'Su hijo será 'superdotado', pero eso no quiere decir que tenga necesidades especiales'

https://www.flickr.com/photos/quoimedia/5480429032/in/photolist-9mhCBJ-e53hMA-4YbXUA-eKYTe7-isF4KZ-8BGi8L-8t6iZS-4QnAa6-69sA5J-d6rUwd-bCMsYF-e4WCSp-69ogUn-6htoM9-6RAsCQ-fz553P-9H7rLR-4wA53i-ieBuyV-fz556p-6YGEaG-6YCBaR-6YCDEt-6YCBv2-6YCCGa-6YCBUH-6YCD2t-6YCDkk-6H8k1J-dhrjSB-6H4ht8-65V5cz-84DaUT-9uyYDj-9uzAkL-9uzSAm-9uzqq9-98Qkq8-6M1AM-69oEyt-epM35T-epM3aR-eqHhQu-6GYDVt-bntZTX-69sMV5-9k9yyq-58k8CJ-kYWN7g-7XyDNv

Esta frase la recojo de un comentario que Alfonso dejaba a mi entrada del día pasado sobre la "normalización" con el paso del tiempo.

Decía Groucho Marx que "es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente". Al profesor que dijo lo que titula esta entrada le pasa algo de esto. Desde luego lo habrá dicho con su mejor intención, no me cabe duda, pero no se puede demostrar más desconocimiento sobre este asunto con menos palabras.

Primero, la mal llamada "superdotación" no es un problema de ser o no ser. Lo he repetido con insistencia en este blog. No es correcto decir que un niño es y otro no es (no quiero repetir el término).

Segundo, por lo dicho en el párrafo anterior no existe un punto de corte rígido e inflexible a partir del cual el niño "sublima" y pasa de sólido a gas, como por ensalmo. No se puede decir que por tener usted 140 de tensión máxima es hipertenso y por tener 137 no lo es. Del mismo modo no se puede decir que usted es anémico cuando tiene 3.800.000 eritrocitos y no los es cuando tiene 4.000.000. Ni se es alto cuando se mide 1.80 m. y no se es alto cuando se mide 1.78 m. ¿No aprecias querido profesor que esto es una cuestión de grado y de contemplar otras muchas circunstancias del entorno personal, familiar, etc.? Yo sí, y la mayor parte de los que han estudiado este asunto también.

Tercero, si es cuestión de grado... no todo está hecho. Me recuerda esto, por mera analogía, aquello que decía el profesor Millán-Puelles hablando de la persona y la libertad: "somos libres, luego no todo está hecho; pero somos, luego no todo está por hacer". Mutatis mutandis, tener capacidad es una cuestión de grado, se puede tener más o menos, pero precisamente por eso "no todo está hecho".

Cuarto, como "no todo está hecho", como media una gran distancia entre ganar Roland Garros (hoy mismo lo veremos) y tener una buena complexión física, motricidad y equilibrio, fortaleza psicológica y otros muchos etceteras. Entre ganar un torneo (es solo un ejemplo) y tener las condiciones para ello, media todo un largo camino de esfuerzo, entrenamiento, dieta, gimnasio, espíritu de lucha y superación... En el campo intelectual, por ejemplo, entre tener un buen razonamiento abstracto, una buena visión espacial y un alto razonamiento cuantitativo y ser un buen matemático, median también miles de horas de estudio y trabajo esforzado. Hay una regla de oro que ya se mencionó otras veces aquí: 10.000 horas de práctica deliberada son lo mínimo que se considera para llegar a ser experto en un campo dado. Te pondré un ejemplo más por vía de anécdota. Decía el insigne pianista Vladimir Horowitz: "cuando no ensayo un día... lo noto; cuando no ensayo dos días... lo nota mi mujer; cuando no ensayo tres días... lo nota el público". Desde luego que hace falta mucha práctica diaria para llegar a la excelencia y, si esta palabra no os gusta, lo puedo decir de otro modo. Hace falta mucho esfuerzo para convertir el propio potencial en rendimiento, tanto más cuanto más potencial, como parece obvio. Y, desde luego, sin medidas específicas no es posible que el niño de alta capacidad desarrolle todo su potencial. Y si no lo hace, estará fracasando la educación que recibe. ¿O no es la educación un proceso de actualización del propio potencial? Los centros educativos y quienes los dirigen deberían considerar seriamente este aspecto.

Quinto«Quod natura non dat, Salmantica non præstat», cierto es, pero en el caso de los niños que tienen buena capacidad, la naturaleza (y el ambiente) sí han dado la materia prima que ahora tendrán que hacer rendir, convirtiendo el potencial en rendimiento, la capacidad en talento, como acabo de señalar. Y esto requiere medidas distintas para cada persona.


Sexto, como la capacidad de los alumnos es variable y el tiempo de exposición al currículo es constante, claro que los niños más capaces tienen necesidades educativas especiales o específicas (o particulares, tanto me da). Y,  ¿sabes por qué? Te podría dar docenas de razones pero apuntaré solo dos: su velocidad de aprendizaje es muy superior a la de sus compañeros de edad y el nivel de conocimientos puede ser superior, en algunos casos, en más de dos años al de sus colegas de clase (al menos en algunos temas). Hay docenas de razones más que puedes consultar aquí aquí

Séptimo, por todo lo anterior, los niños más capaces necesitan niveles de complejidad, abstracción, amplitud, profundidad, nivel de reto y velocidad de desarrollo del currículo que son mayores cuanto mayor es su capacidad. Por que sí, tener capacidad, alta capacidad y tener necesidades diferentes de otros que no la tienen tan alta como la tuya, exige acciones diferenciales. Si tú eres un profesor que educa clases en lugar de personas, te recomendaría leer más sobre Pedagogía Diferencial, o cambiar de profesión.

Para terminar, estamos en una época en la que la escuela avanza imparablemente (por suerte) hacia un modelo de personalización del aprendizaje (puedes ver muchos posts al respeto en este blog); esto significa que los conceptos clásicos de ese profesor en la tarima lanzando "somníferos por vía auditiva" a sus alumnos, que se cree que él y su libro son la fuente del conocimiento, en la que el currículo es rígido y la edad es el criterio de agrupamiento, pasarán a la Historia de la Educación, dejando paso a una escuela abierta y flexible donde las necesidades de CADA alumno en CADA momento de su desarrollo serán el criterio para llevar a cabo una educación verdaderamente adaptativa. Vamos, lo que debe ser.


14 comentarios:

  1. Me ha encantado el artículo, es lo que a mi me dicen en el colegio del niño: "viendo las notas que saca (media de 6,8) está claro que ni es superdotado ni necesita un trato especial, eso si, su TDAH hay que controlarlo como sea". Yo estoy convencida de que el colegio está equivocado y no tiene ese trastorno, sino que se aburre y molesta. Y su cabeza va a mil y quiere hacer cien cosas a la vez. Pero, ¿Cómo distinguir uno de otro cuando la actitud del niño es absolutamente eléctrica?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Javier.
    Hacía una temporadita que no te leía, pero hoy no he podido dejar de hacerlo. Con ese título, me he dado por aludida…
    Y te estoy súper agradecida por la entrada de hoy. Porque mi hijo es de los que "no es". Su valoración dio un CI de 127, así que "no necesita nada", "se normalizara". Y yo, de tanto oírlo... me lo medio había terminado creyendo. Por eso y porque es agotador remar contra corriente.
    Pero claro! Lo de las valoraciones... es como pedir que en un examen oral de matemáticas con un examinador al que no conoce un estudiante capaz de obtener un 9, no tenga un 8,9. Eso además trasladado a un niño de 5 años...
    Pero después de una negativa tras otra te acabas creyendo la típica madre histérica que quiere que su hijo sea el más guapo, el más alto, el más listo, el que mejor canta...
    La entrada de hoy me da fuerzas para seguir intentando encontrar las mejores oportunidades para nuestro hijo. Porque en el fondo, lo único que queremos es que sea feliz y que no acabe volviéndose su inteligencia en su contra.
    Gracias una vez más!

    ResponderEliminar
  3. María, ¿ha probado su profesor a ponerle alguna tarea o proponerle alguna actividad que está a la altura de su capacidad? Si el colegio no lo hace prueba a hacerlo tú y verás lo que ocurre.
    ¿Cómo queremos que los niños no se suban por las paredes si les obligan una y otra vez a hacer actividades ridículas que no pueden atraer su atención? Los profesores no se convencen de que no todo va bien para todos los alumnos.
    Muchos supuestos TDAH se desvanecerían como azucarillos en el café simplemente con un nivel de reto adecuado.
    Pero vamos a ver, ¿la gente que juega al tenis con quien quiere medirse o jugar? ¿con contrincantes que no le dan a la bola más de una vez cada 100 o con aquél otro que unas veces le gana y otras no?
    Pues a lo niños les pasa lo mismo: nivel de reto y capacidad tiene que ir acompasadas. Porque tampoco un nivel de reto excesivo es adecuado, produce frustración. ¿Cuántos jugadores de tenis aficionados conseguirían devolver un solo saque a Nadal? Frustrante y obvio ¿verdad?

    Carolina, nada de madre histérica. Más bien centros educativos o profesores incompetentes, al menos algunos. Claro que tienes que seguir luchando, tu hijo lo merece. Además hoy en día hay tantas ayudas en la red que no hacerlo sería una verdadera lástima.
    Pero mira, esto no es la teoría de Tourón, eso tendría poco valor. Es que mis colegas y amigos: Gagné, Renzulli, Pfeiffer, Subotnik, Sternberg, Worrel, Feldman, Stoeger, Ziegler, y muchos otros piensan lo mismo.
    A lo mejor es que lo profesores de tu hijo saben más que los expertos... pero lo dudo mucho.

    Muchas gracias a las dos y ánimo. No hay que rendirse, la personalización del aprendizaje está a la vuelta de la esquina, os lo seguro.

    ResponderEliminar
  4. Querido Javier, hace meses que te leo y en éste no puedo dejar de intervenir. ¿Por qué? Porque soy la amiga de Alfonso que en su día le confió el comentario recibido por la orientadora del centro sobre las capacidades de su hija, y que hoy desarrollas en tu blog. Para más inri sobre la situación, no quiso leer un informe privado de un psicólogo especializado en AACC y quiso pasar su propias pruebas. Su comentario viene igualmente sustentado porque a ella (que no a la psicóloga) le salió solo "129".
    Gracias por tus comentarios que nos dan fuerza, como comenta una madre anteriormente y por tu labor divulgadora. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Qué buen tema.
    Tuve un alumno superdotado como docente en escuela secundaria. Hoy con quince años está cursando el cuarto año de tres carreras en la Universidad. Requería atención especial, si no se aburría. Con una capacidad de asimilación veloz, y muy sintético y escueto para expresarse sobre un tópico determinado.Sin embargo no era considerado como tal en la escuela. Por el contrario se consideraba que era resultado de una presión proveniente del entorno familiar y por tanto se deducía, su capacidad no era tal. A la inversa, él presionaba por su curiosidad para aprender a su entorno familiar. Valga el ejemplo. así como los roedores tienen que roer constantemente, este niño, hoy adolescente necesita constamente hacer algo con lo suyo, es decir con su capacidad. Es muy sensible y no sólo muy capaz. Excelente personita.

    ResponderEliminar
  6. A mi pequeño con 4 años le dijeron que eso se pasaba. Que le pusiese música en casa y que ya se le pasaría. La sensación era que tener un niño resfriado.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Amaya por su aportación. Muchas así serán decisivas para acabar imponiendo la cordura y el sentido común.
    Asociaos y cuando seáis muchos vuestra voz tendrá más fuerza. No estáis pidiendo nada que vuestros hijos como ciudadanos no deban exigir. No estamos hablando de privilegios, hablamos de justicia.

    Clara, tu testimonio es muy valioso. ¡Cuánto habrás tenido que ver en que este alumno que comentas esté haciendo tres carreras a un tiempo! ¿Es tan difícil de entender que no somos iguales y que permitir que cada uno llegue tan lejos como pueda es una exigencia básica de la igualdad y la justicia?

    David, lo dicho sobre las licencias. Un profesor que dice eso debería ser suspendido de empleo y sueldo una temporada...para que le diese tiempo a estudiar un poco.

    Gracias a los tres

    ResponderEliminar
  8. Desde los 6 años que comenzamos el periplo a los 11 de ahora, hemos perdido batallas. Ahora... solo queremos que sea feliz. Es un superviviente en su entorno, se ha (como decirlo sin que suene mal) "rebajado", integrado con el resto para no destacar. Ahora por lo menos sus compañeros han dejado de llamarle raro. En casa es otra cosa. Las construcciones que es capaz de hacer con el lego, sin guia.. fantásticas. La imaginación, la lectura de sus cómics favoritos de Mortadelo y Filemón desfilando los chistes de Ibañez encerrados en las viñetas... la informática, está en un curso de programación y ya ha creado varios juegos, simples pero lo ha conseguido. Mi genio loco perdido....

    ResponderEliminar
  9. Gracias Amarilis por compartir tu experiencia.
    Qué pena que vivamos en un sistema tan mediocre y con tan poquita formación en tantos profesores.
    Me alegra que en casa y en todos sus tiempos libres pueda tener "válvulas de escape". Que no arruine su talento. Se puede aprender si escuela.
    Utiliza alguna ayuda como algún alumno mayor que conozcas que le pueda orientar en algún campo, utiliza los recursos electrónicos que están en la red, etc. Todo para que sea, como bien dices, feliz.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hace ya algún tiempo que trabajo con algunos alumnos de altas capacidades. Lo más importante es descubrir el potencial que tienen y proporcionarle las herramientas y métodos para que desarrollen capacidad de concentración, disciplina, tolerancia a la frustración y que puedan ser autodidactas, es decir, que sean capaces de analizar el error y poder aprender estudiando ejemplos que se les proporcionan. Lo más interesante es que a este objetivo llegan no solo alumnos de altas capacidades sino otros muchos. Y lo más gratificante para el docente es verles tener experiencias de éxito y ver como adquieren cada vez más seguridad en ellos mismos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por este articulo. A mi hija de 6 años le han pasado el WISC IV con un resultado de ICG de 136, porque el CI no es interpretable. Como supuestamente no tiene creatividad ni implicacion en la tarea, el colegio va a hacer NADA. Hasta que un proximo test, en varios años, diga lo contrario. Sino no es considerada AACC.
    Ahora, esta entrada me devuelve fuerzas perdidas para seguir la lucha

    ResponderEliminar
  12. Hola Ana! Yo soy estudiante de pedagogía y he podido observar lo mismo que le ha pasado a tu hija durante mi último año de prácticas.
    Una chica que estuve evaluando de AACC, obtuvo en el WISC IV dos desviaciones típicas por encima de la media, pero en el Torrance, prueba que mide la creatividad, obtenía un percentil muy por debajo del 75. Automáticamente fue descartada y creo que ya no se le va a mostrar mucha atención a su potencial.
    Han pasado meses desde que finalicé mis últimas prácticas, y aun me pregunto si esto es correcto, si todo ha de ser tan rígido a la hora de un diagnóstico. Desde luego estoy convencido de que fallan muchas cosas en materia orientadora.
    Por otro lado, pienso que tampoco se le esta dando demasiada importancia a los orientadores en los centros educativos, y que están saturados de trabajo, pero esto es otro debate a parte.
    Un saludo.
    A.M.M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estoy de acuerdo contigo en q estáis saturados, por lo menos en mi zona, aparte q es una ignorante en el tema, tiene demasiados colegios.... revelaros, haced huelgas no se es q no se me ocurre otra.. para q esteis más cómodos con el trabajo y estos niños tengan lo q se merecen...

      Eliminar
  13. a mí la PT de mi hijo me dijo, con estas palabras, bueno... hace dos años q le pasaron los test igual ya no es y es solo talentoso... (para quitárselo de encima...)

    ResponderEliminar