7 Mitos sobre el aprendizaje online

http://chronicle.com/article/Major-Players-in-the-MOOC/138817/
Hoy quiero partir una lanza en favor del aprendizaje online, pues constituye una tendencia imparable de los tiempos que corren, tal como señalan todos los estudios de prospectiva y, en contra de lo que se piensa, puede ser incluso más efectivo que la enseñanza presencial a la que estamos acostumbrados. Esto se aplica tanto a los estudiantes universitarios como a los de niveles inferiores, y constituye un excelente medio para adaptar el ritmo y nivel de profundidad de los contenidos a los alumnos más capaces (y a todos los demás) que, de ordinario, no son atendidos adecuadamente en la enseñanza convencional, al tiempo que se pone al alcance de muchos estudiantes una enseñanza de calidad que, de otro modo, quedaría fuera de su alcance, cuestión ésta última que tampoco es menor de cara a la construcción y desarrollo social.

Me apoyo para ello en la traducción/adaptación de un articulo escrito originalmente por Amelia Harper que apareció publicado el pasado 2 de Abril en EmergingEdTech.

Cuando el aprendizaje online se hace correctamente, estos mitos desaparecen

En los últimos quince años el aprendizaje online se ha convertido en una parte vital de los sistemas educativos, en particular en EE.UU. Gracias a las ofertas online por parte de algunos de los mejores Colleges y Universidades del país, los estudiantes han podido acceder a programas que, de otro modo, les estarían vedados, y éstos han respondido masivamente.

Cerca de un tercio de los estudiantes universitarios han recibido cursos via Internet. Esto significa más de 6 millones de personas [EE.UU], desde alumnos que completan una sola clase hasta los que han realizado una carrera completa sin haber pisado un aula convencional.

A pesar, sin embargo, de la popularidad de esta modalidad de enseñanza, algunos cuestionan su valor. Todavía existe una percepción en algunos círculos de que la enseñanza online es "menos que" la opción de recibir las clases en un campus físico, y de que la educación que se recibe no es tan rigurosa como podría serlo. Sin embargo, la enseñanza online puede ser tan rigurosa (y a veces incluso más) que la enseñanza presencial. El que sea diferente no significa que no pueda funcionar adecuadamente.

La calidad de la enseñanza, o la falta de ella, es simplemente uno de esos mitos que se han instalado en torno al aprendizaje online. Si estas pensando en realizar estudios con esta modalidad, el análisis de estos mitos te puede ayudar a tomar una decisión fundamentada.

1. No se crean relaciones

Una de las mejores cosas de ir a cualquier escuela es que se crean relaciones con otras personas, tanto profesionales como personales. Hay una percepción, sin embargo, de que al participar solo en clases online estas relaciones no se pueden crear, pues no se comparte el mismo espacio físico.

Esto no es cierto. Pronto se descubre que los mismos alumnos 'aparecen' en distintas clases, en proyectos de grupo, discusiones de clase y otras actividades que ofrecen la oportunidad de interacción. Es posible que tengamos que llegar a otros para conocerlos pero, ciertamente, es posible desarrollar relaciones significativas dentro de las clases en línea.

2. No podrás implicarte en grupos profesionales o académicos

La mayor parte de los programas de college están asociados con grupos profesionales y académicos, incluyendo sociedades de estudiantes, redes profesionales y otras asociaciones. Muchos estudiantes de cursos online creen que no podrán implicarse en estos grupos, pero esto no es cierto. Estos alumnos son tan bienvenidos como cualesquiera otros de enseñanzas presenciales; mientras que el rendimiento de unos y otros sea equiparable, las sociedades de diverso tipo no se preocupan de cómo cada uno ha recibido sus cursos, ya sea online o presencialmente.

3. Podrás "copiar" más fácilmente

Una de las principales preocupaciones sobre la educación en línea, especialmente desde el punto de vista del educador, es la integridad de la experiencia educativa. Debido a que los estudiantes trabajan de forma independiente en su mayor parte, existe la preocupación de que puedan tratar de engañar o ganarle al sistema. Sin embargo, eso es una preocupación en cualquier entorno educativo y los desarrolladores de cursos en línea han implementado soluciones para combatir el fraude. Detectores de plagio, sistemas de monitorización de pruebas (algunas de las cuales implican webcams ), y los sistemas de discusión síncronos están siendo empleadas para garantizar la integridad académica [sigue este enlace para ver más mitos] y enseñanza de calidad. [En algunos casos, los estudiantes de cursos en línea realizan sus exámenes finales de manera presencial].

4. Las clases en línea son solo 'lectura'

Debido a que los estudiantes en línea pueden acceder para completar tareas en cualquier momento, algunos creen que realizar cursos en línea es poco más que la lectura de conferencias y libros preparados. El aprendizaje en línea involucra la lectura, pero la mayoría de las clases también incluyen debates, presentaciones multimedia, proyectos y tareas, todas ellas diseñadas para aumentar el aprendizaje de los estudiantes. En resumen, es muy similar a una clase tradicional. [A una clase tradicional de calidad naturalmente, pues en muchas los alumnos toman apuntes, si lo hacen, y poco más].

5. Te puedes "ocultar" en una clase en línea

Cuando participas en una clase en línea, no estás cara a cara con tus compañeros de clase ni con el instructor, por lo que se podría pensar que te puedes "esconder" en el aula. Puedes creer que es posible esconderte en la parte posterior virtual de la clase y hacer lo mínimo para sobrevivir. Eso no es siempre el caso. Los debates son un elemento importante para la experiencia educativa en línea, son una parte sustancial dependiendo de tu grado de participación. Acomodarte al anonimato no te hará ningún favor.


6. Las clases en línea requieren conocimientos informáticos profundos

Los cursos en línea están diseñados para ser fáciles de usar, y la mayoría de las plataformas de los cursos son muy intuitivas. Muchas de las escuelas ofrecen formación gratuita en las plataformas en línea también. Más allá de eso, lo más probable es que sólo necesitarás unas habilidades básicas de procesamiento de textos para tener éxito; de hecho, los cursos en línea a menudo te permiten construir su conjunto de habilidades en el uso otros programas.


7. Las clases en línea requieren menos tiempo

Por un lado, los cursos en línea son un ahorro de tiempo, no tienes que conducir hasta la escuela, sentarte en un aula, etc. Sin embargo, se puede esperar que dedicarás la misma cantidad de horas para estudiar en un entorno en línea como lo hacen en uno presencial. Leer o ver conferencias, participar en debates, completar las tareas y estudiar puede llevar de 15 a 20 horas por semana. [¿cuántos estudiantes presenciales estudian 4 horas diarias?]. La educación en línea es equivalente a la presencial en muchos aspectos. La principal diferencia es el método de desarrollo de la enseñanza. Así que no dudes en probar una clase, podrías encontrar que funciona para tus objetivos y tu horario.
_______________________________________

En la próxima entrada os ofrezco una comparativa entre la enseñanza online y la enseñanza presencial que puede ser de vuestro interés.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada