La educación de los más capaces en EE.UU: un nuevo informe para reflexionar

Access Denied

¡Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar… pon las tuyas a remojar!
Vamos a terminar el año con un informe que nos puede dar pistas de por dónde deberían ir, a mi juicio, algunos de los esfuerzos de los implicados en la identificación y desarrollo de los estudiantes con altas capacidades en nuestro país. Se trata de un estudio amplio llevado a cabo con la colaboración de la fundación Jack Kent Cook Foundation (primera nota a tener en cuenta) y la Fundación Purdue para la investigación. Los resultados que los autores califican de malos (SYSTEM FAILURE), estoy de acuerdo, ya los querríamos para nosotros. Por eso, aunque los datos invitan al pesimismo, nos pueden animar por dos razones al menos: a) nos llevan años luz y  b) analizan con rigor el sistema educativo y lo critican sin empacho con ánimo de que mejore. Esa es la ruta a seguir, entiendo yo.

La educación basada en competencias: una nueva definición ampliada

Recientemente INACOL, ahora Aurora Institute, que viene trabajando desde hace años en el campo de la transformación educativa, promoviendo la reflexión y la investigación que permita evolucionar el sistema educativo tradicional hacia un sistema más  centrado en el alumno, ha producido un documento de relevancia. De hecho, producen documentos muy interesantes que tienen impacto grande en la transformación escolar y en la configuración de políticas educativas. Una de estas acciones tiene que ver con la definición de la educación basada en competencias, de la que hablamos varias veces.

¿Es posible saber qué funciona en educación? (y 3)

Efectos probados en educación

Vamos a ver los tres últimos efectos tratados en estas entradas. Es importante notar que se trata simplemente de la selección de 10 de los más relevantes que aparecen en el glosario de las influencias sobre el rendimiento de los alumnos. La lista de efectos elaborada por este autor (Hattie) llega a 252 y el lector interesado puede rescatarla desde la web. De todos modos, nadie debería cabalmente despreciar o menospreciar la investigación y las evidencias de lo que funciona en educación. Quienes lo hacen generalmente son los que no investigan o no estudian lo que otros han hecho. Basar la educación y el proceso de aprendizaje solo en la experiencia subjetiva (incomunicable, por cierto), no es aceptable desde la lógica de la investigación.
Bien, pues igual que cuando uno va al médico… yo prefiero que me curen a partir de la evidencia de la bondad del tratamiento y no solo de las opiniones que pueda tener el galeno en cuestión. ¿Y tú? Pues en educación más todavía.