¿Qué dice la investigación sobre el Blended Learning?

https://www.middleburyinteractive.com/


Hace unas fechas hablábamos de lo que la investigación revelaba respecto a la enseñanza a distancia, de acuerdo con el informe "Preparing for the digital University: a review of the history and current state of distance, blended and online learning". Ahora vamos a seguir con el mismo informe en su apartado referido a la enseñanza mixta o blended learning.

Este estudio presenta una síntesis de los temas abordados y las conclusiones de unos 20 meta-análisis y estudios sistemáticos, para ofrecer una perspectiva basada en evidencias sobre las prácticas conocidas como Blended Learning - una combinación de enseñanza cara a cara y contextos educativos basados en la web y mediados por la tecnología. Los estudios que investigan el BL han evolucionado, desde la práctica más básica, hasta convertirse en un campo de investigación maduro. Esto es bien evidente en las definiciones cambiantes, el aumento del número de tesis doctorales y la ampliación de las conversaciones que tienen lugar actualmente en la investigación primaria. Esta transformación del campo del BL ha sido impulsada por los rápidos avances en la tecnología, que ha facilitado la instrucción en línea que refleja las propiedades de los contextos cara a cara, lo que permite la rápida convergencia de estas modalidades de enseñanza.

A pesar del desarrollo del BL, su actual dependencia de sus modos de "origen" en el desarrollo de la instrucción es omnipresente en todos los temas sintetizados en este informe.

En primer lugar, respecto a los resultados de los estudios de efectividad, la conclusión es que la combinación de la enseñanza cara a cara y los modos online tienen un efecto mayor, sobre el rendimiento académico del estudiante, que cualquiera de las modalidades utilizadas de forma independiente. Sin embargo, hasta ahora, hay una evidencia limitada en cuanto a qué métodos particulares de enseñanza mixta impactan en el rendimiento académico.

En segundo lugar, las prácticas de instrucción recomendadas reflejan las mejores prácticas existentes desarrolladas dentro de los modos online y cara a cara, con una fuerte dependencia de la enseñanza online y a distancia. El (re)diseño de los cursos mantiene su foco en las aproximaciones que ayudan a capitalizar los beneficios percibidos de estos diferentes modos de desarrollo, por ejemplo, la presencia social mejorada y la construcción de relaciones a través de los modos cara a cara (Rovai y Jordan, 2004; Shea y Bidjerano, 2013) y el control del aprendiz y la flexibilidad de acceso a través de los modos en línea (Graham, 2013).

En tercer lugar, la investigación se basa, en gran medida, en conceptos desarrollados en la enseñanza a distancia y en línea ya que carecen de sus propias teorías para la enseñanza blended en sí misma. En consecuencia, a pesar de la abundancia de las experiencias individuales de enseñanza blended, hay una falta de investigación empírica que re-alimente las teoría para llevar a cabo el desarrollo de un enfoque propio sobre la enseñanza mixta.

Tal dependencia de los dos modos de desarrollo de la enseñanza (cara a cara /online) de la que surgió el BL, producen una modesta evidencia acerca del modelo blended -un conjunto diverso de prácticas con potencial para crecer y convertirse en un método pedagógico eficaz. Mientras que las elecciones pedagógicas están muy relacionadas con cómo se desarrolla el proceso de aprendizaje, hay poca evidencia sobre el aprendizaje en las prácticas BL. A pesar de su diseño de investigación complejo y detallado, los estudios de efectividad BL recientes caen bajo la categoría de "investigación sobre aprendizaje superficial" (Ross & Morrison, 2014), ya que no muestran el efecto de diferentes tipos de aprendizaje con un enfoque en el logro académico y el rendimiento. Además, las prácticas de instrucción casi no abordan las interacciones entre los estudiantes y el contenido, y el papel del profesor se ha ignorado la mayor parte de las veces. Por último, la investigación no asume teorías que unan sinérgicamente el aprendizaje que se lleva a cabo a través de lo físico y lo virtual.

La investigación sobre Blended Learning ha proporcionado pruebas de que ciertos tipos de tecnología contribuyen a promover resultados de aprendizaje superiores, lo que apoya, de nuevo, la conversación entre el aprendizaje y la pedagogía (Clark, 1983; Kozma, 1991, 1994). Por otra parte, el desarrollo de tecnologías accesibles y ubicuas en algunas partes del mundo, sugieren que la tecnología puede ayudar a extender los procesos de aprendizaje informal, tanto en lo social como en lo cognitivo. En otras palabras, además de la reducción de la distancia psicológica entre los participantes en el proceso de aprendizaje, a pesar de su percepción de proximidad (Thompson, 2007), las actividades pedagógicas mediadas por la tecnología necesitan adaptarse a lo que la tecnología puede permitir.

En suma, sobre la base de la evidencia sintetizada en este informe, sostenemos que un conocimiento más profundo sobre el aprendizaje digital - es decir, el aprendizaje mediado por diversos métodos tecnológicos que trascienden el espacio físico y virtual - permitirían a los profesionales de BL tomar mejores decisiones pedagógicas. Además, una información más detallada de las prácticas BL, tanto por los administradores como por los investigadores, ayudará a nuestra comprensión de los matices del BL, más allá de la de ser un modo de desarrollo del currículo combinado.

Por último, el enfoque de la interacción entre el los procesos de aprendizaje y las posibilidades de la tecnología, permitirían a los investigadores del BL replantear sus investigaciones de una manera que condujese a una mayor maduración del campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada