Enriquecimiento como estrategia educativa: 16 ideas clave que debes conocer (2/2)

enriquecimiento. Ideas clave

El enriquecimiento plantea, a mi juicio, la necesidad de afrontar la formación permanente del profesorado. Si éstos no cuentan con recursos, con ideas, con materiales, con estrategias de actuación que les permitan atender a la diversidad en el aula, la detección de alumnos con necesidades educativas particulares y su atención se verán claramente más dificultadas.
Es preciso que, tanto la Administración como las direcciones de los centros educativos, se hagan cargo de la necesidad de cuidar la formación del profesorado, así como de la necesidad de flexibilizar el sistema educativo de cara a poder tomar las medidas que sean precisas para atender realmente a las necesidades individuales que plantean los alumnos con una alta dotación intelectual, y todos los demás, cada uno en su grado.
Actualmente estamos trabajando en dos proyectos que verán muy pronto la luz y que serán un complemento eficaz para hacer la personalización del aprendizaje, la diferenciación y enriquecimiento curricular una realidad.

El enriquecimiento como estrategia educativa: 16 ideas clave que debes conocer (1/2)

Enriquecimiento. 16 ideas clave

He venido presentando algunas entradas sobre el enriquecimiento en las últimas semanas. Algunas de ellas deudoras de un trabajo ya lejano que realicé con la colaboración otras colegas (Peralta, Repáraz e Iriarte) cuando escribimos el libro sobre estos temas en mis años en la Universidad de Navarra. En esta quiero hacer un resumen a modo de corolario sobre esta estrategia tan importante para atender a todo el alumnado y, en particular, a los más capaces, que son, junto con los que tienen un aprendizaje más lento o, directamente dificultades, los que más lo necesitan. Ya sabemos aquello que se dice cuando hablamos de estadísticos. «La media solo representa bien a los que están en la media, pero no a los que están muy por encima o muy por debajo de ella». Mutatis mutandi, los sistemas grupales solo responden medianamente bien, en el mejor de los casos, para unos pocos.
Parece claro que la clase convencional por sí sola no constituye la mejor ocasión de aprendizaje para los alumnos altamente capacitados. La necesidad, por tanto, de un currículo diferenciado es algo comúnmente aceptado. En este contexto podemos enfatizar, por lo menos, estos 16 puntos.

Enriquecimiento y aceleración ¿aclaramos términos?

Enriquecimiento: ampliando horizontes

Aludiendo al desarrollo histórico, la aceleración como respuesta educativa para los alumnos más capaces ya desde sus inicios —cuando Terman en 1925 publica su estudio longitudinal sobre estudiantes con un elevado CI—, se contempló como una medida controvertida que no debería aplicarse como estrategia única. No es mi propósito el detenerme en analizar esta polémica desde unas coordenadas históricas, tan sólo referirme a que en los EE.UU. —donde fundamentalmente se ha puesto en práctica la aceleración—, fueron diferentes factores políticos, sociales o culturales los que influyeron decisivamente en valorar las ventajas y los inconvenientes de esta propuesta. Así la depresión económica de 1930, el incremento de la demanda de oportunidades educativas para todos, el aumento de la población con el consiguiente incremento de la población escolar, etc., provocaron diferentes medidas administrativas que no favorecían la aceleración, en el sentido de tomar la edad cronológica del estudiante como estándar para adscribirlo al curso escolar. En este contexto, el enriquecimiento se comenzaba a vislumbrar como alternativa eficaz para atender a las necesidades educativas de los más capaces (Cfr. Southern, Jones y Stanley, 1993).