¿Eres un buen director de tu escuela?: tengo un test para tí

Javier Tourón, Directores de Colegio

En el año 2002 un profesor neozelandés, John Hattie, bien conocido de los investigadores,  pronunció una conferencia a directores en el Principals Centre and King’s Institute de la Universidad de Auckland que tiene un gran interés bastantes años después y que me va a servir para introducir una serie de posts sobre lo que él mismo tituló en un imponente libro: Visible Learning. Porque, en efecto, sobre lo que funciona y no funciona en el proceso de enseñanza-aprendizaje se sabe mucho... pero se lee poco.

Su conferencia en inglés, que puede descargarse en este enlace, termina con seis puntos centrales que anidan una serie de preguntas que todo director debería, a mi juicio, hacerse. También son útiles para profesores y, desde luego, para los padres que así tendrán más criterio para saber, con fundamento, de qué va esto de la escuela y analizar la suya propia.

Naturalmente parto de la base de que la primera razón de ser de las escuelas (centros educativos si se quiere) es la formación intelectual de sus alumnos y, por ello, su actividad principal en torno a la que gira su organización y actividad debería ser la promoción del aprendizaje. Cierto que cuando el aprendizaje se lleva a cabo en un marco axiológico o antropológico determinado, la actividad misma de enseñar y aprender se vuelven actividades que se transcienden a sí mismas, promoviendo un desarrollo más amplio del que enseña y del que aprende. Dicho en otros términos, se vuelven verdaderamente educativas. Vamos, que uno va a la escuela a formarse intelectualmente en los diversos campos del saber que componen el currículo escolar (cada vez más abierto, por cierto) y la educación, el desarrollo armónico de la persona, se producirá  prioritariamente como consecuencia del trabajo intelectual. No participo de la idea contraria, es decir, de que los niños van a la escuela a educarse y "de paso" a aprender algunas cosas... Los niños van a la escuela a estudiar, es decir "a ocupar el entendimiento con los conceptos" y como consecuencia de ese trabajo se educan y mejoran como personas. Por eso si la escuela, o el centro educativo, no tiene en primer plano la instrucción, eso es, el aprendizaje de los alumnos, está traicionando su verdadera y más genuina esencia.

1. La principal diferencia que los directores tienen que tener en cuenta es la Calidad Docente

¿Qué éxito has tenido en la creación de ese clima?,  ¿puedes proporcionar evidencias de que has logrado promover discusiones valiosas entre tus profesores acerca de su enseñanza?

2 . Tenemos que involucrar a los estudiantes

¿Cómo se crea un clima psicológico de seguridad respecto al compromiso, para escuchar y desarrollar un ambiente de confianza tanto para maestros como para estudiantes?

3 . Tenemos que crear climas donde la enseñanza de calidad sea el tema de conversación en todo momento

¿Tienes una alta auto-eficacia para la gestión del cambio, para asegurar que la enseñanza de calidad es la norma de discusión? ¿Con qué frecuencia el tema de discusión en tu escuela es la enseñanza?

4 . La misión de la escuela debería centrarse, aparte de otras muchas cosas, en proporcionar oportunidades para aprender con reto intelectual

¿Qué es lo que excluyes con el fin de centrarte en lo esencial y desafiante?

5 . Tienes que ser un líder de la instrucción: instruir a los profesores, evaluar su progreso y el de los estudiantes

¿Qué modelos de evaluación estás promoviendo, de manera habitual, para hacerte la pregunta acerca de si tu escuela está trabajando para lograr metas que valgan la pena?

6 . Crear relaciones hogar-escuela positivos

¿Qué éxito tienes en hacer que los padres sean parte de la respuesta y no el problema de los resultados de tus estudiantes y profesores?

No hace falta añadir más, o quizá sí.  Os puede ayudar en el proceso de análisis de vuestra tarea releer el conocido informe Mckinsey de 2007, traducido al español (aunque te recomendaría leer la versión original en inglés que puedes descargar aquí), en cuya página 45 se dice respecto de las estrategias a seguir para mejorar los sistemas educativos y las escuelas (los subrayados son míos):

Selección y desarrollo de líderes de instrucción efectivos: El entrenamiento es efectivo como intervención, pero puede adquirir mayor relevancia una vez que las escuelas hayan desarrollado la cultura de entrenamiento y desarrollo que lo sostendrá. Para lograrlo, algunos sistemas educativos se han asegurado de que sus líderes educativos sean también ‘líderes de la instrucción’ y han puesto en práctica mecanismos para seleccionar los mejores docentes como directores. Luego los capacitan para convertirse en líderes de instrucción que dedicarán buena parte de su tiempo a entrenar y aconsejar a los docentes. Los directores de escuelas pequeñas de la mayoría de los sistemas con más alto desempeño dedican el 80 por ciento de su tiempo a mejorar la instrucción y exponer un conjunto de conductas que cimenten la capacidad y motivación de sus docentes, para mejorar en forma constante su propia instrucción".

Toda una agenda para que los directores reflexionen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada