El Talent Search a través de los años


El modelo del Talent Search del que venimos hablando en los últimos posts es el resultado de una sagaz combinación de teoría y práctica, de reflexión y experimentación. Y como lamentablemente suele ocurrir le costó salir adelante en sus primeros años en los que las ideas del profesor Stanley eran consideradas un tanto estrafalarias.

¿Qué hacer con un niño que tiene una preparación intelectual que le sitúa varios años por delante de sus compañeros de edad? ¿Cómo puede seguir el ritmo de aprendices más lentos? ¿Cómo vamos a obligarle a escuchar una y otra vez lo que ya sabe?

Parecía lógico que lo que había que hacer era adecuar la enseñanza a la preparación y ritmo de aprendizaje del alumno y no lo contrario, por ello se ensayaron procedimientos que mostraron un rotundo éxito y de los que hablaremos en su momento.

Pero en lo que a la identificación se refiere Stanley pensó, con acierto, que si algunos alumnos estaban preparados para enfrentarse con contenidos avanzados también serían capaces de hacerlo con tests preparados para alumnos mayores, pero ¿cómo iban a enfrentarse con un test como el SAT (Scholastic Assessment Test) que está diseñado para valorar la capacidad verbal y matemática de los college bound seniors, de los alumnos que van a entar en la Universidad y son, por tanto, 5 años mayores? No parecía ni razonable ni posible, pero Stanley sabía que sí lo era y comenzó a utilizar este procedimiento.

Por otra parte, ¿cómo van a resolver problemas que corresponden a un currículo al que no se han expuesto formalmente los alumnos? Pues lo hicieron y lo hacen. Porque son precoces y porque, como ya señalé en otro momento, los alumnos más capaces adquieren conocimientos y exhiben una capacidad de razonamiento extraordinaria que va más allá de lo que se les enseña en la escuela.

Y no, no se trata de que unos pocos niños "raritos" tuviesen "superpoderes". Se trata simplemente de que la gente con alta capacidad existe y solo se necesita que alguien les de la oportunidad de mostrarlo y de desarrollar su potencial.

¿Qué pasó con los años? Algo fascinante que muestran estos dos gráficos elaborados a partir de la serie de los últimos treinta años de identificación con este modelo. Son datos solo del Center for Talented Youth, pero los hay similares de otras univesidades que han adoptado el mismo modelo.


Este gráfico representa la serie desde 1980 hasta 2009 de los alumnos que se presentaron al Talent Search y recoge los datos de la sección verbal del SAT. Indica el porcentaje de alumnos y alumnas (males and females) que en esta fase "out of level" obtuvieron puntuaciones iguales o superiores a la media de los alumnos que se presentaron para ingresar en la Universidad. Naturalmente al tratarse de datos empíricos los porcentajes varían según los años, pero muestran un rango de valores bastante próximos que denotan algo extraordinario: los alumnos que en los tests de nivel están en el 5% superior son realmente muy diferentes entre sí y, en este grupo aparentemente homogéneo, se dan diferencias abismales. De hecho, si recordáis el gráfico del post anterior, pueden obtener puntuaciones que van desde 200 hasta 800.

  • ¿Cómo  podrían sobrevivir estos alumnos, tan diversos entre sí, en una enseñanza uniforme, igual para todos? 
  • ¿Cómo podría un ciclista profesional entrenarse con los amateurs si es que pretende tener el estímulo y nivel de esfuerzo para eventualmente ganar una carrera?
  • ¿Puede haber un profesor o un director de centro educativo que no se pregunte por la capacidad de sus escolares y si la está estimulando del modo oportuno?
  • Y ¿puede permitirse un país desperdiciar su talento?
Para mí las respuestas son tan obvias...

Para terminar podéis observar este segundo gráfico donde se representan los resultados para la sección Matemática del SAT. No hacen falta más comentarios, me parece.
Desde que se puso en marcha el Talent Search han sido varios millones de alumnos los que se beneficiaron de esta estrategia que les condujo a la posibilidad de llevar a cabo programas especiales fuera de la escuela, en campus de verano, en enseñanza a distancia, etc. El reto ahora es conseguir que esto mismo se produzca dentro de la escuela.

Y es que hasta que no consigamos una escuela basada en la competencia y no en la edad, en la que el currículo se adapte a las necesidades educativas cambiantes de los alumnos y no al revés, habremos hecho bien poco.

Lo seguiremos intentando.

2 comentarios:

  1. He dedicado algún tiempo ha reflexionar sobre EEUU. Mi conclusión final: es un país muy agresivo, muy competitivo, y algunos detalles más que no me gustan. Pero también debido a esas características, tiene las universidades más prestigiosas del mundo. El talento y la inteligencia (si no me equivoco) están bien valorados.
    Aquí en España, nuestro lema es que el vecino, el amigo, el compañero, no pueda destacar por encima de mis posibilidades. En el caso de que mis posibilidades sean limitadas, pues ya tenemos un país de ignorantes. Se salvan aquellos que han tenido la mente abierta y posiblemente sus padres dinero, y han conocido que existe vida más allá de los Pirineos o al otro lado del Atlántico.
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo. Hay que tomar lo bueno de las experiencias educativas de otros. Como dices basta con echar un vistazo a cualquiera de los rankings de Universidades para ver como está la situación.
    Que el desarrollo del talento dependa o pueda depender de los recursos familiares es penoso y solo indica una cosa: hace falta una ley de mecenazgo más ambiciosa que favorezca que el que pueda y tenga condiciones llegue.
    Esto es lo que produce la fractura social: el no atender al desarrollo del talento, no lo contrario.
    Está claro que la pasión ciega la razón y en este país en lo que se refiere a la educación hay demasiada pasión (ideológica) y poca razón.
    Saludos

    ResponderEliminar