Los efectos en educación

¿Es posible saber qué funciona en educación? (1/3)

Esta es una pregunta que a profesionales de cualquier otro ámbito les puede sorprender, pues nadie acomete una tarea profesional de importancia sin saber si producirá el  efecto presumido. Ningún campo de estudio deja de preguntarse e indagar de manera continua sobre los procedimientos más eficaces y eficientes (ambas cosas son importantes) para lograr los resultados deseados. ¿Cuántas veces nos preguntamos esto en el campo educativo? ¿Cuántos profesores verifican si lo que hacen surte el efecto deseado, al menos mínimamente? John Hattie es un investigador neozelandés que lleva años recopilando y analizando investigación educativa y resumiendo, a través de la técnica del metaanálisis, la magnitud del efecto que intervenciones, estrategias, metodologías y otras muchas variables tienen en el rendimiento escolar.

Apropósito de la precocidad y otras etiquetas

En el campo educativo vivimos rodeados de términos y etiquetas que no siempre se utilizan para referirse apropiadamente a lo que significan. O bien se usan determinados términos pero no se cambian las acciones que en ellos se deberían ver implicadas. Me explico, hemos hablado de evaluación, incluso evaluación formativa, pero para muchos la evaluación sigue siendo solo examinar. Hablamos de educación basada en competencias, pero muchos profesores tendrían dificultades para distinguir un objetivo de una competencia, definir un objetivo con arreglo a una operación cognitiva dada o saber relacionar la educación basada en competencias con el aprendizaje personalizado, por ejemplo. Así, cambiamos lo collares, pero el perro es el mismo. Cambiamos los nombres, pero no los procesos; modificamos la terminología pero los resultados no cambian, y así sucesivamente.

Como activar la motivación de los más capaces

Hoy una entrada de mi buen amigo el profesor Pfeiffer, bien conocido por los lectores de este blog, que me ha facilitado este escrito para compartirlo con vosotros. Aquí lo ofrezco en versión castellana. Agradezco la generosidad del ofrecimiento de Steven Pfeiffer. Me parece que tiene un enorme interés para todos. Recordad que el profesor Pfeiffer nos es solo un estudioso y un investigador de las altas capacidades y el desarrollo del talento desde hace muchos años, sino que atesora también una enorme experiencia directa en la evaluación y atención a estos estudiantes. Espero que os resulte muy útil.

Más sobre aprendizaje centrado en el estudiante

Cada vez, con más frecuencia, hablamos de las diferencias y similitudes entre enfoques o modelos que consideramos opuestos o diversos. También lo hacemos para exponer más claramente cuáles son las cualidades o peculiaridades de una aproximación concreta. La presente entrada resume algunas diferencias entre dos enfoques que se complementan o necesitan mutuamente. Brindar a los estudiantes la oportunidad de elegir siempre ha sido la piedra angular de la instrucción diferenciada. Y es que no acabamos de creer en ellos y no acabamos de aceptar que sus capacidades, motivaciones, ilusiones y proyectos son diversos. No podemos convertir la escuela, como muchas veces se ha señalado, en una máquina de producción en serie. Por muchas razones, pero una basta: las personas no somos cosas.

Aprendizaje personalizado, ¿importa?

Un infográfico que nos ayude a seguir reflexionando sobre el aprendizaje personalizado, una senda que la escuela debe seguir si quiere responder a las necesidades de cada alumno y respetar las diferencias naturales entre ellos. Será, por otra parte, el único modo de atender al desarrollo del  talento de cada uno. Dicho de otro modo, solo así conseguiremos que las escuelas, los centros educativos, sean lugares de desarrollo del talento, en lugar de ámbitos de enseñanza.
¿Por qué un aprendizaje personalizado, se pregunta en el infográfico? La respuesta: porque es preciso atender de manera dinámica a las diferencias personales de modo que podamos retar, implicar y apoyar a cada alumno.

Voluntad y éxito

Las altas capacidades: esa realidad invisible

El pasado mes de junio estuve en Oviedo invitado para impartir una conferencia en unas jornadas organizadas por la asociación ENOL. Sigo pensando, creo que con fundamento, que la expresión «altas capacidades y superdotación» es un error conceptual, como señalé en mi intervención. Y los conceptos son esenciales, los nombres que usamos para identificar los constructos también. En una entrada anterior del blog ya resumí este asunto. Es que si no buscamos acuerdo en las definiciones y si no etiquetamos correctamente los conceptos no será posible entenderse. ¡Cuántas veces me he sorprendido de que no haya una definición oficial sobre este asunto y se siga legislando alegremente…!

El SMPY

El SMPY: el estudio longitudinal más importante del mundo sobre el desarrollo de los más capaces

La mayor parte de mi investigación en el campo de las altas capacidades ha discurrido en torno a un modelo de identificación con el que me encontré, afortunadamente, en la literatura en 1993 y después con su autor en 1995. Efectivamente, en ese año conocí a Julian C. Stanley en Iowa y pude comprobar en persona lo que ya había intuido a través de la literatura científica sobre el particular. Un gran modelo, por su elegancia, parsimonia y sagacidad indagatoria, tenía que tener tras de sí a un gran investigador, como así fue. Desde 1995 hasta 2005 tuve una cordialisima relación con en profesor Stanley, quien siguió de cerca -como si le fuera algo relevante en ello- mi modesto trabajo de validación del SCAT en España y la puesta en marcha de CTY España (2001-2011). ¡Cuantas veces pienso que llegamos demasiado pronto! Pero lo intentamos y pudimos servir a unas 1000 familias y alumnos durante esos años. Hoy hubiese sido otro cantar.

10 modos sencillos de integrar la tecnología en la clase

Estamos en verano y habrá que descansar la cabeza en otras ocupaciones, digo yo. Hoy un infográfico sencillo pero interesante sobre cómo integrar la tecnología en la clase, siempre después de haber pensado bien el diseño pedagógico de la misma, los objetivos de aprendizaje, las competencias, etc. Vamos, haciendo realidad lo obvio: que la pedagogía y la didáctica, el diseño de instrucción, están entes de las herramientas tecnológicas. En este infográfico ambas cosas van bastante de la mano. Aquí va la traducción. Añado algunos comentarios u observaciones entre corchetes que no están en el original, pero que pueden dar pistas. En el propio infográfico se sugieren algunas herramientas (Tools) a modo de ejemplo. Existen verdaderos catálogos fáciles de encontrar.

DESTACADOS

Desarrollar el talento, promover la excelencia: dos exigencias de un sistema educativo mejor

Durante los días 11 y 12 de febrero de 2009 se celebró en Pamplona la primera edición de AGORA TALENTIA, I Foro Internacional sobre el Talento en la era del conocimiento. Aunque la mayor parte de los participantes procedían del mundo empresarial, financiero, institucional y otros, hubo algún lugar para el enfoque educativo. Sigo firmemente persuadido de que el talento o empieza a cultivarse en la escuela o, en muchos casos, se perderá o no se desarrollará de forma adecuada. Si se prefiere se podría decir que la fuga de cerebros empieza en la escuela, o visto desde otro ángulo, que el futuro de la sociedad del mañana se está fraguando en la escuela de hoy.

POPULARES

Los efectos en educación

¿Es posible saber qué funciona en educación? (1/3)

Esta es una pregunta que a profesionales de cualquier otro ámbito les puede sorprender, pues nadie acomete una tarea profesional de importancia sin saber si producirá el  efecto presumido. Ningún campo de estudio deja de preguntarse e indagar de manera continua sobre los procedimientos más eficaces y eficientes (ambas cosas son importantes) para lograr los resultados deseados. ¿Cuántas veces nos preguntamos esto en el campo educativo? ¿Cuántos profesores verifican si lo que hacen surte el efecto deseado, al menos mínimamente? John Hattie es un investigador neozelandés que lleva años recopilando y analizando investigación educativa y resumiendo, a través de la técnica del metaanálisis, la magnitud del efecto que intervenciones, estrategias, metodologías y otras muchas variables tienen en el rendimiento escolar.

Más sobre aprendizaje centrado en el estudiante

Cada vez, con más frecuencia, hablamos de las diferencias y similitudes entre enfoques o modelos que consideramos opuestos o diversos. También lo hacemos para exponer más claramente cuáles son las cualidades o peculiaridades de una aproximación concreta. La presente entrada resume algunas diferencias entre dos enfoques que se complementan o necesitan mutuamente. Brindar a los estudiantes la oportunidad de elegir siempre ha sido la piedra angular de la instrucción diferenciada. Y es que no acabamos de creer en ellos y no acabamos de aceptar que sus capacidades, motivaciones, ilusiones y proyectos son diversos. No podemos convertir la escuela, como muchas veces se ha señalado, en una máquina de producción en serie. Por muchas razones, pero una basta: las personas no somos cosas.

Aprender en movilidad

¿Cuales son las tendencias del aprendizaje móvil para 2019?

Hoy un infográfico que revela algunos datos que pueden ser de interés para las personas responsables de diseñar la instrucción y facilitar los procesos de aprendizaje de sus estudiantes (porque sin estudio no hay nada que hacer). Traduzco el contenido del infográfico tomado de la fuente que se cita al pie del mismo.

Si quieres echar un vistazo a entradas anteriores sobre el aprendizaje móvil, te sugiero, por ejemplo, estas: «Un nuevo informe sobre el aprendizaje móvil»; «Espacios de trabajo para los estudiantes móviles: un nuevo reto para el aprendizaje»; «Si el aprendizaje se ‘moviliza’, ¡la educación también!» o «El aprendizaje será móvil, ¿no lo es ya?». ¿Sabías que el 70% de los alumnos se sintió más motivado cuando entrenaba en un dispositivo móvil, en lugar de una computadora (Fuente: LearnDash) y que los eLearners móviles suelen estudiar durante 40 minutos más que un estudiante que usa una computadora de escritorio o una tableta?