Tuve un compañero hace años que me enseñó que la mejor manera de ayudar a la gente a pensar era preguntando. Y, con cierta gracia, añadía que los dos grupos más cualificados para preguntar eran las mujeres y los gallegos. Bromas aparte, preguntar/se es un buen modo de reflexionar sobre las realidades que nos interesan.

Un día, a finales de Noviembre pasado, se me ocurrió preguntar si te tomabas en serio las altas capacidades. Unos breves puntos que profesores o directores deberían responder respecto a su centro y su trabajo. Ya dí respuesta sobre posibles cauces de acción en: 11 modificaciones para mejorar la escuela, o en aquella otra de un decálogo para que el talento despegue, o la de 8 razones por las que atender la alta capacidad y el talento. La verdad es que me estoy quedando sin razones, así que hoy, brevemente, lo voy a plantear desde otro ángulo.

En ocasiones he escrito o dicho que atender a la alta capacidad es bastante sinónimo a personalizar el aprendizaje, o que para atender a los más capaces (ni siquiera hacer falta definirlos, como señalaría Borland) es preciso un enfoque de la enseñanza y el aprendizaje distinto del que predomina en la mayoría de las escuelas. Al mismo tiempo, y por lo que esto implica, atender a los más capaces, y a todos los demás, personalizadamente supone una mejora de la escuela en su conjunto. Por eso algunos colegas ingleses suelen decir que tendremos que empezar a decir aquello de: "From the education of the gifted to a gifted education for all". Esto es equivalente al dicho, también inglés, que he oído al profesor Renzulli en más de una ocasión, de que "a rising tide lifts all boats".

Pues ahora con la brevedad de un lunes te planteo algunas sobre cuál es tu teoría de la enseñanza y el aprendizaje. Es algo que cualquiera, con sentido profesional y responsabilidad, tiene que plantearse. ¡Supongo que tú también!

¿Podrías decir de qué manera en tu clase  o escuela se?:

  • Adapta el aprendizaje a las fortalezas, necesidades, intereses y experiencias de los estudiantes
  • Motiva a los estudiantes extrínsecamente frente al desarrollo de la motivación intrínseca
  • Ofrece software adaptativo para desarrollar habilidades fundamentales
  • Compromete a los estudiantes en su aprendizaje
  • Crean hábitos intelectuales
  • Utiliza el aprendizaje basado en proyectos y aprendizaje más profundo
  • Demuestra el aprendizaje a través de tareas de rendimiento (performance tasks) y evaluaciones de rendimiento
  • Crean oportunidades para que los estudiantes desarrollen el protagonismo de su aprendizaje: se les da voz y elección
  • Da a los estudiantes flexibilidad sobre dónde, qué, cómo y a qué ritmo aprender
  • Ofrece currículo en línea
  • Permite avanzar a los estudiantes basándose  en la demostración del dominio de los objetivos/competencias
  • Hace que los objetivos de aprendizaje y las herramientas de evaluación sean transparentes
  • Evalúa el trabajo de los alumnos cuando están listos para recibir comentarios/feedback
  • Ofrece apoyo en el momento preciso (just-in-time support)
  • Brindan oportunidades para aplicar las habilidades adquiridas

Pues aquí te dejo la tarea. No estaría mal que directores y profesores reflexionaran sobre estas cuestiones y escribieran en un papel las respuestas. Simplemente eso ya sería, independientemente de las respuestas mismas, un avance considerable, pues nos haría conscientes de dónde estamos y, con suerte, nos ayudaría a saber hacia donde movernos. Algo que, en ocasiones, parece que pocos se plantean.

Te puede ayudar re-leer la última entrada de este blog en la que se comparaba la enseñanza tradicional con la basada en competencias.

8 comentarios
Compártelo
8 comentarios

Quizá también te interese:

Compártelo

Recibirás cada nueva entrada en tu mail

Más de 5.000 suscriptores

Con tus comentarios enriqueceremos este artículo: ¡anímete y escríbenos!

8 comentarios en “¿Cuál es tu teoría del aprendizaje? ¡Tengo unas preguntas para ti!

  1. Yo, personalmente, utilizaba el lessez faire, cuando intuitivamente reconocía un caso. Le aportaba las herramientas necesarias sin presionar, y solamente atendía lo que ellos demandaban o les interesaba, para no sobreexcitarlos emocionalmente. El eliminar su frustración, fue lo que me llevó a externalizar el servicio y a poner a las familias en contacto con una asociación en Zaragoza, especializada en Superdotación y altas capacidades. Algunas charlas, sirvieron para normalizar la situación de estos alumnos incomprendidos, dentro de una sociedad, donde se ven Bichos Raros, y las familias todavía prefieren mantenerlo en secreto. Parece ser que tener un hijo listo está peor visto que tener un hijo tonto.

  2. Hola Javier:
    Cómo siempre nos ilustras y nos iluminas este arduo camino que esla enseñanza. Gracias siempre.
    Por mi experiencia en 4 centros educativos, en la mayoría, como bien dices, ni se lo plantean, no quieren más trabajo: “No me pagan para eso”, es la frase más repetida. ¡Cuánta pérdida de talento!.
    Quería que me informaras, de tener conocimiento de ello, de programa o campus de verano para pre.universitario con altas capacidades, o da igual si no es específico, simplemente campus tecnológicos, o de matemáticas y física, de ciencias en general, campus integrales de obtención de competencias como la oratoria, liderazgo, etc. ¿A qué no hay casi ninguno? por dejar esperanza de encontrar alguno.
    Muchas gracias

  3. Bueno, acabo de ver una conferencia sobre el caso sueco. Da la “casualidad” que muchas de las reformas que se hicieron en el pasado en ese país se han implementando o se están implantando actualmente (o hay intención de hacerlo próximamente). Ante semejante despropósito solo se me ocurre un refrán: “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…”
    Una de ellas es, curiosamente, la enseñanza “individualizada” o “personalizada” dentro de la enseñanza común para todos (no vaya a ser que haya alguien que empiece a ver fantasmas de elitismo danzando entre sus neuronas). Ya lo dicen claramente en la conferencia: No es factible. https://culturacientifica.com/2018/03/08/destruir-buen-sistema-educacion-ejemplo-sueco/
    Errores que se han dado o se están cometiendo:
    – Solo un tipo de escuela, común para todo pichichi.
    – Obligación para cursar lo mismo hasta los 15-16 años.
    – Intentar personalizar la enseñanza manteniendo la diversidad en las aulas. Como no es posible para un mismo “cocinero” dar un menú personal y especial a cada comensal pues metemos un “cocinero” de apoyo en el aula. La ponente expresa a la perfección la situación real en estos casos (no hablo desde la bonita teoría, sino desde la cruda realidad práctica vivida)
    – Acercamiento psicosocial al alumno a costa de la profundización intelectual.
    – La educación abarca cada vez más áreas a costa de pasar por encima en otras áreas más clásicas.
    – Profesorado totipotente que tiene que saber de todo (dos o tres áreas, minimo) de modo que lo que se consigue es una fuga de buenos profesores hacia la enseñanza postobligatoria a costa de una atención más “así” en la obligatoria, mayormente en sus últimos cursos (ESO, si, ESO mismo)
    – Podría seguir, pero no quiero entrar en ignición. Es lo que tiene el síndrome “burn”

    • No sé si entiendo bien tu comentario, pero la crítica de Inger Enkvist a quien conozco bien (https://www.javiertouron.es/hablando-de-educacion-con-inger-enkvist/) y a quien traje a dar una conferencia a mi universidad (https://www.javiertouron.es/hay-algun-secreto-en-el-sistema/) no se opone a una educación personalizada o individualizada, lo que se opone es a una educación enfocada a lo psicosocial, cono poco rigor curricular, con uan evaluaciñon deficiente, etc. Cosas que comparto. En efecto se han tomado como dogmas muchos principios psicopedagógicos que están escasamente respaldados por la investigación, pero no será precisamente la personalización que, por otra parte, responde a la misma naturaleza del hecho educativo.
      Gracias por tu interesante comentario.

  4. Te puedo asegurar que a día de hoy, con la legislación actual, las condiciones de trabajo que tenemos en la ESO, la total diversidad de alumnado (ni de lejos comparable con la que puede haber en la universidad) y las condiciones en las que nos llegan me resulta imposible poder sacar el potencial de cada uno de ellos. No en el grado en el que me gustaría (en el que creo se debería). No lo veo factible, a pesar de los intentos realizados. No soy de las que me quedo quieta, quizás sea demasiado exigente conmigo misma y con el sistema, pero me veo a mí misma parcheando, poniendo tiritas en melanomas y viendo que el sistema pierde agua por todos los lados (incoherencias por doquier). Me resulta cada vez más frustrante y me está provocando una radicalización progresiva.

Deja un comentario

Recibirás cada nueva entrada en tu mail

Más de 5.000 suscriptores