Personalizar es incluir

Los cinco pilares del aprendizaje personalizado

Hoy quiero volver sobre un asunto que nos ocupa en la Escuela de Formación de Profesores de UNIR y del que me he ocupado en otras ocasiones en el blog: el aprendizaje personalizado. La traducción de un extracto de un documento de la Fundación Bill & Melinda Gates sobre el aprendizaje personalizado, una de las tendencias más claras de las escuelas más avanzadas, constituye el núcleo de esta entrada. Además incluyo un documento también traducido que contiene una definición de trabajo sobre el tema, con una serie de preguntas que bien podrían ser objeto de discusión por parte de los profesores, en esas reuniones que suelen tener en los centros educativos.

Formación profesores

¿Qué consecuencias tiene que los profesores se formen para atender a los más capaces?

Me parece interesante que el lector que lo desee repase el documento sobre lo que deberían saber los profesores para atender de modo adecuado a los alumnos más capaces. No es preciso inventarse nada, basta con seguir la estela de los que lo han hecho antes, con emular adecuadamente a los que nos ofrecen evidencias sólidas sobre lo que es efectivo, que fundamentan lo que hacen en los modelos más consolidados y contrastados por la academia, ya que no todo vale.

Alta capacidad y legislación educativa

Carta abierta a las Administraciones educativas: legislación y formación

Hay una prueba inequívoca de que las cosas no están bien ni en la legislación ni en la práctica educativa: las cifras de alumnos identificados en España en cualquiera de las comunidades autónomas. Y para que quede bien claro adjunto la siguiente tabla con datos oficiales del Ministerio. Basta que el legislador compruebe el número de alumnos identificados en su territorio y se pregunte: ¿cuántos deberían estar identificados? (Incluso los que se apuntan a esa obsesión, con poco fundamento, del CI 130, basta que dividan las cifras del 5% a la mitad, aproximadamente, y verán el abismo que hay entre sus propios criterios y su realidad).

Los profesores son la clave, ¿quizá olvidada?, del sistema educativo

“En un informe sobre los sistemas educativos que se hizo bastante popular en 2007[1], se afirmaba que: “ningún sistema educativo puede ser mejor que sus profesores” y se advertía cómo las reformas diversas llevadas a cabo en distintos lugares, o el incremento de las inversiones, no había producido mejoras significativas en el rendimiento de los estudiantes. Se llegaba a señalar que: “es un poco infantil pensar que la calidad de las clases mejorará porque cambiemos las estructuras”. Más aún, se hacía referencia a los datos de un estudio relevante llevado a cabo en Tennessee en el que se ponía de manifiesto que “si dos estudiantes promedio de ocho años eran asignados a dos profesores de alto y bajo rendimiento, su rendimiento (el de los estudiantes), tres años más tarde, se diferenciaría en 50 puntos percentiles”.

¿Qué supone implantar un sistema personalizado de aprendizaje?

He dado con un documento, no por casualidad, en el que se ofrecen resultados e ideas teóricas sobre el proceso de implantación de un sistema de aprendizaje personalizado basado en competencias, cuestión en la que andamos ocupados estos días @pedagogiaparael y yo en la @UNIRescuelaprof. ¿En qué implica este proceso a los responsables? Estamos acostumbrados a que las modificaciones o cambios educativos sean de corte legislativo y vengan impuestos de arriba abajo. Esto casi nunca funciona, como sabemos por experiencia. Los cambios de verdad o se producen en el ámbito donde han de implantarse, o no serán efectivos.

Carta abierta a los directores escolares: educar sin discriminación

Específicamente, refiriéndonos a los alumnos de alta capacidad, y pensando en mi centro o en mi clase:  sé quiénes son; sé qué características tienen; sé cómo orientar su educación; hay un plan de identificación establecido para mi centro o para mi aula; hay un plan de intervención adecuado a sus necesidades. Si es así, ¡enhorabuena! Si no, ¿por qué no te animas? No es difícil; es posible, algunos ya lo hacen. Es que si no lo hacemos, ¿cómo podremos mantener en nuestros planes docentes o en los proyectos curriculares de centro las referencias a la educación personalizada? ¿o a la individualización educativa?, ¿o a la atención a la diversidad? Simplemente no será posible.

Diferenciar es imprescindible

Una entrevista a Sally Reis: “diferenciar no es una opción, es una necesidad”

Una nueva entrevista de la serie “Diálogos sobre Talento, Educación y Tecnología”, con una figura importante del campo de las altas capacidades. Espero que la disfrutéis y la difundáis. Una sugerencia, ¿por qué no la discutís en una reunión de trabajo de profesores en vuestro centro educativo, o de padres de vuestra asociación? Hay muchos aspectos de la entrevista que merecen ser resaltados, pero cada uno los descubrirá. Solo quiero hacer referencia al hecho que menciona sobre los diferentes niveles de lectura dentro de una misma clase… nos puede dar la pauta de por qué diferenciar no es una moda o una opción. Es una necesidad.

Una entrevista a Joseph Renzulli

El pasado septiembre el profesor Renzulli, que participó en el I Congreso Internacional Noroeste sobre Altas Capacidades, visitó la sede corporativa de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) para grabar una masterclass que es ya material de estudio para nuestros alumnos del Experto Universitario en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento, que se encuentra su tercera edición, y que se unirá a la colección de masterclasses de expertos como Pfeiffer, Gagné, Reis…
Aproveché para hacerle una corta entrevista dentro de la serie que empecé hace algún tiempo bajo el título genérico Diálogos sobre Talento Educación y Tecnología.

DESTACADOS

Acciones sociales sobre aacc

De la formación a la acción: ¿te sumas?

Un excelente grupo de más de setenta profesores se puso manos a la obra y se formaron con intensidad, profundidad y aplicación. Pero no solo eso, además se dijeron, ¿por qué no “darle aire” a todas nuestras ideas para mejorar la educación de los más capaces?
Dicho y hecho. Han decidido “reunirse”, muchos de ellos, en Twitter los jueves de 21.30 a 22.30 para discutir, aportar, compartir sus conocimientos, ideas y reflexiones en esta red social, con una temática específica cada vez.
En este post, que me llena de orgullo y admiración por ellos.  Incluyo los twitter moments de las dos sesiones que han tenido hasta el momento para que cada uno, si lo desea, los lea a su gusto.

POPULARES

Formación profesores

¿Qué consecuencias tiene que los profesores se formen para atender a los más capaces?

Me parece interesante que el lector que lo desee repase el documento sobre lo que deberían saber los profesores para atender de modo adecuado a los alumnos más capaces. No es preciso inventarse nada, basta con seguir la estela de los que lo han hecho antes, con emular adecuadamente a los que nos ofrecen evidencias sólidas sobre lo que es efectivo, que fundamentan lo que hacen en los modelos más consolidados y contrastados por la academia, ya que no todo vale.

Alta capacidad y legislación educativa

Carta abierta a las Administraciones educativas: legislación y formación

Hay una prueba inequívoca de que las cosas no están bien ni en la legislación ni en la práctica educativa: las cifras de alumnos identificados en España en cualquiera de las comunidades autónomas. Y para que quede bien claro adjunto la siguiente tabla con datos oficiales del Ministerio. Basta que el legislador compruebe el número de alumnos identificados en su territorio y se pregunte: ¿cuántos deberían estar identificados? (Incluso los que se apuntan a esa obsesión, con poco fundamento, del CI 130, basta que dividan las cifras del 5% a la mitad, aproximadamente, y verán el abismo que hay entre sus propios criterios y su realidad).

Los profesores son la clave, ¿quizá olvidada?, del sistema educativo

“En un informe sobre los sistemas educativos que se hizo bastante popular en 2007[1], se afirmaba que: “ningún sistema educativo puede ser mejor que sus profesores” y se advertía cómo las reformas diversas llevadas a cabo en distintos lugares, o el incremento de las inversiones, no había producido mejoras significativas en el rendimiento de los estudiantes. Se llegaba a señalar que: “es un poco infantil pensar que la calidad de las clases mejorará porque cambiemos las estructuras”. Más aún, se hacía referencia a los datos de un estudio relevante llevado a cabo en Tennessee en el que se ponía de manifiesto que “si dos estudiantes promedio de ocho años eran asignados a dos profesores de alto y bajo rendimiento, su rendimiento (el de los estudiantes), tres años más tarde, se diferenciaría en 50 puntos percentiles”.