25 características de un profesor con éxito (1/3)

imagen toma da de www.education.gov.gy


El artículo en el que se basa esta entrada se titula "25 Things Successful Educators Do Differently", es decir, las 25 cosas que los profesores con éxito hacen de modo diferente. Lo dividiré en tres partes para no cansar y hacer más fácil su lectura. Fue publicada por Julie DeNeen y su original puede verse aquí.  Los profesores son la clave del sistema educativo, como ya señalé en alguna ocasión, pero la clave olvidada, aunque ahora acaba de presentarse un libro blanco sobre la profesión docente que esperemos ayude a recordar y repensar la importancia del profesor en la educación. Ya recordáis aquella entrada en la que postulaba que se educa más por lo que se es que por lo que se dice, o aquella otra en la que preguntaba si eres un profesor mágico, o la que preguntaba, sencillamente, ¿qué clase de profesor eres? 27 C

Echemos ahora un vistazo a algunas características de los profesores que suelen diferenciar a los que tienen éxito de los que no lo tienen. Como siempre lo de las listas es más un recurso de la blogosfera que otra cosa. Antaño habríamos titulado esto como: "algunas reflexiones sobre conductas de los profesores con éxito". Hoy se tiende al lead atractivo y uno puede caer en la tentación de decir: "Las 25 claves imprescindibles...". Sea como fuere, y títulos aparte, los 25 puntos que siguen pueden ser adaptados a la conveniencia de cada uno y ser más o menos en la lista, pero a todos nos pueden servir para reflexionar sobre nuestra conducta como profesores. Vamos a por ello.

Los profesores con éxito:

1. Tienen objetivos claros

¿Cómo saber si estás conduciendo por el camino correcto cuando viajas a un lugar nuevo? Utilizas las señales de tráfico y un mapa (aunque hoy en día podría ser SIRI o un GPS). En el mundo de la educación, los objetivos que propones para tus alumnos actúan como señales de tráfico hacia su destino. Tu plan es el mapa. Hacer una previsión no sugiere falta de creatividad en tu plan de estudios, sino más bien, da creatividad al marco en el que se va a desarrollar para tener los logros deseados.

2. Tienen un sentido de su propósito

No podemos tener días épicos y memorables constantemente en nuestro trabajo. A veces la vida es vulgar y tediosa. Los maestros que tienen un sentido claro de sus propósitos y que son capaces de ver el panorama en su conjunto, pueden pasar por encima de los días duros y aburridos porque sus ojos saben mirar a lo lejos.

3. Son capaces de vivir sin recibir un feedback inmediato

No hay nada peor que sudar preparando una lección sólo para que tus estudiantes salgan de clase, sin ni siquiera una sonrisa o un "Gran trabajo profe!". Es duro dar el 100% de uno mismo y no ver resultados inmediatos. Los profesores que esperan la gratificación instantánea acabarán quemados y desilusionados. El aprendizaje, las relaciones y la educación son un esfuerzo desordenado, al igual que el crecimiento de un jardín. Se necesita tiempo y un poco de 'suciedad' para que crezca.

4. Saben cuándo escuchar a los estudiantes y cuando hacer caso omiso

Claramente relacionado con lo anterior está el concepto del discernimiento respecto al feedback a los estudiantes. Un profesor que nunca escucha a sus estudiantes acabará equivocándose. Un maestro que siempre los escucha se equivocará. No es tarea sencilla saber cuándo hay que escuchar y adaptarse, y cuando es el momento de decir: "No, vamos a hacerlo de esta manera porque yo soy el profesor y se lo que debemos hacer".

5. Tienen una actitud positiva

La energía negativa perjudica la creatividad y es un buen caldo de cultivo para el miedo al fracaso. Los buenos maestros tienen un estado de ánimo optimista, una sensación de vitalidad y energía, y ven los reveses momentáneos como necesarios hacia la meta final. La positividad engendra creatividad.

6. Esperan el éxito de sus alumnos

Este concepto es similar para los padres también. Los estudiantes necesitan a alguien que crea en ellos. Necesitan personas más sabias y de más edad que valoren sus capacidades. Es importante poner el listón alto y luego crear un entorno en el que el fracaso sea parte del camino al éxito. Esto motivará a los estudiantes a seguir intentándolo hasta que lleguen a la expectativa que se ha establecido para ellos.

7. Tienen sentido del humor

El humor y el ingenio producen una impresión duradera. Reducen el estrés y la frustración, y dan a la gente la oportunidad de mirar a sus circunstancias desde otro punto de vista. Si nos entrevistáramos con 100 estudiantes y les preguntásemos acerca de su profesor favorito, apuesto a que el 95% de ellos tenían buen humor.

8. Utilizan los elogios de modo inteligente

Los estudiantes necesitan el estímulo, pero estímulo realista. No es bueno alabar su trabajo cuando se sabe que es sólo el 50% de lo que son capaces. No se trata de crear un ambiente donde no hay elogios o reconocimiento al trabajo; lo que se debe es crear un ambiente en el que los elogios son valiosos porque se utilizan de manera inteligente y oportuna.

_______________________

En la próxima entrada seguiremos con otras 8 o 9 características más, para llegar a las 25 en la tercera. Estos días no son para leer mucho.

Aquí tenéis un buen material para reflexionar, analizar, discutir en sesiones de formación de profesores, etc. También pueden ser útiles para los padres, no en vano son los primeros y principales educadores de sus hijos y muchos de los puntos tratados son trasladables a la educación familiar fácilmente.

Dadas las fechas aprovecho para desearos una feliz Navidad y un año nuevo lleno de resultados positivos, con la energía y el optimismo necesario para vadear los que no lo sean tanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada