11 de julio de 2014

¿Competencia financiera? ¡No, gracias!

En los días 9 y 10 de Julio de 2014, es decir, ayer y hoy se ha celebrado un congreso sobre Finanzas para la vida, en el que se presentan los resultados del informe PISA que estudia este asunto. Como viene siendo habitual el Instituto Nacional de Evaluación Educativa está haciendo un imponente esfuerzo por acercar datos y reflexiones de gran calado para el sistema educativo español.

Las fechas no son buenas, pues muchas personas están de vacaciones, pero no quiero dejar de hacerme eco en el blog de este acontecimiento que se ha retrasmitido en streaming, como otros anteriores.

Ya sabemos que el INEE tienen diversos canales en los que difunde sus estudios. Así, las presentaciones que se realizaron durante el congreso mencionado arriba, se pueden (o podrán) consultar en el canal de Slideshare, al igual que los vídeos en el canal de Youtube, si bien en el momento de escribir esta nota aún no están disponibles, es previsible que lo estén en unos pocos días.

En estos enlaces podéis acceder a toda la información disponible sobre este tema:

Merece la pena, al menos, echar un vistazo  a la nota nº 35 del INEE (ver más arriba), en la que se resumen lo esencial del informe. No, España no va bien. Ocupamos el puesto 13 de los 18 países evaluados. Entiendo que no deberíamos, quizá, esperar otra cosa. El sistema educativo, como la tensión arterial (par bien y para mal), suelen ser bastante repetitivos en sus resultados, a menos que hagamos algo decidido por cambiarlo.



Que uno de cada seis alumnos evaluados no sepan interpretar una factura no es para estar contentos. Y, como siempre se aprecia, los alumnos en los niveles superiores en la competencia medida es sensiblemente menor que en otros países o en la media de la OCDE (ver fig. 5 del pdf anterior).

Sí, seguro que faltan muchos aspectos por medir, quizá lo que mide esta evaluación no es una prioridad en nuestro currículo pero, como dije en otras ocasiones, para otros alumnos las cosas han ido mucho mejor, lo que hace pensar que su preparación diferencial respecto a nuestros alumnos es superior. Quizá su ventaja competitiva también. Y cuando digo esto no me estoy refiriendo a la denostada, con razón, acción perversa sobre la vida de las personas que tiene tantas veces "el capital"; me estoy refiriendo a que muchas de las competencias que se miden son deseables y están ausentes. Que quizá debería o se podría mejorar el marco conceptual para insertar estas competencias en su relación con otras de contenido ético, no lo dudo, pero tampoco era el objetivo. Como no lo era cuando se medían las Ciencias o las Matemáticas.

Nunca lloverá a gusto de todos hagamos lo que hagamos. Sí debería ser un acuerdo de todos que el sistema educativo español necesita un refurbishment que lo ponga a la altura que todos queremos. Mejora para todos, pero atención urgente a los que más lo necesitan, particularmente los más perjudicados: los más capaces, que se ven apresados en la mediocridad de un sistema que los atenaza impidiendo su óptimo desarrollo.

¿Quieres compartirlo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...