17 de enero de 2014

Las aulas del sigo XXI: ¿sabes cómo deberían ser?

He estado leyendo recientemente un post en EdTechReview (Spreading Awareness on Education Technology), uno de los blog más interesantes que conozco sobre tecnología aplicada a
la educación y no me he resistido a solicitarles permiso para traducirlo y adaptarlo para ofrecerlo en este blog. Amablemente me han autorizado a hacerlo, lo que les agradezco mucho. Naturalmente yo soy en único responsable de la traducción y resultado final. La fuente del original puede accederse desde aquí. Las imágenes que he incluido no pertenecen al original, han sido tomadas de otras fuentes que se indican al pie de cada una.

A medida que la educación avanza con la ayuda de la tecnología, es cada vez más claro que las necesidades de las clases actuales son muy diferentes de las que ofrecen las clases convencionales.

Un aula que haya evolucionado al siglo XXI ha de ser un entorno productivo, en el que los estudiantes puedan desarrollar las habilidades que necesitarán en sus futuros lugares de trabajo y en la que los profesores sean facilitadores de su aprendizaje. El enfoque propio de un aula del siglo XXI estará centrado en que los estudiantes puedan experimentar un ambiente similar al que se encontrarán como trabajadores de hoy en día; en el desarrollo de habilidades de pensamiento de orden superior, de comunicación efectiva y de colaboración, haciéndolos adeptos al uso de la tecnología y desarrollando las demás capacidades que les serán necesarias en sus lugares de trabajo.

Fuente original desde aquí
Las prácticas educativas de las aulas tradicionales ya no son eficaces y los maestros deben desarrollar nuevas estrategias de enseñanza, que son radicalmente diferentes de las utilizadas en las aulas tradicionales. El aula de hoy en día debe estar más centrada en los estudiantes, mientras que los profesores deben tomar el papel de facilitadores y guías en lugar de ser meros proveedores de conocimientos.

Deben asegurarse de que se involucran a sus estudiantes en el aprendizaje y les proporcionan una instrucción efectiva, usando una variedad de métodos, siguiendo diferentes enfoques pedagógicos ayudados con la tecnología. Deberían ser participantes activos en su propio aprendizaje, buscando un desarrollo profesional que mejore su rendimiento y el aprendizaje de sus alumnos.

Las 10 principales características de un aula del siglo XXI son:

Paidocéntrica:

En estas aulas, los estudiantes tienen un papel activo en su aprendizaje y sus profesores sirven como meros guías. Éstos son más facilitadores del aprendizaje que personas que exponen conocimientos. Ayudan a los estudiantes a pensar críticamente y a aprender haciendo, actuando como un recurso que facilita a sus alumnos a descubrir y dominar nuevos conceptos. Un entorno de clase centrado en los estudiantes pone los intereses de éstos primero, centrándose en las necesidades, habilidades y estilos de aprendizaje de cada uno.

Uso de dispositivos digitales:

Las computadoras u otros dispositivos digitales están fácilmente disponibles en las aulas modernas, ya que son herramientas esenciales para los estudiantes del siglo XXI y reemplazan muchos de los procedimientos de papel y lápiz. La tecnología no sólo da a los estudiantes los medios para llevar a cabo investigación en línea y dominar las habilidades de la tecnología que necesitan, sino que también da a los maestros la oportunidad de mejorar sus lecciones. La capacidad de operar con destreza una computadora es una habilidad crítica del siglo XXI. Los ordenadores y otros dispositivos digitales, son de gran ayuda en la enseñanza y el aprendizaje y los hacen más atractivos y eficaces.

Aprendizaje activo:

En las aulas modernas, los estudiantes participan activamente en lo que aprenden, trabajando en grupos o en equipos y proyectos completos y otras actividades interesantes que les ayudan a descubrir nuevas habilidades. Los estudiantes pueden aprender de forma activa al hablar y escuchar, escribir, leer y reflexionar. Cuando los estudiantes son animados a adquirir un interés activo en el aprendizaje, son más propensos a retener el conocimiento que han acumulado.

Aprendizaje adaptativo:

Cualquier clase siempre tendrá estudiantes con diferentes tipos de habilidades y capacidades, lo que a menudo hace que sea difícil para los profesores asegurarse de que todos entienden los conceptos que han de aprender. El enfoque moderno del aprendizaje adaptativo da a los estudiantes la libertad de aprender a su propio ritmo y en la forma en la que se sientan más cómodos. Hay varios tipos de software disponible para el aprendizaje adaptativo que los profesores pueden utilizar para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes.

Entorno acogedor:

Las aulas modernas no deben ser agobiantes o estar abarrotadas. Deben tener el material básico necesario para la enseñanza, como pizarras interactivas y proyectores LCD. También se puede adoptar un enfoque BYOD (Bring-Your-Own-Device), por lo que los estudiantes pueden traer sus ordenadores portátiles o tabletas a las aulas para facilitar un aprendizaje más personalizado. La enseñanza con material tecnológico es más eficaz, estimula la participación del estudiante, facilita el trabajo de los profesores y facilita a los estudiantes a centrarse en su propio aprendizaje.

Fuente original de la imagen aquí
Los estudiantes entienden y siguen las reglas y procedimientos:

El ambiente de aprendizaje está cuidadosamente planificado y bien organizado. Las reglas de clase, los procedimientos y las comunicaciones de las próximas actividades se publican en lugares convenientes para ayudar a los estudiantes a permanecer en la onda. Se alienta a los estudiantes constantemente para recordarles sus objetivos y responsabilidades. Siguen rutinas de clase y entienden lo que se espera que logren cada día y cómo se supone que deben hacerlo.

Respeto mutuo: 

Los profesores y los estudiantes siempre deben tenerse respeto mutuo. Como ahora el papel de los profesores ya no va a ser el de "el sabio en el escenario", los estudiantes no deben olvidar cuál es el valor de sus profesores, ya que siempre recibirán orientación y guía de ellos. Además, los profesores deben alentar a los estudiantes a hablar con confianza y valorar sus opiniones. En un ambiente bien disciplinado, los estudiantes deben también cooperar y respetar a sus compañeros de clase.

Los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje:

Como los estudiantes son animados a participar activamente en su propio aprendizaje, se convierten en responsables del mismo. Se auto-dirigen, no sólo se animan unos a otros, sino que también trabajan con su profesor para lograr los objetivos académicos y de comportamiento que ellos mismos han ayudado a establecer. Los maestros deben emplear una variedad de estrategias para promover la toma de decisiones responsables y crear estudiantes autosuficientes.

Evaluaciones basadas en el rendimiento:

Las evaluaciones regulares basadas en el rendimiento se llevan a cabo por los profesores a través de diversos métodos, que no se limitan a exámenes o tests. Pueden realizarse mediante cuestionarios y otras formas de comprobación. Los profesores pueden utilizar los proyectos, así como otros productos y trabajos como procesos de evaluación que les ayuden a determinar los logros y las necesidades de los estudiantes. Las evaluaciones se adaptan a las capacidades y necesidades de éstos.

Aprendizaje colaborativo:

El aprendizaje a través de la colaboración es una de las formas más eficaces de aprendizaje. La enseñanza y el aprendizaje en el aislamiento son muy restrictivas y obstaculizan el progreso. El trabajo en grupos aumenta el alcance del aprendizaje y desarrolla el pensamiento crítico. Actividades de colaboración, con este fin, incluyen la escritura colaborativa, proyectos en grupo, resolución conjunta de problemas, debates y mucho más. El aprendizaje colaborativo redefine la relación tradicional estudiante-profesor en el aula.

La tecnología juega un papel importante en el desarrollo de todas estas características para las aulas modernas. Estas aulas mejoran las experiencias de aprendizaje y preparan a los estudiantes para la educación superior y la actividad laboral.

6 comentarios:

Marcos Román dijo...

Muchas gracias Javier por esta entrada. Había leído el original y ya en su momento me pareció un fantástico artículo.

Me quedo con la frase 'La capacidad de operar con destreza una computadora es una habilidad crítica del siglo XXI' que enlaza con mis investigaciones en curso sobre 'Códigoalfabetización y altas capacidades digitales'
Un saludo cordial desde la UNED ;-)

Javier Touron dijo...

Qué interesante lo que estás haciendo.
El lunes saco una entrada que te interesará mucho, me parece. Gracias por seguirme.

Marcos Román dijo...

Gracias Javier por tus palabras. Espero poder asistir al simposio de 'mobile learning' en marzo para compartir inquietudes y experiencias.

maryce dijo...

Bueno,Javier me agrada las propuestas vertidas;sin embargo me parece aplicable con estudiantes de secundaria.
Mary.

TODOS POR LA TRANSFORMACIÓN DE LA EDUCACIÓN dijo...

Muy interesante articulo, es la forma de pensar y las actitudes de los maestros que se debe cambiar para hacer de una educación mejor y ala altura del avance tecnológico.

Tere Nani dijo...

WOW que interesantes aportaciones para poder aplicarse en el aula. "QUERER ES PODER" Vamos....claro que se puede. GRACIAS es excelente su artículo Mtro. Tourón

¿Quieres compartirlo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...