¿Superdotación o alta capacidad?

Potencial y rendimiento



La polémica sobre el concepto de superdotación y talento ha venido siendo objeto de atención por los especialistas en este campo desde principios del siglo pasado.

Se han propuesto muchos modelos para explicar el fenómeno de la superdotación a veces conocidos por un nombre específico, otras por el de sus autores. Así, cabría citar a modo de mero ejemplo, el de Renzulli (tresanillos), Gagné (MDDT), Heller (Munich), Ziegler(Actiotope), Sternberg (WICS),Stanley (SMPY-CTY) y tantos otros. El acuerdo, o el establecimiento de un único modelo, o de un enfoque unitario, está lejos de alcanzarse y probablemente no se alcance nunca. Esto no es lo importante.

Lo que es más relevante es huir de las deformaciones que en la práctica se producen al mal interpretar las ideas o los modelos que se han propuesto, por las perniciosas consecuencias que tiene para las personas y el sistema educativo.
Hay una serie de ideas que están presentes en todos los estudiosos con mayor o menor énfasis, que llevan a huir del término superdotado por un buen número de razones. Esbozo algunas:

1. La superdotación NO es un atributo, rasgo o condición personal que se alcanza  o con la que se nace, estable e inmutable a lo largo del tiempo, de modo que unos son superdotados y otros no lo son.

2. La superdotación no es un atributo o constructo que puede reflejarse en un CI. Aunque una puntuación de CI tiene cierto interés, está lejos de ofrecer alguna utilidad para planificar la atención educativa. Todos los modelos coinciden en la pertinencia utilizar indicadores específicos y múltiples, cercanos a las capacidades y habilidades que se trata de desarrollar.

3. Cualquier postura teórica o práctica que se adopte sobre las capacidades humanas, incuestionablemente tiene que estar ligada a la idea de desarrollo evolutivo a lo largo de la vida y a las necesarias influencias del medio: familia, escuela, amigos, etc. Podríamos decir que somos en un contexto dado. O mejor, que estamos en proceso de ser.

4. De acuerdo con lo anterior es posible postular la capacidad como aptitud para. Siendo así, y pensando en niños y jóvenes, todo está por hacer. El desarrollo de la capacidad, o mejor aún, su aplicación al aprendizaje en cualquier campo del saber o de la actividad humana es necesaria para convertir las meras potencialidades en talentos.

5. Es crucial entender, entonces, que el talento se basa en unas condiciones personales (parcialmente heredadas) que se proyectarán (en el mejor de los casos) en diversos campos de la actividad humana. Pero es también esencial entender que el talento no se desarrolla de manera espontánea. Por ello, la capacidad debe entenderse como potencial, el talento como rendimiento en mayor o menor grado, de modo que el talento es el resultado de aplicar el esfuerzo personal, la voluntad, al desarrollo de lo que inicialmente no son más que dudosas potencialidades.

El éxito de la educación está precisamente en hacer que el rendimiento de las personas se equipare a su potencial.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias Javier por el artículo,

    Me recuerda una cita de Jacinto Benavente: "Muchos creen que el talento es cuestión de suerte, pero pocos saben que la suerte es cuestión de talento"

    En el sentido de sustituir la concepción de talento como superdotación o "regalo" divino y estable por toda la vida a unos pocos elegidos; por la concepción de talento como potencial a desarrollar y cultivar

    Un cordial saludo,
    Marcos Román

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marcos.
    La verdad es que un regalo sí que es, pues nadie elige cómo ni donde nacer, nos viene dado. Pero también es una tarea encomendada.
    Es decir, dado sí, pero tarea también. Por eso es tan importante entender que el trabajo continuado y serio es imprescindible para que la capacidad, particularmente la alta, se desarrollen y apliquen a campos de la actividad humana, del saber.
    Volveré a tratar esto con más calma en otro post en el que hablaré de un modelo específico muy reconocido en la literatura sobre el tema.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Estimado profesor: Soy seguidora habitual de su blog y estoy de acuerdo con la mayoría de sus afirmaciones, sin embargo, esta tendencia suya a "minimizar el valor del CI" en tanto que medidor/predictor de la inteligencia, no me percede adecuada. La "dotación/capacidad" que trata de medir el CI es una característica neurológica/fisiológica que, como todo lo referente a nuestro cerebro, tiene un desarrollo directamente influido por el ambiente y el aprendizaje, por lo que, en cierto sentido, es un potencial a desarrollar. Y digo en cierto sentido y no totalmente porque con esta característica pasa como con cualquier otra del ámbito fisiológico, por ejemplo, la estatura: todos tenemos una estatura determinada pero no todos somos "altos". Una persona nace con un potencial desarrollo de su estatura genéticamente determinado, para que lo desarrolle adecuadamente necesitará de un ambiente adecuado (alimentación, sueño, ...) pero no por encontrarse en un ambiente hostil dejará de ser "más alta que el resto", otra cosa es que llegue a ser jugador de baloncesto de la NBA. Lo mismo pasa con la inteligencia superior en cualquier área. La persona la manifestará y la desarrollará de acuerdo a su entorno, pero no dejará de tenerla, que es lo que parece desprenderse de su afirmación, o puede que yo lo haya entendido erróneamente. En este sentido "superdotado" se nace, como se nace alto, bajo, rubio o moreno, otra cosa es que esta inteligencia se "materialice" de una forma determinada. Gracias por sus siempre valiosas aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén por tu comentario.
      Te matizo alguna cosa por si te sirve de ayuda. No se nace alto, se nace más bien bajito (es broma, en parte). Se nace con una dotación genética que se expresa a lo largo de la vida y que en condiciones no adversas se desarrolla, por ejemplo la altura. Poco tenemos que hacer para crecer, es un resultado del paso del tiempo y de una vida sana y saludable. Pero ser saltador de altura o jugador de baloncesto exige un entrenamiento pautado y sistemático en el que la altura es un factor probablemente decisivo (aunque ha habido figuras mundiales del baloncesto de poco más de 1,80, aunque son la excepción).
      Pues bien, en el caso de la inteligencia ocurre algo parecido, pero con un matiz importante; la capacidad potencial, expresada en un CI, precisa desarrollo y ser aplicada a un campo dado. No le quito importancia al CI, lo que afirmo con muchos otros es que el CI no te hace "suoerdotado", simplemente apunta a tu dotación que, como comprendes es abstracta, hay que aplicarla a un campo del saber o a un dominio de valor cultural, social etc.
      Claro que el CI expresa, en parte, tu potencial, pero eso no te hace más que candidato a violinista, bailarín, físico de partículas, literato o lo que quieras.
      Por eso decimos que la intervención es esencial. Es exactamente la distinción entre potencial para y rendimiento en. O si lo prefieres es la distinción clásica de Dotación y Talento.
      Espero haberte aclarado el punto de vista más solvente desde la investigación.

      Eliminar
  4. Buenos días.
    Sigo sin ver clara la diferencia entre alta capacidad y superdotación.yo los veo como términos sinónimos pues entiendo que tener una dotación superior (super- dotación) implica el mismo concepto que tener una capacidad alta. Los niños y niñas que nacen con esta característica necesitan una atención específica pues el sistema educativo se estableció pensando en el alumnado promedio, con una leve alusión a ellos que en unos centros se cumplen y en otros no.La carga conceptual que usted le da al término alta capacidad es la misma que otros autores dan al de superdotación
    .No veo que se trate de una atribución cerrada y terminada sino como una dotación que podrá desarrollarse o no según el entorno en el que se desenvuelva,las propias características personales y emocionales, y también la suerte. Un atleta nace con una dotación física superior que podrá desarrollar o no dependiendo de muchos factores que es lo mismo que decir que nace con unas altas capacidades para el deporte. La diferencia la veo en el grado, donde usted llama "alta", otos autores laman "super" pero en uno y otro caso veo las mismas implicaciones educativas.Lo que sí me gustaría saber es qué baremos usan para establecer que un niño o niña tiene una capacidad alta capacidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El razonamiento tuyo tiene una cierta lógica pero deja de lado la cuestión central que es el uso de un nombre para etiquetar una realidad. Esto lleva en la práctica a pensar dos cosas graves: a) que es una realidad que existe como tal, en lugar de una construcción social y b) que si es así, unos son y otros no. A continuación viene en determinar un punto de corte, generalmente in CI 130 en un test de inteligencia, con lo cual el problema está servido. No habría problema en utilizar ese término si quisiera significar lo que significa sin esfuerzo alta capacidad: una cuestión de grado. Entiendo que el asunto no es fácil pero créeme que tiene consecuencias serias el como se enfoque este asunto. De hecho fíjate lo que dices al final de tu comentario... no hay, no debe haber puntos de corte rígidos. Te recomiendo que leas leas entradas del modelo de Pfeiffer en este mismo blog. Gracias por tu aportción

      Eliminar