orientación, ayuda y guía del profesor. Decir clase, a todos nos trae a la cabeza la imagen de una persona hablando y un grupo de alumnos en pupitres perfectamente alineados en filas y columnas como las celdas de una hoja de cálculo. No tengo eso en la cabeza. Mira si no la defición de Flipped Learning que ofrecí en una de este blog: "Es un enfoque pedagógico y metodológico paidocéntrico que lleva a personalizar el aprendizaje de cada estudiante, ayudándole a asumir el peso y la responsabilidad de su propio progreso y desarrollo personal, haciendo para ello uso de la tecnología digital como herramienta necesaria para llevar a cabo dicha personalización, al tiempo que se fomenta un aprendizaje más profundo, flexible y creativo, de modo que el profesor se convierte en guía, mentor y consejero en el itinerario de cada alumno hacia el logro de sus metas". La releo ahora y sigo de acuerdo, al menos, conmigo mismo.

Estrategia 4. Haz que tus alumnos resuman la información nueva de manera gráfica

Los esquemas gráficos incluyen cosas tales como mapas mentales, diagramas de flujo y diagramas de Venn. Puedes usarlos para ayudar a los estudiantes a resumir lo que han aprendido y a comprender las interrelaciones entre los aspectos de lo que les has enseñado. Los estudios demuestran que no parece importar quién hace el resumen gráfico, seas tú o sus estudiantes, siempre y cuando el gráfico sea preciso. Discutir un resumen gráfico es una fantástica manera de terminar tu 'mostrar y contar' (estrategia 2). A continuación, puedes referirte a él una vez más al final de la lección ("sesión de trabajo").

Aquí puedes ver una explicación sencilla y práctica sobre los mapas conceptuales (o mentales, mindmaps). Hay multitud de herramientas gratuitas disponibles para hacer estos mapas. Puedes ver aquí, por ejemplo. A mi juicio, es uno de los mejores modos de adquirir una visión de conjunto sobre un tema y, en particular, una visión relacional de los conceptos o ideas. En mis clases presenciales de los últimos años solía pedir a los alumnos, como trabajo obligatorio, que realizaran un mapa conceptual completo de la asignatura que podían traer, naturalmente, al examen que, por cierto, era oral. Eso sí que era comprobar el aprendizaje y la visión relacional de mis estudiantes.

En la próxima entrada seguiremos tratando otras estrategias.



Diez estrategias eficaces para profesores. ¡Basadas en evidencias!


Hace tiempo que quiero escribir sobre la acción educativa basada en la evidencia (de investigación, se entiende). Ante tanta ocurrencia no siempre feliz, y ante tanto "maestrillo con su librillo",  me parece que es importante preguntarse: sobre esto, ¿la investigación qué dice?"

Los profesores son la principal y primera pieza (si se me permite la expresión) de un complejo engranaje que es el sistema educativo. Pero nada cambiará si no lo hacen los profesores, no las leyes, en sus aulas. Ya sé que la cuestión es más compleja, pero quiero poner el énfasis en la pieza olvidada del sistema y sobre la que se cargan más responsabilidades de las justas o de las que pueden asumir sin la preparación oportuna.

Por eso muchas veces me he referido a ellos como "la clave olvidada" del sistema educativo, o les he preguntado, retóricamente, si eran un "profesor tecnológicamente preparado",  o "digitalmente competente", o si hemos pensado en serio cómo utilizar mejor "el tiempo del profesor", porque queremos una enseñanza, un aprendizaje basado en competencias, pero, ¿y los profesores?

Es decir, que hace falta darse cuenta de la importancia de la labor del profesor, tan compleja hoy en día, donde ya no solo basta saber (que es esencial), también hace falta ser competente en muchos otros ámbitos profesionales, como bien sintetiza el modelo TPACK.

En la entrada de hoy quiero hacer referencia a diez estrategias que la investigación muestra como las más eficaces (siempre con las limitaciones propias de la investigación educativa, tan contextual) en la labor del profesor. En posteriores entradas iré ampliando esta información y señalando algunas implicaciones. Más abajo incluyo un infográfico original elaborado por Shaun Killian en el que se relacionan estas diez estrategias.

1. Sé claro respecto a lo que quieres que tus alumnos aprendan

2. Dí a tus estudiantes qué es lo que necesitan saber y muestrales qué deben ser capaces de hacer (need to know & be able to do)


3. Utiliza preguntas para comprobar que tus alumnos han comprendido


4. Haz que tus alumnos resuman la información nueva de manera gráfica


5. Ofrece muchas oportunidades de practicar distribuidas en el tiempo


6. Ofrece feedback a tus alumnos de manera que puedan mejorar su aprendizaje


7. Dale tiempo a cada alumno para que tenga éxito


8. Facilita que los alumnos trabajen juntos de manera productiva


9. Enseña estrategias junto con el contenido


10. Fomenta la metacognición



Como he señalado tantas veces, esta sería un  buena lista para discutir entre profesores de un mismo centro y sacar consecuencias prácticas para las aulas. También uno podría imprimir la lista y colgarla de alguna pared de su clase... ¡Feliz semana!


Top 10 Evidence Based Teaching Strategies Infographic
Find more education infographics on e-Learning Infographics

¿Eres un profesor digitalmente competente?


Hace unos años que se viene hablando cada vez con más insistencia en las competencias digitales docentes, como una necesidad imperiosa para los profesores que quieren estar a la altura de las demandas del aprendizaje actual, del que ya hablamos en muchas ocasiones, sin ir más lejos en la entrada anterior.

Pero ¿qué es la competencia digital docente? Y, sobre todo, ¿cómo puedes evaluarla? ¿Y desarrollarla? Pues lo más directo es ir al marco propuesto por el INTEF y actualizado hace escasa fechas (Enero 2017). En la versión 2.0 de 2013 se decía refiriéndose a los alumnos:

"La competencia digital es una de las 8 competencias clave que cualquier joven debe haber desarrollado al finalizar la enseñanza obligatoria para poder incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida según las indicaciones del Parlamento Europeo sobre competencias clave para el aprendizaje permanente (Recomendación 2006/962/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente, Diario Oficial L 394 de 30.12.2006). La competencia digital no sólo proporciona la capacidad de aprovechar la riqueza de las nuevas posibilidades asociadas a las tecnologías digitales y los retos que plantean, resulta cada vez más necesaria para poder participar de forma significativa en la nueva sociedad y economía del conocimiento del siglo XXI".

Más adelante señala: "Los estándares educativos deber por tanto incluir el tipo de conocimientos y habilidades que pueden ayudar a los estudiantes el desarrollo de las nuevas competencias requeridas en la sociedad actual, que se ven potenciadas por la tecnología, especialmente aquéllas relacionadas con la gestión del conocimiento".

En el punto 5.1 del nuevo documento publicado por el INTEF en Enero de este año (p. 8) se recoge la definición de competencia digital docente proveniente de la recomendación europea de 2006 del siguiente modo:
"La Competencia digital implica el uso crítico y seguro de las Tecnologías de la Sociedad de la Información para el trabajo, el tiempo libre y la comunicación. Apoyándose en habilidades TIC básicas: uso de ordenadores para recuperar, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y para comunicar y participar en redes de colaboración a través de internet (European Parliament and the Council, 2006)"
La comparación entre las dos versiones del "Marco Común" puede verse en la figura adjunta, tomada del propio documento del INTEF (p. 7)

No pretendo en este post desarrollar las áreas y su contenido, nada mejor que consultar el documento que el INTEF ofrece al respecto y que se puede ver aquí.

Lo que sí quiero es mencionarlas brevemente y terminar con una propuesta para los profesores. Las áreas y su contenido se recogen en la figura siguiente elaborada por Déborah Martín.

En el proceso de desarrollo de un instrumento de medida o una escala de valoración, una vez que se tiene definido el marco conceptual, lo que procede es elaborar el conjunto de ítems que saturan óptimamente dicho marco, combinando exhaustividad con longitud. Tecnicismos que ahora no son de caso. La cuestión es que hemos elaborado un instrumento que te invito a responder. Te servirá a tí y a otros profesores.

Se trata de valorar lo que conoces y lo que utilizas en relación a la competencia digital docente. De que respondas, en suma a estas cuestiones: ¿Cómo puedes saber si eres competente en estas áreas? ¿Cómo puedes evaluar tu competencia?

En el grupo sobre Flipped Learning que dirijo en la UNIR, nos hemos planteado el desarrollo de una herramienta, la que mencionaba más arriba, para que puedas evaluarte. Actualmente está en fase de validación y la idea es ponerla a vuestra disposición, posteriormente, a través de la Escuela Online de Formación de Profesores, para que podáis autoevaluar vuestra competencia y decidir, a partir de los resultados, el itinerario formativo que más se acomode a vuestra situación.

Si quieres participar en la validación del cuestionario y aportar anónimamente tus datos aquí está el enlace:


Los retos de la escuela actual: de la enseñanza al aprendizaje




Este post lleva el título del prólogo que he escrito para un libro de inminente aparición, publicado por la editorial de la Universidad Internacional de La Rioja, y que será, seguro, un instrumento valioso para que muchos profesores de cualquier nivel educativo, se animen a mejorar al aprendizaje de sus alumnos. Está coordinado por dos colaboradores excelentes: Antonio Calvillo, quien hizo una de las primeras tesis doctorales sobre flipped learning en España y Déborah Martín, coordinadora del Experto Universitario sobre Flipped Learning en Unir, quien hace vibrar a sus alumnos en cada sesión que realiza en el espacio virtual 3D en el que se desarrolla la parte síncrona del programa.


El prólogo, del que he eliminado los hiperenlaces a los que podrás acceder cuando tengas el libro en tus manos, dice así:

La escuela ya no puede seguir siendo lo que era, el aprendizaje tampoco. Y es lógico que así sea, pues la sociedad y el mundo del trabajo también son diferentes a los de hace tan solo unas pocas décadas. Las necesidades de la sociedad y el trabajo cambian, pero ¿lo hace la escuela y las demás instituciones educativas de manera que mantengan su funcionalidad? ¿Es su capacidad de adaptación e, idealmente, de anticipación la esperable? A la vista está la respuesta, aunque cada uno tendrá su propia percepción.

Cualquier lector interesado en observar los cambios sociales, en particular en lo que afectan a la educación, habrá ojeado -al menos- los informes sobre la digitalización de la sociedad española, o los Horizon Report, tanto para la enseñanza universitaria como no universitaria.

Hace pocos meses escribía en este blog, a propósito del largo camino hacia la innovación: “Es interesante ver cómo se avanza en la introducción de las escuelas en la sociedad digital, si bien hay datos que revelan que este camino es largo, complejo y que en un elevado porcentaje de escuelas no ha llegado casi a iniciarse o se encuentra en fases iniciales. Algunos problemas son de infraestructura, como la insuficiencia del ancho de banda, otras veces quizá de criterio, pues no deja de ser curioso que solo el 8% de las escuelas permitan utilizar el móvil en las clases (BYOD); o que en el 25% de los centros la tecnología esté presente en las clases solo una vez por semana (es decir, no está), o que el "aula multimedia" esté presente en muchos centros (algo del pasado), pero que la tecnología o los recursos estén presentes en cada aula solo en el 10% de los centros”Estos datos estaban tomados del informe: “Prepara tu escuela para la sociedad digital. Claves para sumarse al cambio”.

Se están dando pasos decididos, no cabe duda, relevantes ciertamente, pero insuficientes considerado el sistema educativo en su conjunto. Hay iniciativas, muchas si se quiere, pero no hay una mentalidad de cambio generalizada. No es mi intención en este momento el analizar las causas de esta resistencia al cambio. Solo señalo que, si no redefinimos el aprendizaje, o mejor aún, si no determinamos seriamente cuáles han de ser los resultados del aprendizaje de los alumnos en cada materia y edad, lo que denominamos técnicamente estándares de rendimiento, el sistema educativo estará un tanto a la deriva. Dicho en términos sencillos, debemos determinar “qué deben saber y saber hacer los alumnos” (what they should know and should be able to do). Esta es una definición instructiva de lo que es un resultado de aprendizaje, lo podemos llamar objetivo específico y no excluye, naturalmente, la dimensión del ser que es integral con el saber y el hacer, pero que no es del caso ahora. Por otra parte, cuando decimos saber no me estoy refiriendo solo al conocimiento, sino a cualquier habilidad cognitiva de orden superior, por usar la terminología más al uso alrededor de la taxonomía de Bloom, por ejemplo.

Y ¿por qué es importante definir los resultados? Porque solo definiendo los resultados estaremos en condiciones de establecer los procesos que nos lleven idealmente a ellos. Porque exigirán una redefinición de lo que se considera un aprendizaje adecuado para los tiempos actuales, sobre lo que existen numerosos catálogos accesibles a cualquiera en la red. Y en esa redefinición nos encontraremos con que el aprendizaje por exposición a un mensaje oral, exclusiva o principalmente, ya no es sostenible, porque los alumnos, los estudiantes, tienen ahora que adquirir un aprendizaje llamado profundo (deeper learning), que no supone perder nada de lo logrado (el saber), pero sí supone añadir nuevas habilidades y competencias. Lo importante ya no es el saber sino lo sabido. Ya no basta con saber, es preciso saber hacer, comunicar, colaborar, producir...

Como señala el Digital Library Task Force (2013) en la era actual la alfabetización significa, además:

  • poseer la variedad de habilidades cognitivas y técnicas requeridas para encontrar, comprender, evaluar, crear, y comunicar la información digital en una amplia variedad de formatos;
  • ser capaz de utilizar diversas tecnologías de manera adecuada y eficaz para buscar y recuperar información, interpretar los resultados de búsqueda, y juzgar la calidad de la información recuperada;
  • entender las relaciones entre la tecnología, el aprendizaje permanente, la intimidad personal y la administración adecuada de la información;
  • utilizar estas habilidades y las tecnologías apropiadas para comunicarse y colaborar con compañeros, colegas, familiares, y en ocasiones el público en general;
  • utilizar estas habilidades para participar activamente en la sociedad civil y contribuir a una vibrante, informada y comprometida comunidad.

Podríamos señalar aún otras características de la alfabetización y el aprendizaje actual, propio de este siglo que comienza, como las apuntadas a continuación:

  • El pensamiento crítico, resolución de problemas, el razonamiento, el análisis, la interpretación, la síntesis de la información.
  • Habilidades y prácticas de investigación, e interrogación.
  • La creatividad, el arte, la curiosidad, la imaginación, la innovación, la expresión personal.
  • La perseverancia, autodirección, planificación, autodisciplina, adaptabilidad e iniciativa.
  • Comunicación oral y escrita, hablar en público y presentación, escuchar.
  • El liderazgo, trabajo en equipo, la colaboración, cooperación, la facilidad en el uso de los espacios de trabajo virtuales.
  • Alfabetización en Tecnología de la información y la comunicación (TIC), los nuevos medios de internet, interpretación y análisis de datos, la programación informática.
  • Alfabetización cívica, ética, y justicia social.
  • La educación financiera y económica, el espíritu empresarial.
  • La conciencia global, alfabetización multicultural, humanitarismo.
  • El conocimiento científico y el razonamiento, el método científico.
  • El conocimiento ambiental y la conservación, comprensión de ecosistemas
  • La salud y el bienestar de alfabetización, incluyendo la nutrición, la dieta, el ejercicio y la salud pública y la seguridad.

La pregunta es: ¿pueden los métodos expositivos, o una única metodología, basada principalmente en la acción del profesor, favorecer la adquisición de estas y otras competencias similares? La pregunta, que es meramente retórica, tiene una respuesta evidente: no.

Se señala con acierto, a mi entender, que los alumnos deben formarse para resolver problemas que aún no se han planteado, para profesiones que aún no existen y para desenvolverse con tecnologías que aún no se han inventado. Esto, ¿no impone un serio reto para el sistema educativo, los aprendices y sus profesores?

Pero volvamos por un instante a lo señalado más arriba respecto a que hay que determinar lo que se debe saber… Esta observación puede parecer un tanto pueril pero, a mi juicio, no lo es. A los alumnos hay que enseñarles (o ayudarles a aprender) solo lo que todavía no saben. Esto implica evaluar lo que saben antes de cada unidad o bloque de aprendizajes. Hacerlo supone encontrarse con diferencias incluso importantes entre ellos, nos llevará a descubrir lo que ya sabemos pero con frecuencia desatendemos: que las velocidades de aprendizaje, la capacidad, la motivación, los intereses, etc., de los alumnos son diversos. Y si lo son, de lo que no cabe ninguna duda, la atención educativa también debe serlo. Pero ¿cómo si el profesor es el que explica la lección?

Nos enfrentamos a dos circunstancias que no podemos soslayar por más tiempo: las diferencias en la capacidad de aprendizaje de los estudiantes y la diversa consideración que hoy tiene el aprendizaje mismo y las dimensiones que lo definen.

Esto significa que no hay otra solución que abordar un enfoque de la escuela, una transformación de la misma, que devuelva al estudiante, al alumno, el protagonismo que por la naturaleza de las cosas le corresponde. Una escuela centrada en el aprendizaje y no en la enseñanza es una escuela que transforma radicalmente los roles del profesor y del alumno. El primero ya no es un expositor y transmisor de conocimientos, ni la única fuente de los mismos, y el alumno ya no es un sujeto paciente que escucha, anota, memoriza y repite. Esto exige, como se comprende, un replanteamiento radical de los modos de evaluar y de las funciones que tradicionalmente se le han asignado a este proceso nuclear de la enseñanza y el aprendizaje. Hemos de pasar de la evaluación del aprendizaje a la evaluación como aprendizaje. Pero esto no es ahora del caso.

Ante este panorama los profesores se sienten preocupados y, en ocasiones desbordados o abrumados, porque no saben cómo hacerlo. En ocasiones niegan la necesidad misma de tener que cambiar, que no es más que un mecanismo de defensa para no salir de lo que en el mundo empresarial se suele llamar la “zona de confort”.

Los profesores necesitan ayuda. Ser profesor hoy es más difícil que hace décadas, y más importante también, entiendo yo. Ya no solo tienen que saber mucho de lo que enseñan (primero y principal), también tienen que saber de pedagogía, de tecnología y de los conocimientos que resultan de la intersección entre estos ámbitos, que van más allá de la mera adición de los mismos.

Y aquí está este libro para demostrar no solo que es posible el cambio, sino para enseñarte cómo hacerlo. Pero no de una manera teórica (no habría nada de reprochable en ello), sino de una forma práctica, pero bien fundamentada en la teoría y reflexión pedagógicas. De otro modo sería un libro de ocurrencias más o menos vistosas.

Este es un libro de gran valor pedagógico y tecnológico porque son los mismos profesores los que hablan a sus colegas –desde su propia experiencia, desde quien lo tiene sabido como propio- y les explican cómo es posible hacer lo que parece imposible. Con un lenguaje directo y sencillo este grupo de profesores entusiastas, de innovadores inconformistas, ha decidido sacar adelante un proyecto del máximo interés, pues apoyándose en un enfoque pedagógico acertado (el flipped classroom) han decidido poner a disposición de los demás, con espíritu de servicio y afán de mejora, su conocimiento y experiencia. Han seleccionado con acierto las mejores aplicaciones que permitan llevar a la práctica lo señalado más arriba: hacer del alumno un protagonista de su propio aprendizaje.

Aquí sí cabe decir con propiedad que cada “maestrillo tiene su librillo”, pero en el sentido de que cada profesor te cuenta su experiencia, su modus operandi, que es sui generis y puede, o no, coincidir con el tuyo, pero no te será difícil sentirte inspirado por lo que ellos hacen.

Tampoco quiero sugerir que el libro, por su carácter práctico, es un recetario de procedimientos; más bien es un conjunto de experiencias vividas en primera persona, de las que este grupo de profesores ha sabido hacer, no “su librillo”, sino un libro (y muchos a la vez, por su carácter digital y, por ello, con componentes hipertextuales que te llevarán a otros mundos del saber) en el que explican cómo y por qué, cuándo y con qué.

Un acertado libro para ayudarte a mejorar en tu tarea diaria, para ayudarte a que te plantees que educar es darle la mano a lo cambiante sin olvidar lo permanente. Sabiendo que la tecnología, en su carácter instrumental, nunca podrá suplantar tu mirada de afecto a tus alumnos, ni el tono de tu voz cuando les animas a seguir adelante. Precisamente la tecnología está aquí para relevarte de las tareas más penosas, rutinarias y monótonas, permitiendo que te liberes de ellas e inviertas más tiempo en atender a cada alumno singular; para que personalices su aprendizaje tratando de desarrollar el talento de cada uno, responsabilizándolos de su propio aprendizaje. Porque como escribí hace poco en el prólogo de un libro dedicado a una profesora muy especial en su jubilación, “la educación se resuelve en un encuentro entre personas”.

Te animo a leerlo y, principalmente, a pensarlo y a arriesgarte a poner en práctica nuevas experiencias. Disfrutarás con ello porque verás que tus alumnos quizá lleguen a decir alguna vez, como me hacía saber hace unos días una madre de un niño de alta capacidad: “Mamá, es la primera vez en mi vida que no quiero salir de una clase”.

Solo me queda felicitar a este grupo de profesores que generosamente han puesto su conocimiento y su tiempo al servicio de la comunidad educativa, coordinados admirablemente por Antonio Calvillo y Déborah Martín, grandes expertos en el enfoque flipped learning y agradecerles el honor que me han brindado al darme la ocasión de escribir este prólogo a un libro digital que será de tanta utilidad para todos.

¿Están formados los profesores para atender a los más capaces?


La pregunta que titula este post es retórica, pero la respuesta es, en la inmensa mayoría de los casos, categórica: no. Pero, ¿por qué iban a saber hacerlo si nadie les ha enseñado? Muchos futuros profesores de educación infantil o primaria, de pedagogía u otros estudios vinculados con la educación y la escuela, no han recibido la más mínima formación sobre el particular. Toda la problemática sobre los más capaces está ausente (siempre hay algunas honrosas excepciones), forma parte de otros programas de manera tangencial o se enseña con postulados del siglo pasado (principios del siglo, para ser más exactos). Así, poco se puede esperar, ya que el aprendizaje y la formación requieren de acciones concretas, no "viene de fábrica".

Incluso en universidades donde había líneas de investigación solventes y consolidadas de muchos años, y asignaturas sobre el tema han, para mi asombro y tristeza, desaparecido. ¡Qué falta de visión práctica y académica! Ya se ve que para muchos esto sigue siendo una mera opción, ¡pintoresca, quizás!

Hace años realizamos un sencillo estudio en el que trataba de comprobar cómo la formación podría afectar a las actitudes de los estudiantes. Algunas conclusiones decían:
  • El grupo de alumnos que asistieron al curso sobre educación de alumnos más capaces presentaron diferencias significativas con todos o con alguno de los grupos que no recibieron una formación especial sobre este tema.
  • La principal diferencia fue la encontrada entre el grupo con formación y el grupo de estudiantes de magisterio que, curiosamente, son los que se encontrarán con los alumnos de alta capacidad en la primera etapa de la escolaridad. 
  • Estos resultados ofrecen, a nuestro juicio, una evidencia clara de cómo la información recibida afecta las actitudes de los futuros profesionales de la educación. 
  • Aunque, debido a que el tamaño de la muestra es reducido, los resultados son limitados, pero sugieren la importancia de incluir cursos o módulos especiales en donde se desarrollen aspectos relacionados con la alta capacidad en los curricula de aquellas licenciaturas y diplomaturas afines. 
  • Esta formación parece incluso más obvia en la preparación de los futuros maestros y, por tanto, también en la de aquellos que ya están ejerciendo como tales, mediante cursos, masters o diplomas relacionados directamente con este tema. 
  • La formación del profesorado parece, por tanto, una de las herramientas principales en la educación de los alumnos más capaces. De su formación, dedicación y entendimiento, se derivará en gran parte el despliegue de los talentos.  
En otra ocasión estudiamos las llamadas nominaciones de los profesores en la detección de los alumnos más capaces en sus aulas. Los resultados tampoco eran tranquilizadores, pues el 72% de los alumnos más capaces, identificados por medidas psicométricas, no eran nominados por sus profesores. ¡Alarmante!Este estudio concluía de esta manera:"(...) estos resultados nos permiten apuntar, al menos cuatro cuestiones que deberíamos tener en cuenta en el futuro:
  • Que los profesores pueden no identificar correctamente a los alumnos de alta capacidad, aunque algunos trabajos manifiestan resultados contrarios.
  • Que es necesario llevar a cabo procesos de identificación que, aun teniendo en cuenta los criterios de los profesores, se apoyen en criterios múltiples.
  • Que los profesores necesitan una formación específica para identificar a los alumnos de alta capacidad.
  • Los profesores no son capaces de identificar adecuadamente a buena parte de los alumnos de alta capacidad.Es preciso desarrollar una política activa de identificación de estos alumnos y no esperar, reactivamente, a que sean percibidos por ellos. 
  • En suma, que si queremos que la atención a la diversidad sea una realidad global que afecte a todos los alumnos, y si queremos promover de una forma decidida el desarrollo de talentos que de otro modo corren el riesgo de perderse, es preciso planificar políticas educativas que se fundamenten, al menos en parte, en las evidencias que la investigación ofrece. Promover la excelencia, ofreciendo oportunidades educativas adecuadas a los más capaces, no solo es una exigencia del principio de atención a la diversidad, es una obligación del principio de igualdad de oportunidades que todo sistema educativo moderno debe defender.
¿Hemos avanzado? Sí. ¿Lo suficiente? No.


Para contribuir a paliar este problema vamos a poner en marcha en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), en los próximos meses, un Experto Universitario en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento (Certificate of Advanced Studies in Gifted Education and Talent Development), en el que venimos trabajando desde hace bastantes meses y que se enmarca en la línea de investigación sobre la alta capacidad y el desarrollo del talento que dirijo.

Inicialmente tendrá una extensión de 15 ECTS (375 horas), que pronto migrará a una formación más amplia, hasta cuadruplicarse. Este experto está alineado en sus contenidos y competencias con el "ECHA-training”, certificación promovido por el European Council for High Ability

En este programa, se desarrollará completamente online y en un entorno virtual 3D, que lo hace pionero en su género. Buscaremos, a través de múltiples actividades formativas, fomentar en los participantes el logro de competencias como las que se señalan:

1
Conocer los principales modelos y concepciones sobre las altas capacidades y el desarrollo del talento.
2
Entender las características específicas de los alumnos con alta capacidad, utilizando definiciones académicamente adecuadas para su conceptualización e identificación.
3
Analizar críticamente los mitos fundamentales sobre las altas capacidades.
4
Conocer el uso de las principales herramientas para la identificación de los alumnos más capaces.
5
Manejar estrategias de intervención con el alumnado de altas capacidades tanto en el aula como fuera de ella.
6
Aprender a diseñar programas de enriquecimiento para el desarrollo del talento.
7
Aproximarse a la aceleración educativa como medida de atención al alumnado con altas capacidades.
8
Identificar las necesidades sociales y emocionales de los alumnos con altas capacidades y manejar herramientas de orientación y counseling para su adecuada atención
9
Conocer herramientas y recursos digitales para el desarrollo del talento y la atención educativa del alumnado con altas capacidades.
10
Aplicar modelos metodológicos innovadores vinculados particularmente con la tecnología digital y las metodologías activas para la instrucción personalizada de los alumnos con alta capacidad mediante el uso de la tecnología.
11
Conocer plataformas y recursos educativos on line para el desarrollo del talento.
12
Conocer las estrategias organizativas y de evaluación para la planificación y dirección escolar de programas educativos para los alumnos más capaces y el desarrollo del talento

Todo ello en torno a asignaturas perfectamente actualizadas con las investigaciones y posturas teóricas más consolidadas en nuestro campo. Contaremos además con masterclasses de figuras de reconocido prestigio internacional en el campo del desarrollo del talento como Francoys Gagné o Steven Pfeiffer, entre otros.

Además los alumnos realizarán un trabajo final de contenido teórico-práctico, en español o en inglés, que incida en su actuación profesional en la escuela o donde realicen su labor.

Queremos contribuir de manera decidida a mejorar la situación escolar y personal de los alumnos de alta capacidad, convencidos de que, como siempre digo, "el talento que no se cultiva se pierde".

¡La verdad es que no me llega el día de comenzar este programa de formación! Pero ya falta menos.