1 de julio de 2013

Qué es y qué no es la Flipped Classroom: aclarando conceptos (2)

Antes de seguir adelante con el tema de la enseñanza inversa (prefiero el término inglés flipped classroom) que nos viene ocupando, me parece oportuno aclarar brevemente qué es y que no es la flipped classroom, para poder profundizar en otros aspectos más adelante. Me apoyo para ello en algunos posts de sus principales impulsores y otros profesores que vienen utilizando este modelo desde hace unos pocos años. Quiero comenzar con un vídeo que ya usé en un post anterior referido a Khan Academy  y que es útil aquí para repasarlo y ver el hilo conductor que va uniendo las piezas de lo que voy tratando.




Bueno, pues vamos al tema de esta entrada sobre lo que es y lo que no es este enfoque de la enseñanza y el aprendizaje

La flipped classroom NO es:
  • Sinónimo de vídeos online. Es frecuente que cuando se oye hablar de este modelo se piense inmediatamente en los vídeos, propios o ajenos, que los profesores suelen ofrecer a sus alumnos para que aprendan por sí mismos. Sin embargo, lo que resulta más importante es la interacción y las actividades de aprendizaje significativo que ocurren cuando profesores y alumnos están cara a cara.
  • Un procedimiento para reemplazar a los profesores por vídeos.
  • Un curso online.
  • Un modelo para que los estudiantes trabajen a su antojo sin estructura o dirección alguna.
  • Que los alumnos se pasen todo el tiempo de la clase delante de una pantalla.
  • Hacer que los alumnos trabajen solos.
Imagen tomada de edtechnergy.com

La flipped classroom SÍ es:
  • Un medio para INCREMENTAR la interacción y el tiempo de contacto personalizado entre profesores y alumnos.
  • Un ámbito en el que los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje.
  • Una clase en la que el profesor no es "el sabio en el escenario" sino la "guía a al lado del alumno".
  • Una combinación de enseñanza directa y aprendizaje constructivista.
  • Un medio por el que los alumnos ausentes, debido a enfermedad u otras actividades que les impiden asistir a clase, pueden seguir el ritmo de desarrollo de las materias.
  • Una clase en la que el contenido está permanentemente archivado para que los alumnos lo utilicen en acciones de repaso, recuperación, etc.
  • Un modelo en la que todos los alumnos están implicados en su propio aprendizaje.
  • Una clase, en suma, en la que los alumnos pueden tener una educación personalizada real.

Seguiré tratando este enfoque en próximas entradas, pues tienen un enorme interés. De hecho, estamos trabajando ya en un proyecto (del que os daré cuenta pronto) sobre este modelo en la Universidad. Aunque se orienta a organizaciones de enseñanza, los padres pueden beneficiarse de él también, ya que ayuda y estimula a los hijos, particularmente los más capaces, para que vayan sorteando las dificultades que en tantas ocasiones la escuela les plantea.

¿Quieres compartirlo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...